miércoles, 17 de julio de 2013

Ven conmigo a descansar, te va a encantar



Se dice, se comenta, se rumorea, que los controladores estamos hasta los cojones y más allá de que AENA se salte el laudo...y es verdad.

Y ahora os explicaré qué consecuencias tiene esto que a mis gestores les parece tan guay.

Controlar es muy bonito, pero no se puede hacer sin descansar lo suficiente porque te confundes, pierdes reflejos y concentración o coges miedo, que es mucho peor, y las consecuencias de todo esto son peligrosas.

Y no pretendo ser alarmista, pero jamás miento. Estamos metiendo unas patas de flipar y es lo que hay.

Nosotros hacemos cada día un turno diferente. Si tenemos suerte son dos mañanas, dos tardes y una noche, en la que te puede tocar trabajar a varias horas diferentes.

Luego descansamos tres días según AENA, pero en realidad son dos y medio y de cualquier manera porque siempre terminamos los ciclos en una noche.

Imaginad que trabajáis todos los viernes por la noche y luego me contáis qué tal empieza vuestro sábado sin dormir y a las siete de la mañana.

Si AENA se salta el laudo de marras, lo que hace es clavarte cinco servicios seguidos, descansas día y medio y luego vienen seis.

El problema de esto es que el cuerpo tiene sus ciclos de vigilia y descanso, y no los decides tú sino él.

Y si cada día le metes un horario diferente se flipa y llega un momento en que, por mucho que tú quieras dormir, el cuerpo te dice que los cojones para ti.

Todos sabéis lo que es un niño pequeño pasado de vueltas porque no lo habéis acostado a su hora.

Pues cuando eres mayor te pasa exactamente lo mismo. Te pasas de vueltas y te jodes.

Supongo que todos habréis ido como mínimo al Caribe y sabéis lo agradable que es el jet-lag.

Nosotros lo tenemos cada día.

Además, los cambios de horario van con inercia. Me explico.

Cuando hago una mañana me levanto a las cinco y media, una hora que AENA dice que es de mañana, pero que para tu cuerpo es claramente de noche.

Me paso media mañana beoda, me tomo un par de cafés porque la pantalla radar no tiene braille, y cuando termino a las tres estoy baldada.

Y entonces digo: necesito una siesta o la palmo.

Y hay dos posibilidades, que me salga o que no, porque estoy reventada pero con los dos cafés que me he tomado no pego ojo.

Si no la duermo me paso toda la tarde hecha un fistro.

Y si la duermo...se me quita el sueño por la noche y resulta que al día siguiente vuelvo a levantarme a las cinco y media.

Y empezamos a acumular cansancio, porque con suerte he logrado dormir cuatro horas y con mala suerte dos.

Os podéis imaginar cómo llego al curro la segunda mañana.

Sueño que te cagas, que a las cinco y media por fin me había dormido.

N cafés.

N aviones.

¿Siesta? Lo mismo del día anterior.

Vosotros pensaréis que no hay problema porque al día siguiente tengo tarde y puedo dormir hasta reventar...sólo que el cuerpo lleva la famosa inercia, y si consigues dormirte...a las cinco y media te despiertas.

Baldada y cagándote en todo...pero despierta.

Capeas la mañana como puedes y curras por la tarde. También con cafés.

Sales a las once de la noche, que para AENA es horario de tarde pero para tu cuerpo vuelve a ser noche.

Entre que llegas a casa y te descomprimes el cerebro que llevas disparado de los aviones porque si no no te duermes...son las dos de la mañana.

Y al día siguiente te vuelves a despertar pronto por aquello de la inercia, por ejemplo a las siete.

Y sigues acumulando cansancio.

Y al día siguiente tienes noche...con el sueño cambiado de las dos tardes que has hecho y tras las que te has dormido con suerte a las dos, sólo que hoy te toca meterte en la cama a las once, no pegar ojo, y levantarte para currar de dos a cinco, o sea, justo cuando tu cuerpo quería dormir.

Sales del curro a las siete o a las diez si tienes suerte, que por las mañanas hay un montón de ruido y no hay quien coño duerma...y empiezan tus días de descanso.

Y el primero estás hecha un asco porque has dormido hora sí y hora no, y al cuerpo lo que le hace falta es dormir la parte central de la noche y a ser posible seguido, que a trozos no se recupera igual.

Y por la noche...te dan las uvas para dormirte porque el día anterior hiciste noche y vuelves a tener el sueño cambiado.

Y el segundo día te levantas tarde y vas recuperando un poco...

Y si tienes un tercero consigues más o menos cuadrarte, pero si AENA se pasa el laudo por el forro, lo siguiente que tienes son, como me acaban de cascar a mí, cuatro mañanas.

Y las empiezas con todo el sueño al revés.

Yo conseguí de esta última dormir doce horas en cuatro días y un ataque de mala hostia del copón.

Porque es uno de los efectos del cansancio extremo.

Mala leche, y depresión, y enfermedades de todos los palos porque tu sistema inmunitario se deprime también...El festival del humor.

Y por supuesto, controlas como el culo porque no hay otra manera.

Si en Guantánamo tienen a la peña sin dormir para romperles los huevos es porque funciona, lo que pasa es que romperles los huevos a tus currantes es ¿absurdo? ¿poco rentable porque descansados mueven más aviones?

