miércoles, 1 de mayo de 2013

Las madres de todos los escraches




Ya tenía yo ganas de darle un tiento a este asuntillo del que diré, a riesgo de que me tiren la puerta a patadas las fuerzas de la ley y el orden, que soy muy fan.

En realidad yo hace mucho que sólo veo guillotinas y mastico cristal molido, pero eso será otro post.

Me parece perfecto que la peña se plante en la puerta de la casa del político correspondiente a montarle un pollo del copón de la vela. Sin romper nada y sin pegarle, ojo. Lo que se ha llamado toda la vida una manifestación pacífica pero intensa.

No puede ser que nos gobierne peña cuyo mejor momento del día es "cuando ven vestir a sus hijos", porque eso implica que están en toda la parra, por no mentar que el tal comentario denota una arrogancia y una falta de cerebro proverbiales. Como las inmensas memeces con que nos han obsequiado después pretendiendo convertir en criminales a mendas que simplemente están desesperados y hasta los cojones de tanto despropósito.

Me parece perfecto que les lleven a los gerifaltes a la puerta de casa el resultado de las decisiones que toman, a ver si de una puta vez se enteran de que detrás de los números que barajan hay nombres, apellidos y personas enteras, con alma, corazón y vida y se los están partiendo por la mitad.

Ponen el grito en el cielo los señores políticos porque sus hijos no tienen la culpa de lo que hacen sus papás y no deben sufrir las consecuencias.

Y yo digo que si te preocupa lo que piense tu hijo de ti, lo que debes hacer es tomar decisiones justas que te permitan mirarle con la frente bien alta, no decirle que trabajas de funcionario...sin mencionar que estás dejando en la calle a un montón de peña para mantener tu cortijito.

Vosotros habéis destapado la caja de los truenos utilizando el poder que os ha dado la gente, no para arreglar el país, sino para mantener vuestras prebendas sangrando a todo dios. Apechugad con las consecuencias.

El caso es que leyendo sobre esta cuestión he encontrado un comentario muy acertado dirigido a Madame de Cospedal, que se ha pasado tres pueblos asimilando los escraches al nazismo y ya le vale, que dice así:

"Debería preguntar a las Madres de la Plaza de Mayo si el escrache es nazismo."

Y he recordado un párrafo de una novela que acabo de leer sobre la dictadura militar en Argentina. Allá va:

...Participar en reuniones de estudiantes de izquierdas, en actividades sindicales, haber criticado en voz alta a los militares, llamarse igual que un sospechoso, haber presenciado un secuestro, ser judío, enseñar o estudiar sociología, aconsejar a pobres o sospechosos en materia jurídica, cuidar a sospechosos o a pobres, escribir poemas, novelas, discursos, ser extranjero y demasiado ruidoso, ser refugiado de un país con un régimen militar, buscado por razones políticas, ejercer la profesión de psicólogo o psicoanalista - influenciados por los teóricos judíos - dar un recital de piano ante obreros o campesinos, apasionarse demasiado por la historia, ser un joven soldado que sabe demasiado o que contesta, estar demasiado fascinado por Occidente o hacer películas incisivas sobre temas sociales o contraviniendo la buena moral, militar en una asociación de derechos humanos, tener un hermano, una hermana, un primo o un amigo próximo a una persona desaparecida: los militares y la policía secuestraban gente por cualquier razón. Se consideraba subversivo cualquiera que se rebelaba contra el "modo de vida argentino"...

Y no puedo más que pensar que la retórica cutre de nuestros dirigentes me recuerda bastante a aquellos...

Los trabajadores que luchan por sus derechos son privilegiados, todas las huelgas son salvajes, los escraches son nazis, los sablazos novedades impositivas y la emigración movilidad juvenil.

Por el mismo precio también recuerdo al que me enseñó el palacio de La Granja, creo, que en el más puro estilo Cospedal dixit:

"Las porcelanas son de Sèvres, los cristales de Bohemia y los candelabros de bronce..."



* El libro del que está sacado el extracto se llama Mapuche y es de Caryl Férey, caballero que escribe novela negra...sorprendentemente bien.

By the way en otro párrafo buenísimo dice:

"On y pratiquait donc naturellement et sans modération l'art de l'insulte; la colère imprégnait les murs de la capitale..."

Pero este será otro post...

5 comentarios:

  1. No entiendo como puede ofenderle a la Caspadal un escrache que practicamos con sus colegas como ella nos enseñó, de forma simulada y en diferido.

    ResponderEliminar
  2. Entonces sí el escrache es nazismo, el cobrador del frac sería Goebbles?

    ResponderEliminar
  3. Me gusta este juez:

    http://www.elconfidencial.com/espana/2013/05/10/el-juez-archiva-el-escrache-a-la-vicepresidenta-y-da-via-libre-a-estas-protestas-120642/

    ResponderEliminar