domingo, 2 de junio de 2013

Ojalá que llueva café en el campo




Y a ser posible que sea café con leche para todos...claro que entonces unos dirán que ellos lo toman cortado, otros bombón y otros con un chorrito de coñac.

Ayer un piloto de Air Berlin me dijo muy serio:

- Don´t worry about the altitude. We won't need delay vectors to descend.

- Your altitude is perfect, sir, it's just that you are number ten for approach.

Anteayer uno de mis lectores pedía que se tuviese en consideración a los sufridos vecinos de la isla a la hora de dar estos vectores, y hablaba de que existen formas de aproximar más racionales y ecológicas.

Supongo que se refiere a las esperas, porque no hay más.

Para los neófitos, las esperas consisten en poner a los aviones a dar vueltas sobre un punto separados por alturas.

Desde mi humilde punto de vista, salvo en casos de congestión sideral, por ejemplo, cuando los aviones no pueden tomar porque hay tormenta, tienen muchos más inconvenientes que ventajas a la hora de aproximar.

En primer lugar seguro que a los vecinos de Capdepera o de Porto Colom o de Pollensa les entusiasma tener una pila de aviones encima cuando están relajándose en la playa. Si les preguntamos a ellos seguro que piensan que mejor una pasadita que una hora entera.

Si hacemos las esperas más lejos, encima del mar, los aviones no entran en la vida, que por algún sitio tienen que bajar y aquí hay una sierra entera.

Por no mencionar que las esperas serían tan altas que los de Barcelona nos cortarían los cojones porque no tendrían por donde meter sus aviones.

Si nos los llevamos al mar por el este no entra ni sale nadie de Menorca...ni de Palma hacia Alemania a no ser que los mandemos por Argel, que también les molará.

Lo mismo si los paramos entre Palma e Ibiza.

Podemos montar una parte en Andratx, con la consiguiente felicidad de los vecinos y puteo a todos los despegues hacia Inglaterra y Barcelona.

Desde mi humilde punto de vista, una espera es un marrón.

Ya os he dicho que las presentaciones en el radar son chunguísimas porque cuando los blancos están demasiado juntos se flipan y se mezclan datos.

Además, con vectores yo puedo ir bajando el tráfico, pero en las esperas bajan de nivel en nivel, lo que es bastante más lento, que hasta que uno no ha librado una altura no puede bajar el siguiente.

Si los separo longitudinalmente puedo llevar a diez a la misma altura si quiero para meterlos lo más cerca que pueda del campo, cosa, que evidentemente, incordia al que tiene el avión encima.

Otro perendengue de las esperas es que pierdes muchas millas en el localizador porque el sistema es poco flexible, me explico.

Sale de la espera primero el que está más bajo, obviamente, y que, cuando tengo un hueco...está apuntando a Menorca en lugar de a Palma. Pierdo ahí un minuto y un hueco que me joden viva.

Si los llevo con vectores apuntan en todo momento exactamente a donde necesito y van con la mínima separación imprescindible, cinco millitas, que para algo los coloco yo.

Por no mencionar que, como la isla es pequeña, hay incompatibilidades en las esperas porque cuanto más alto está el avión, más grande es la vuelta que da por una simple cuestión de física elemental.

O sea, que bajo aviones de dos esperas como si fueran una sola.

Ni os imagináis lo que incrementa esto el riesgo de meter la pata, y entre ruido y seguridad...me quedo con la última.

Para que los aviones entren bien, deben estar bajos en las esperas...y me quedo sin niveles para los despegues, que también tienen que volar, así que les doy un perivoltio para subirlos...y fastidio al  avión y al vecino correspondiente.

En fin, que por mucho que yo lo intente no veo la forma de contentar a todo el mundo, porque para que hubiese menos ruido debería haber menos aviones y así cabrían divinamente...y entonces los hoteleros se pondrían de mala hostia porque no llenarían los negocios.

Resumiendo, que el que tenga huevos y le dé el cerebro para resolver este sudoku...ya sabe dónde estoy.


Leer más »