Esto es sólo una pequeña parte del problema, porque da como para diez posts más en los que os contaría cómo se compatibiliza esto con la vida de tu pareja, familia, hijos y demás, que tienen horarios normales.

Y que libran los fines de semana, festivos, Navidades, Semana Santa y verano, que es cuando más trabajas tú.

Os avanzo la respuesta...de ninguna manera y acaba hartando.

Y lo bien que va estar a disposición de la empresa 365 días al año H24, que esas escapaditas de fin de semana que os hacéis todos para nosotros son impensables porque te cascan un servicio porcojónico el día que les da la gana y te comes el hotel, el avión, la escapadita y el cabreo de tu pareja, que está hasta los huevos ya.

Y un montón de cosas más.

Y cuando no sé quién de AENA...

Dice que "el absentismo del colectivo de los controladores ronda en Verano y Navidad el 20%, frente al resto de los trabajadores del Ente, de un 5%, y asegura que en Verano las reducciones de jornada aumentan cerca de un 200% respecto al Invierno. Además, los controladores que no son de este Ente realizan 200 horas al mes y que, en cambio en el ACC de Barcelona, se llega a programar como mucho 170 horas en Verano".

Me descojono toa y le recuerdo que hay que tener una cara marmórea para compararnos con los trabajadores del Ente que no hacen turnos ni de coña, que lo de las doscientas horas ya me contará dónde están porque aquí el que no curra a turnos entra a las ocho, sale a las cuatro y eso son 160 horas al mes librando los fines de semana, fiestas varias y durmiendo por las noches.

Que cuando en 2010 nos obligaron a trabajar doscientas horas al mes a turnos acabamos todos majaretas (yo concretamente seis meses de baja porque dejé de dormir) y se montó la mundial.

Que los controladores que no son del Ente no trabajan en centros de control que son más complicados y además a ellos les hacemos la mayor parte del curro nosotros y es lo que hay.

Que si los de los centros de control de NATS en Inglaterra curran doscientas horas me como la coleta.

De la chapuza que han hecho aquí con la privatización de las torres mejor no hablar porque no es para presumir pero ni de coña.

Que los mendas de las fábricas de ladrillos de la India curran gratis porque directamente han heredado la deuda de sus padres, sólo que estamos en España.

Y si el derecho a reducción de jornada jode, que lo quiten del Estatuto de los Trabajadores, o que nos abran el colegio en verano para nosotros solos, o mejor, matamos a nuestros hijos para que AENA no sufra y esterilizamos a los que están en edad de procrear por si no sale el tráfico aéreo.

Es patético echarle la culpa de la gestión más torpe y lamentable de la historia, a las pruebas me remito...¿a los hijos de los controladores? ¿a las reducciones de jornada? ¿en serio?

Si la mitad ni habían nacido y AENA ya tenía una deuda de miles de millones y una falta de personal de escándalo.

Obviamente, base de intentar justificar LO INJUSTIFICABLE, le acaba saliendo a alguien una memez.

Y volviendo al personal-que-no-se-reduce-qué-trabajadores-son-no-como-nosotros, es muy fácil conciliar la vida familiar cuando tienes el mismo horario que tus hijos y libras los fines de semana, con lo que si la peña que no hace turnos pide reducción de jornada lo único que hace es perder pasta.

Y hay que tener muchos bemoles para decir que como aún queda algún derecho que te saltas pero no todo lo que te gustaría, pues te pules por el morro los demás.

Y me parece acojonante que nos pongamos medallas de lo majos que somos programando sólo 170 horas porque para ponerlas, compañero, HAY QUE SALTARSE EL LAUDO.

6 comentarios:

  1. Me ha faltado decir en el post que AENA considera las vacaciones como "absentismo laboral", que ya tienen cojones todo.

    Y que nos corresponden dos semanas en verano pero nos las quitan cuando quieren porque con saltarse el laudo no les llega.

    Y encima pretenden tener razón.

    Es que hay que joderse con todo ya.

    ResponderEliminar
  2. Pues déjate sobrevenir la incompetencia y relájatr. =D

    ResponderEliminar
  3. Y si hace 3 años no se creyeron las bajas médicas, que pasará ahora cuando caigan unos detrás de otros?
    Esperarán que los aviones se muevan sólos?
    Ains que país

    ResponderEliminar
  4. Soy aficionado a la aviación y he trabajado en ella, por eso conozco tu blog. Lo cierto es que tienes un sentido del humor y una redacción apabullante que hace que me descojone, sin negar la cagalera que me produce el saber el estado en que se encuentran los asuntos laborales de un colectivo con una formación técnica tan exigente y una gran responsabilidad. He trabajado a turnos, no en un trabajo tan delicado como el vuestro, pero siempre he dicho que te cambia hasta la hora de defecar. Esto, la gente que trabaja de 7 a 15h. no le concede importancia y cuando está de tarde dicen que no te quejes porque no madrugas, cuando estás de noche que "bueno, pero de noche no hay tantos jefes" y cuando estás de mañana "ya, pero a las tres en tú casa". Y cuando libras lunes "joer, puedes hacer gestiones de bancos y ayuntamientos". Y cuando trabajas un domingo "ya, pero te lo pagan aparte". Es como el cuento del niño, el padre y el burro del Conde Lucanor, hagas lo que hagas, te criticarán. Saludos y sigue así.

    ResponderEliminar
  5. Los turnos son como los hijos, que no sabes lo que son hasta que los tienes.

    ResponderEliminar