lunes, 12 de mayo de 2014

Tuistervisión




Ayer me lo pasé pipa repipa viendo Eurovisión primero por Tuister y luego ya en directo en la web.

Ya sé que a muchos os parecerá un plan un poco raro para un sábado por la noche, pero os aseguro que si habéis currado dos mañanitas seguidas de las mías no os da para mucho más, y si curráis todos los fines de semana, como es mi caso, lo del sábado noche os la trae directamente al pairo.

Recordé mis tiempos heroicos, en los que veía Eurovisión entero comentándolo por el teléfono fijo con el colega de turno, que esto no lo hacía con chicas sino con chicos.

Porque sí josmíos, miro el Cuore y me mola Eurovisión. Tampoco cada año, pero de vez en cuando es muy grande.

Por supuesto y nada más empezar, confieso que no sabía ni quienes eran los candidatos, ya me gustó Conchita.

Porque este chico tiene más huevos que un torero, que hacen falta para salir vestido de tía con una barba de dos palmos con lo poco rumboso que es el personal para todo lo que se sale de ¿lo normal? si es que el tal concepto existe.

Sé de lo que hablo porque a mí me ha puesto a caldo non stop un país entero y es acojonante, así que ni me imagino lo de este chaval, que encima va a escala planetaria.

Creo que la Lewinsky ha tenido que hacer años de terapia para reponerse de lo suyo y este pollo va como una rosa.

Soy fan.

El caso es que me descojoné tantísimo que me ha parecido un desperdicio no hacer un post conmemorativo del evento.

La cosa empezó más o menos así...

Entro en Tuister sin saber ni que había Eurovisión. Empiezo a leer comentarios descojonantes del personal sobre los participantes...ejemplo:


Hago unas investigaciones y elijo mi ganador/a.



Sigo leyendo los comentarios de la peña a medida que transcurren las actuaciones. No puedo más de la risa. Me meto en la página del evento y...


In the meantime cambio al nuevo perfil de Tuister y alucino...porque salen letras de todos los tamaños...


Y ya me tiro en plancha al barro. Qué nervios y qué emoción, oiga.

La web que pillé tenía un TL glorioso:


Momento reparto de pasteles:


Inglaterra arrasando:


Otras hierbas:






Se me flipa la ADSL y sale la presentadora de Bielorrusia descompuesta en todos sus píxeles:


Anuncios:


Los tres más votados:


Seguimos:












Peña que piensa lo mismito que yo:




Le dicen a Conchita que ha ganado ya aunque falta no sé quién por votar:




Gana Conchita:


Canta:


Las reacciones rancias no se hacen esperar:


Y finalmente...



El año que viene no me lo pierdo ni de blas :-)


Leer más »

sábado, 10 de mayo de 2014

Tricky, tricky, tricky...mon amour






Vamos, que por cualquiera de estas gilipolleces  y unas cuantas más que podéis ver si pincháis en los links que he puesto, te pueden meter un puro dentro de la más estricta legalidad.

Mi querido José Blanco, que según parece lleva una campaña toledana por culpa de la asociación de víctimas del descarrilamiento del Alvia, que le están dando caña brava porque les parece indecente que sea candidato a nada que no sea la trena, moción que servidora comparte plenamente, es experto en desperdiciar oportunidades de guardar silencio, y ha soltado con su gracejo habitual que ADIF "cumplió con la legalidad" al construir la línea de Santiago y también con la normativa de seguridad.

Y ahora yo me descojono.

¿Qué valor tiene exactamente la tal legalidad cuando los políticos hacen leyes perfectamente aberrantes y carentes de lógica y fundamento sobre un montón de cosas de las que no tienen ni puta idea?

Se pagan barbaridades por obras que se conceden desde la tal legalidad porque no es ilegal aumentar el precio hasta el infinito una vez que tienes el contrato amarrado.

Se puede llevar a una empresa como AENA a la quiebra...y, qué coño, a un país entero y legalmente no hay ni un solo responsable.

Se empotra un avión enorme y la culpa es de los muertos. O un tren y pringa sólo el maquinista.

Si sigo me salen doscientos tomos de mierda del estilito. 

Da risa y urticaria lo de la tal legalidad.

Y sé de lo que hablo porque hace mucho que curro constreñida y estreñida por las leyes más estúpidas de la historia de la aviación.

Me meten un puro del tamaño de mi hipoteca entera si finjo estar enferma, pero puedo controlar dos aproximaciones a la vez y una de ellas con dos sectores de ruta, que es una barbaridad y muy arriesgado, y todo ello es legal.

Un avión puede cargar combustible para un aeropuerto y para desviarse al alternativo si hay problemas...y resulta que el alternativo es una pista paralela del mismo aeropuerto. Y esto es legal.

Me dan cursos, por imperativo legal, en los que me explican que los relevos son un momento peligroso y delicado en la operación diaria, mientras me cascan uno cada 40 minutos niquelados, que voy a 12 por servicio, también por imperativo legal.

Trabajo en unas condiciones perfectamente legales que hacen que mi curro sea innecesariamente complicado, y cada día más, que llevamos tres añitos de flipar y lo que nos queda.

Ahora mismo es legal pasarse la seguridad por el forro porque lo que pita es la pasta. Y ya se han encargado los cerebros de todo este aparataje de que las responsabilidades legales, que las hay, se las coma el último eslabón de la cadena, el que no puede protestar.

El maquinista, los pilotos, nosotros...y todos los que cada día bregáis con condiciones imposibles en vuestros curros, haciendo cosas que jamás haríais motu proprio, sólo que os han puesto delante un bonito pliego muy legal, que dice que "se modifican sustancialmente vuestras condiciones de trabajo" y que si no tragáis os largáis.

Queridos políticos y gestores de todo lo que hay...ya nos estamos tragando el derecho de pernada laboral, de modo que, si no es mucho pedir, no ofendáis también nuestra inteligencia soltando las chorradas que soltáis.

Dicho lo cual...me largo a Utah con mi matasuegras y mis gafas con bigote a descomprimir desafiando  la legalidad mientras paseo por la calle con un violín dentro de una bolsa de papel...

Aquí sólo veo guillotinas y no es plan.

Leer más »