sábado, 14 de junio de 2014

Hinbentando la rueda


Una mira un avión y se le saltan las lágrimas de la emoción al pensar en los cerebros de los mendas que ingeniaron semejante chisme...

Y en ese preciso instante recibe un correo que dice que AESA se ha reunido y ha decidido que:

- Mañana sol...y buen tiempo.

- Y que van a prohibir el español en las comunicaciones aeronáuticas.

Así que una sigue llorando...pero de depresión por los cerebros que no tenemos aquí.

Porque mira tú que desde el año catapún el español es uno de los idiomas que la Organización de Aviación Civil Internacional acepta para dichas comunicaciones...pues no, allá vamos a darnos por saco nosotros solos sin que nadie nos diga nada y vamos a hablar inglés todo el rato.

No cuando haya algún piloto extranjero implicado en la maniobra como es habitual, sino SIEMPRE.

Los franceses y los rusos, que hablan sus idiomas OACI tan ricamente, se van a descojonar de nosotros un año largo.

Porque ¿qué mejor herramienta de comunicación cuando tienes un marrón o una tormenta y diez pilotos españoles en frecuencia que la lengua materna...de Shakespeare?

Porque los españoles hablamos español de puta madre, pero inglés mucho mejor...como ya demostró fehacientemente la querida Botella después de n millones de horas practicando pa lo de la relaxing cup of café con leche.

Si es que es de cajón, coño.

Lo que no entiendo es cómo ha tardado tanto tiempo en ocurrírsenos. En serio.

4 comentarios:

  1. Cada dia despropositando mas y mas estos directivos relacionados con lo que queda de AENA y con la (in)seguridad aerea.
    Estoy por ir a nado en mi próxima salida de canarias hacia la península, o donde sea. O mejor, ir hasta Marruecos en patera y allí coger un avión con más tranquilidad, que son más serios que estos mendas.

    ResponderEliminar
  2. Inocente de mí:
    Fíjate que pensaba que AESA se dedicaba a la supervisión de la seguridad aérea...
    Es lo que tiene el meter al zorro a cuidar el gallinero.

    ResponderEliminar
  3. Querida Cristina, es que de repente estaba lloviendo a mares en mi pueblo y veía las ráfagas de gotas movidas por el viento y he pensado: Anda mira, micro bursts, o lo que en el argot de la aviación llaman "windshear".

    De repente me he parado a pensar. ¿Y esto cómo se diría en cristiano? Micro explosiones, pero para lo otro, ni idea...

    Como mi cabeza es una cosa inquieta ha seguido hilando y el hilo os ha llevado hasta vosotros: Cómo lo tendrían que decir los controladores, ¿cuidado, chicos, hay riesgo de windshear?

    En eso que escuchaba hablar a unos guiris que esperaban a que amainara la lluvia y me he dicho, ¿para qué coño querrán quitar el español como idioma de comunicaciones?

    Y, chica, la bombilla se me ha iluminado de forma instantánea: Importar controladores.

    Quieren quitar el español para poder importar ucranianos o de donde coño quiera que puedan salir controladores a bol de arroz la hora. No hay ninguna otra razón.

    ¿Te había dicho alguna vez que soy sobrino (lejano) de Rappel? Pues ahí tienes mi predicción para el año que viene. Mal vaticinio, pero es que me juego mi meñique izquierdo. A torticeros no le gana nadie a este gobierno. Bueno, quizás Pepiño, pero su estupidez suma le hacía perder puntos en la escala de maldad.

    Ya me dirás.

    ResponderEliminar
  4. Querido Diablillo:

    La palabra que buscas para el truculento evento del viento cambiando de dirección con la alegría que lo hace en las tormentas es cizalladura.

    Lo de los controladores de bol de arroz y catre en el propio centro de control, que ahora lo llaman alojamiento o pago en especie...blanco y en botella, aunque yo no descartaría un punto importante de peligrosa estupidez en el asunto, que parece que entre los mandamases la hay a espuertas.

    La frase de que Pepiño pierde puntos en la escala de maldad por su estupidez suma me ha encantado. De hecho la he consignado ya en mi cuadernito particular de citas célebres :-)

    ResponderEliminar