domingo, 2 de junio de 2013

Ojalá que llueva café en el campo




Y a ser posible que sea café con leche para todos...claro que entonces unos dirán que ellos lo toman cortado, otros bombón y otros con un chorrito de coñac.

Ayer un piloto de Air Berlin me dijo muy serio:

- Don´t worry about the altitude. We won't need delay vectors to descend.

- Your altitude is perfect, sir, it's just that you are number ten for approach.

Anteayer uno de mis lectores pedía que se tuviese en consideración a los sufridos vecinos de la isla a la hora de dar estos vectores, y hablaba de que existen formas de aproximar más racionales y ecológicas.

Supongo que se refiere a las esperas, porque no hay más.

Para los neófitos, las esperas consisten en poner a los aviones a dar vueltas sobre un punto separados por alturas.

Desde mi humilde punto de vista, salvo en casos de congestión sideral, por ejemplo, cuando los aviones no pueden tomar porque hay tormenta, tienen muchos más inconvenientes que ventajas a la hora de aproximar.

En primer lugar seguro que a los vecinos de Capdepera o de Porto Colom o de Pollensa les entusiasma tener una pila de aviones encima cuando están relajándose en la playa. Si les preguntamos a ellos seguro que piensan que mejor una pasadita que una hora entera.

Si hacemos las esperas más lejos, encima del mar, los aviones no entran en la vida, que por algún sitio tienen que bajar y aquí hay una sierra entera.

Por no mencionar que las esperas serían tan altas que los de Barcelona nos cortarían los cojones porque no tendrían por donde meter sus aviones.

Si nos los llevamos al mar por el este no entra ni sale nadie de Menorca...ni de Palma hacia Alemania a no ser que los mandemos por Argel, que también les molará.

Lo mismo si los paramos entre Palma e Ibiza.

Podemos montar una parte en Andratx, con la consiguiente felicidad de los vecinos y puteo a todos los despegues hacia Inglaterra y Barcelona.

Desde mi humilde punto de vista, una espera es un marrón.

Ya os he dicho que las presentaciones en el radar son chunguísimas porque cuando los blancos están demasiado juntos se flipan y se mezclan datos.

Además, con vectores yo puedo ir bajando el tráfico, pero en las esperas bajan de nivel en nivel, lo que es bastante más lento, que hasta que uno no ha librado una altura no puede bajar el siguiente.

Si los separo longitudinalmente puedo llevar a diez a la misma altura si quiero para meterlos lo más cerca que pueda del campo, cosa, que evidentemente, incordia al que tiene el avión encima.

Otro perendengue de las esperas es que pierdes muchas millas en el localizador porque el sistema es poco flexible, me explico.

Sale de la espera primero el que está más bajo, obviamente, y que, cuando tengo un hueco...está apuntando a Menorca en lugar de a Palma. Pierdo ahí un minuto y un hueco que me joden viva.

Si los llevo con vectores apuntan en todo momento exactamente a donde necesito y van con la mínima separación imprescindible, cinco millitas, que para algo los coloco yo.

Por no mencionar que, como la isla es pequeña, hay incompatibilidades en las esperas porque cuanto más alto está el avión, más grande es la vuelta que da por una simple cuestión de física elemental.

O sea, que bajo aviones de dos esperas como si fueran una sola.

Ni os imagináis lo que incrementa esto el riesgo de meter la pata, y entre ruido y seguridad...me quedo con la última.

Para que los aviones entren bien, deben estar bajos en las esperas...y me quedo sin niveles para los despegues, que también tienen que volar, así que les doy un perivoltio para subirlos...y fastidio al  avión y al vecino correspondiente.

En fin, que por mucho que yo lo intente no veo la forma de contentar a todo el mundo, porque para que hubiese menos ruido debería haber menos aviones y así cabrían divinamente...y entonces los hoteleros se pondrían de mala hostia porque no llenarían los negocios.

Resumiendo, que el que tenga huevos y le dé el cerebro para resolver este sudoku...ya sabe dónde estoy.


5 comentarios:

  1. Magnífica entrada. Como siempre.
    http://www.youtube.com/watch?v=PERf5un2nC0

    ResponderEliminar
  2. Cuando tienes 12 aviones en aproximación, estoy de acuerdo contigo en que las esperas tal cual están actualmente concebidas en las cartas de navegación aérea no son una buena solución para racionalizar el tráfico aéreo que llega a Palma en horas punta de tal forma que se gaste menos combustible y que el ruido que percibimos los que estamos en tierra sea el menor posible.

