jueves, 11 de julio de 2013

Cuidado con lo que pides...





Porque los dioses son benévolos, pero el Genio de la Mala Leche no descansa y a veces te jode vivo concediéndote lo que pediste.

A vosotros os vendrán a la memoria un montón de chistes del tipo de:

- Genio, quiero una polla que me llegue al suelo...

Y el Genio va y le corta las piernas a la altura de la cadera.

Nosotros nos hemos quejado de que los nuevos no han visto suficientes aviones...y AENA ha decidido enseñárselos metiéndolos en la sala de control sin pasar por el simulador, que supongo que si lo hacen nos ponemos en septiembre u octubre y ya no hay el mismo tráfico.

Tras hacer esta tarde un proceso de concurso de ideas conmigo misma en el curro, en el más puro estilo del ex-ministro Campeón, se me ha ocurrido lo siguiente, por si sirve, que tal y como está el percal estoy convencida de que sí.

Al menos he intentado que mi aportación sea, como mínimo, del mismo calibre que el resto de las que se presentan.

Si de lo que se trata es de ver aviones, podemos hacer unos cromos monísimos con fotos de todos ellos, y un juego de cartas en el que yo los tiro al suelo de cualquier manera y los nuevos los ordenan para que no se esnafren. En tiempo real, pa que no decaiga.

O mucho mejor aún, les ponemos unas tumbonas con sombrillas en lo alto de la terminal y que vayan viendo.

Y de paso a ver si alguien se arranca y me lleva a mí en cabina para que le vaya cogiendo el tranquillo a lo de llevar un avión.

Yo me comprometo a llevar leída la teoría entera. En un mes.

Vale que ahora mismo sólo veo luces y chiribitas cuando me llevan en una, pero eso es porque tengo que mirar igual y ver lo mismo sólo que mucho más tiempo y entonces será diferente.

Por el mismo procedimiento creo que puedo llegar a ser Ministra de cualquier cosa e incluso Presidenta del Gobierno. Total, con no hablar nunca con nadie como hace Rajoy...

En otro orden de cosas, que ya sabéis que mi cerebro hace conexiones marcianas...o no tanto, y en los tiempos que corren ya ni os cuento, se me ha ocurrido una idea de negocio genial.

Se va a llamar "Viajar por Mongolia sin salir del barrio".

Le cobro a la peña 30 pavos por una tarde, los monto en un burro cualquiera, les pongo un gorrito con pompón y les doy la prensa nacional mientras amenizo la sesión con unos cánticos étnicos de fondo y una grabación de viento estepario.

Me río yo de Philip K. Dick y el cuento en el que se basó la peli Total Recall.

Pobrecito por cierto, y qué ingenuo. Imaginó un futuro alucinante en el que había gente lista y todo y lo que tenemos es Torrente.

No pierdo la esperanza de que no haya pasado el tiempo suficiente sólo que...no creo.

Os dejo, que tengo que hacer un montón de números, sobre todo para ver de dónde saco tiempo para esto con el turnero de mierda que tengo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario