miércoles, 31 de diciembre de 2014

Mindfulness o de cómo convertir los gerundios en presente



Como ahora soy una it girl tengo que hacer cosas que molen para darle envidia a todo dios, así que he decidido entregarme en cuerpo y alma a la tal mindfulness, que dicho así parece raro, pero en realidad lo que significa es:

"COME mientras estás comiendo en lugar de hablar con la boca llena por Face Time"

"F***A mientras estás f******o en lugar de repintar el techo de la habitación"

Et ainsi de suite. Que cada cual escoja sus verbos.

Mi primera práctica fue el otro día en el curro, que bajé al bar yo sola en un descanso y pensé: mira tú qué ratito más bueno para disfrutar del momento.

Y ya lo creo que disfruté. Lo noté todo todito.

Me quemé los dedos con el vaso del café. Reconocí la sensación y la dejé pasar sin juzgar pero echando unas leves pestecillas tipo jolines, jolipi y tal.

Salí a la terraza y se me congeló el tesorito nada más ponerlo en la silla. Nota mental: comprar pantalones de pana.

Miré al cielo embelesada y dije ¡oh qué nube tan bonita! y ¡ahí va la hostia qué chuzo viene justo detrás! Menuda mañanita me espera. 

También dejé que este pensamiento fluyera sin acritud imaginando que la nube con un poco de suerte no pasaba del sector de al lado.

Se me voló el cruasán.

Cuando fui a por él se me voló el cigarro.

Agradecí a los cielos el detalle de quitarme el vicio a pulmonías y, renovada a la par que congelada, di por finiquitada la sesión.

Hoy ha sido la siguiente, y el caso es que sin esforzarme me ha salido una mañana genial.

Hace un día fabuloso. Sol, calorcito, mar...Me lanzo a las calles.

He ido a aparcar y no tenía ni una moneda suelta. Se me ha ido un poco la pelota y le he preguntado al primero que he visto, que ha resultado ser un nigeriano encantador, que si me podía dar cambio.

El tipo me ha dicho que sólo tenía un euro, así que se lo he cambiado por un billete de veinte pavos y me ha echado un sonrisón lleno de piños blanquísimos que me ha dado una envidia del copón, que ya sabéis que a la salud de AENA servidora no gana para implantes...y no precisamente en las tetas.

Luego me he comprado por veinte leurols un poncho igualito que el que les hace Louis Vuitton a las celebrities. Vale que el mío no lleva mis iniciales, pero el ataque de risa que me ha dado al verlo queridos...es que no tiene precio.

He comprado unas cosillas en el mercado y he dado la vuelta entera a la manzana huyendo del nigeriano que me quería invitar a un café con los veinte pavos de marras.

Me ha arreglado las gafas un chico muy listo del Corte Inglés. Ya no me llegan por las rodillas y esto amigos...es muy grande, que desde que me operé de la napia para quitarme el caballete me las tengo que pegar con un celo a la frente pa que no se caigan.

Al terminar me ha dicho que me regalaba un lápiz de ojos, una sombra de idem o un desmaquillador.

Le he preguntado que si era una broma y que cómo coño se cree que se pinta la raya en el ojo una tía a la que le acaba de arreglar las gafas que necesita llevar puestas para ver el tal ojo.

Total, que ahora tengo un desmaquillador para el careto que no me pinto :-)

Luego se ha caído una señora al suelo delante de mí. La chica del coche que me precedía se ha bajado a recogerla y yo a darle un bocinazo al subnormal del marido que iba en el primer coche y no ha movido ni un dedo el muy cabrón.

Vaya tela con la peña. Pero yo no juzgo ni critico porque soy mindfulness-it. Lo pongo a caldo y punto.

A continuación me he tomado una ensaimada ultrachorreante en el Can Joan de S'Aigo...y un chocolate de competición.

He ido a sacarle una foto para colgaros en el blog y resulta que no he encontrado el teléfono.

No pasa nada. No me afecta...si no lo encuentro me da algo...ommmmm.

El caso payos es que estoy contenta y feliz...hoy y ahora.

Y mis deseos para tod@s vosotr@s en este año que viene son, en este orden:

Salud y trabajo para quien no los tenga...

Para todos los demás que disfrutéis de lo que realmente importa, que básicamente es vuestra gente y todo lo demás son milongas.

Y para Tere querida, una fan que tengo en Vigo que está un poco pachucha...una frase que me dijo mi padre allá por 2010, cuando escribí que iba a ver qué me ponía para ir a la huelga si era preciso para defender mis derechos:

"Seguro que, te pongas lo que te pongas, estarás guapa y digna. Y junto a ti, tus padres. Gran beso."

Te la dedico con todo el cariño. Que tú también estés guapa y digna y junto a ti, tu hijo.

Os dejo mi selfie de hoy, que por fin he encontrado el móvil.



1 comentario:

  1. Me encanta el blog, es genial. Espero que encontrarás el móvil.

    Saludos :-)

    ResponderEliminar