    La solución a gastar menos combustible pasa por hacer el máximo de descensos continuos con los motores al ralentí y por conseguir recorridos lo más cortos posibles en las esperas. Para ello es necesario el máximo de predictibilidad de la ruta que debe seguir el avión en una espera, cosa que hoy con los trombones y los vectores es muy difícil, por no decir imposible.

    Adicionalmente el menor impacto acústico es un efecto añadido y positivo del descenso continuo. Y si además consiguiéramos que los aviones siguieran rutas distintas para no “machacar” siempre a los mismos (hoy los que vivimos bajo el localizador de la 24L) y dispersar el ruido sobre el plano horizontal, habríamos creado la aproximación perfecta para el aeropuerto de Palma. Pues bien, la solución a este “sudoku” existe, se llama Point Merge System y está desarrollada por Eurocontrol, gente seria y experta, y además ya está implementada en los aeropuertos de Oslo y Dublín.

    No voy a explicar en qué consiste, ellos lo hacen muy bien en los documentos que cuelgan de este enlace: http://www.eurocontrol.int/eec/public/standard_page/proj_Point_Merge.html

    Solamente resaltar que es un método de aproximación que supone menor carga de trabajo para los controladores y menores comunicaciones entre éstos y los pilotos, que funciona bien con altas densidades de tráfico y que gracias a su geometría concéntrica, puesto sobre la pantalla del radar es muy intuitivo y por tanto, da mayor garantía de seguridad. Además permite el descenso continuo, con lo cual hay un importante ahorro de combustible (entre 0,6 y 1,2€/pasajero) y de paso el impacto acústico se reduce y hasta se dispersa horizontalmente en infinitas rutas contenidas en el semicírculo envolvente que va de los brazos de secuenciación al Merge Point siempre y cuando éste se sitúe lo más próximo posible al punto en que el avión toma tierra.

    La aviación comercial es el cordón umbilical de nuestra economía. Hoy más que nunca debemos velar por su competitividad económica y por su sostenibilidad medioambiental. El TMA de Palma, tercer aeropuerto de España y complicado por el carácter apuntado de su demanda, necesita ser remodelado con urgencia e incorporar técnicas innovadoras y modernas como el Merge Point u otras que, manteniendo la seguridad en primer lugar, permiten alcanzar este doble objetivo de competitividad y respeto por el medioambiente.

    Ganaremos todos, los que trabajáis en este sector y los que lo usamos o vivimos de quienes lo usan para venir a la “isla de la calma”. Cuanto antes empecemos antes tendremos los beneficios. Cada día que pasa sin empezar es un día perdido. Creo que quienes tenéis la responsabilidad diaria de gestionar la navegación aérea en Baleares como expertos y profesionales que sois tenéis mucho que decir y hacer al respecto y que podéis ser los agentes del cambio que nuestra sociedad balear necesita en materia de control aéreo para mantenerse en la primera línea del turismo, nuestro motor económico.

    ResponderEliminar
  3. Es que vivir justo debajo del localizador...es muy mala pata.

    Lo de los descensos continuados te juro por dios que es imposible de todo punto cuando vienen cuarenta de golpe. Lo podrán hacer los dos últimos, el resto nanay.

    Lo de que sigan rutas distintas en los tales trombones tampoco es fácil, porque se les dan vectores en la zona que interfiere lo mínimo con los despegues, no los podemos pasear por cualquier sitio porque no caben.

    Lo del Point Merge System está muy bien, pero un cambio semejante debe ser implementado por las autoridades correspondientes, incluido en la documentación oficial, probado...la de dios, ya te aviso, aunque te recomiendo que se lo propongas a los de AESA y AENA porque lo que es a nosotros no nos hacen ni puñetero caso en nada.

    Nosotros no gestionamos nada desde hace tres años, lo hace AENA. Nos limitamos a sufrir sus procedimientos y dislates al igual que los aviones y los vecinos.

    Hacemos lo que podemos con lo que nos dejan rey, y ésta es la cruda realidad.

    En fin, que tienes más razón que un santo, pero mejor escríbele a AENA, porque yo poco te puedo ayudar.

    ResponderEliminar
  4. AENA tiene no pilas, sino montañas de enmiendas que proponemos a los procedimientos, que muchos son un dolor...

    Ahí están.

    En su montaña.

    ResponderEliminar
  5. Yo de aviones entiendo poco. Bueno, sí, he usado alguna vez el combat flight simulator de Microsoft, y me monté en uno en 1.995 durante un viaje a Tenerife ;)

    Pero vamos, que el mundillo de la aviación siempre me ha gustado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar