martes, 8 de julio de 2014

Habitual




Querido controlador:

Imagina un centro de trabajo en el que lo importante es dar un buen servicio y no que las cifras cuadren para una privatización o para sacar pecho con mentirijillas en Bruselas (como con las cifras sobre productividad que los propios responsables reconocieron que falsearon y aquí paz y después gloria y unos carguitos)...como es habitual.

Imagina que cierras y abres sectores y cambias configuraciones de salas de control, torres o aeropuertos enteros cuando el tráfico lo permite, y no mientras relevas y cambias de pista porque las tarjetas que controlan los tiempos con los que luego hacen estadísticas y cábalas sobre pasta, que no sobre seguridad, que no valen para nada son las que ahora mandan...como es habitual.

Imagina que hay personal suficiente para que cada uno lleve su sector en lugar de dos de ruta y una aproximación o dos aproximaciones simultáneas, o uno solo un TMA entero que es una barbaridad...como es habitual.

Imagina que trabajas toda la tarde en el mismo sector, con lo que estás tranquilo y centrado y tu rendimiento es el mejor, en lugar de saltar de un sitio a otro cada 37 minutos sin saber lo que controlas ni cómo te llamas ni qué trozo de espacio aéreo llevas ni qué coño de aviones tienes porque hay una tarjeta que pita si no te cambias...como es habitual.

Imagina que se aplican los procedimientos de turnicidad y descansos que la propia empresa ha escrito para decir que los tiene y que los cumple a rajatabla mientras se los salta...como es habitual.

Imagina que duermes y que llegas a trabajar descansado y no hecho unos zorros...como es habitual.

Imagina que no te han cerrado el espacio aéreo para encalomarte el muerto de n aeropuertos fantasmas que han dejado tiritando a tu empresa que iba como un cañón y a ti con los nervios hechos polvo entre insultos de toda España y cuatro años de juicios y acusaciones de sedición.

Imagina que tu tiempo libre es tuyo y que la empresa no puede disponer de él a su antojo como hace ahora mismo...de manera habitual.

Imagina que después de analizar el incidente de Barcelona, la empresa te quita de encima las verdaderas causas que hacen que se produzcan este tipo de fenómenos "habituales" y tan normales según ellos, porque a ti se te han puesto los pelos como escarpias y estás atacado de los nervios, fuese culpa tuya o no, que ya te contarán...

En lugar de dejarte en las mismas condiciones imposibles de curro que tienes mientras emite una circular recomendando que prestes más atención a colaciones, autorizaciones y la gilipollada de turno que se le ocurra, que si no duermes o estás descentrado o directamente descerebrado es porque te da la gana, no porque no te dejan tiempo, que su papel, que no entiende hormonas ni de ritmos circadianos dice que con lo que libras hasta te sobra y entonces te cascan un COS (servicio obligatorio y porcojónico en tu día libre)...como es habitual.

Imagina...

Y luego llora.

Es agotador, desesperante y  muy estresante que te obliguen a trabajar en condiciones imposibles además de perfectamente absurdas sobre las que no tienes ningún tipo de control ni de capacidad de decisión pero sí toda la responsabilidad si luego pasa algo. 

ESTO ES LO HABITUAL.

Tenemos un problemón señores, y esto es una verdad como una catedral.

No estamos bien. Control no está genial. Nada es normal.

Queremos hacer nuestro trabajo como sabemos y podríamos, pero es que no hay manera.

Y ya que molan tanto las cifras...¿por qué no miramos también las de incidentes, accidentes y cuasi colisiones desde 2010?

Porque mientras las de la pasta bajan las otras suben a niveles de auténtica barbaridad.

Si se puede decir que tener cuarenta y pico cuasicolisiones en un año mientras en cualquier país vecino hay una o dos...es habitual. y que un motor y al aire porque otro avión atraviesa la pista...es habitual...entonces necesitamos otro diccionario...y para mí, que no bebo, otra copita de vodka, y esta vez sin hielo pa que quepa más.


Je suis la femme que chante...et qui pleure de temps en temps.

4 comentarios:

  1. Estimada Cristina.

    Gracias por esta entrada reveladora. Ciertamente con esta actitud de acoso y derribo de AENA contra los controladores al final se van a terminar llevando alguna vida por delante. Y el muerto os lo cargarán a vosotros, no os quepa duda y volverán a machacaros en los medios y volverán a enviar al tío aquel que aseguraba que ganaba 600.000 euros anuales sin dar ni chapa, que no me acuerdo cómo se llamaba el gachó aquél. Y os acusarán (otra vez) de ser los culpables de los retrasos, del hambre en el mundo, del SIDA y de la subida de la luz.

    Y todo seguirá siendo normal...

    Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Yo se que es un trabajo precioso. Se que está bastante bien pagado, comparativamente hablando, aunque mucho peor que antes y eso hace difícil dejar algo así. Casi todos tenemos hijos, hipotecas, créditos, etc. Conozco muy de cerca vuestra profesión y se lo que estáis pasando hace años de primera mano. Pero de verdad, lo que me encantaría es que un día os fuéseis todos, pero para no volver y que es este país no volase un puto (perdón, no suelo decir tacos) avión en meses y que los políticos diesen la cara.
    Iros, todos, a otro país, de golpe, a la vez. Y que les den.

    Una vez más expreso mi total apoyo a los controladores desde el linchamiento de 2010 y hasta hoy, con las condiciones lamentables que sufrís.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar