martes, 28 de mayo de 2013

Hoy toca post en chino



Y digo en chino porque me gustaría hablar sobre responsabilidad, cosa que, según se ve, la gran mayoría de la peña y en especial nuestros políticos debe pensar que es una fruta exótica que crece en el quinto coño, porque aquí no hay quien la encuentre.

En España, y hablo de este país porque es en el que vivo y el que más o menos conozco, tenemos todos una muy asquerosa tendencia a echar balones fuera cada vez que pasa algo...y así no hay quien arregle nada, porque sólo puede cambiar las cosas quien las está jodiendo.

A mí concretamente este fenómeno me llama poderosamente la atención, que hace muchos años que vivo sola y cuando meto la gamba no tengo a quien echarle la culpa de mis cagadas como no sea al sofá.

Curiosamente si meto la pata en público, cosa que, para mi desgracia, sucede con cierta frecuencia  porque el Señor me ha dado una lengua que va como diez minutos más rápido que el resto del cerebro, en seguida aparece alguien que, para animarme, me dice que no ha sido culpa mía porque fulanito se lo estaba buscando...o que lo que yo quería hacer era muy difícil...o...o...cualquier excusa tonta.

Reivindico mi derecho a meter la pata hasta el corvejón, porque lo que yo aprendí de pequeña es que si la cagas te jodes, lo arreglas si puedes y si no apechugas con las consecuencias y sigues siendo divina de la muerte.

Claro que también es cierto que yo nunca he concedido hipotecas demenciadas, ni he estafado cantidades industriales de pasta-pública-que-no-es-de-nadie pero que se gastan todo el rato los mismos cuando resulta que es más mía que suya, que para algo pago una leña en impuestos y ellos tres pesetas de las de antes, ni he construido gilipolladas que no valen para nada a cambio de comisiones, etc., etc...

Sin embargo lo que sí es cierto es que si meto la pata en el curro y empotro un avión voy a la cárcel de cabeza, y mira que trabajo en unas condiciones deleznables que no dependen para nada de mí.

Y si un conductor de autobus tiene un accidente se le cae el pelo, y si un médico se columpia con un diagnóstico también, y si tus currantes no se ponen el casco también, y si un niño se accidenta en la escuela se llevan por delante al maestro, y tantos otros casos que os podéis imaginar solos.

Sin embargo puedes quebrar un país, robar a saco y gestionar con los cojones y aquí no pasa nada.

Y no deberíamos permitirlo jamás.

Claro que para exigir responsabilidad a los demás deberíamos empezar por ser responsables nosotros mismos.

Pienso hoy en el tipo al que han atacado en un banco por vender preferentes...y no lo justifico ni de coña, pero lo entiendo.

¿En serio vale lo de es que soy un mandado y vendo cosas que no sé lo que son?

Pues ya ves que aunque creas que sí al final la mierda vuelve como un boomerang y te la comes tú.

Con razón o sin razón.

Y sé perfectamente de lo que hablo porque desde hace tres años estoy comiendo mierda que otros generaron y por la que aún no ha respondido ninguno.

Deberíamos empezar a plantarles cara a los que nos obligan a hacer cosas que no son justas, que es muy fácil tomar decisiones encerrado en un despacho al que jamás llegará el señor enloquecido con el cuchillo ni se oirán los llantos de la gente que se queda sin curro o sin casa por culpa de su incompetencia y su avaricia.

Ya va siendo hora de que se enteren amigos, y eso sólo sucederá si poquito a poquito nos vamos rebelando y les vamos plantando cara.

Esa es nuestra responsabilidad ahora mismo.

Cuanto antes empecemos, antes acabaremos.

Aprovecho la ocasión para comentar que manda huevos de los gordos que en el bar de mi curro esté totalmente prohibido vender alcohol, que me parece perfecto, y que les subvencionemos los cubatas a los del Congreso, que mira tú qué bien, ahora costarán 3,45 euros., porque como nos sobra la pasta subvencionamos con 3000 euros por cabeza las cogorzas de los políticos.

Siempre queda la esperanza de que mamados vean lo que no ven sobrios.

Yo sólo veo guillotinas.

Y no bebo...

7 comentarios:

  1. No es que no comente... pero ¿qué se puede añadir a lo que has dicho?... A lo mejor que ¡¡olé!!

    ResponderEliminar
  2. Adoracion es lo que siento por tu pluma viperina y afilada.
    Dicha esta tonteria, queria contarte lo que dice un amigo mio. Hablando de la estafa esta a la que llaman crisis, me decia : "Creo que lo unico que podemos hacer en estos momentos, es tratar de hacer las cosas BIEN, bien como sabemos hacerlo los que tenemos un oficio, bien como sabemos hacer los que somo "humanos" en el buen sentido de la palabra humano, y ese "hacerlo bien" puede significar mandar a la mierda a algún "jefecillo" de esos que te encargan hacer las cosas mal, o a algún "jefazo" que te encarga lo mismo".
    Ya es una cuestión de DIGNIDAD, puede que a los orgullosos de nuestra higiene mental sea la unica revolución que nos queda, no doblarnos ante la imbecilidad del mandante. Me parece que si lo hacemos asi vamos a proteger a nuestros congéneres de cosas peores e incluso ( por misericordia indirecta)a nuestros imbéciles mandantes de su propia debacle.
    Tú sabes hacer las cosas bién, mi amigo sabe hacer las cosas bien, yo se hacer las cosas bién... Ya somos tres. Hasta milveintitres ya quedan menos.

    Salud y alegrias

    ResponderEliminar
  3. No doblarnos ante la imbecilidad del mandante es una cuestión de dignidad...

    Permíteme que enmarque esta frase :-)

    Pero no es la única revolución que nos queda...sino la primera de las que están por venir...

    ResponderEliminar
  4. ¿Lo de la misericordia indirecta se estudiaba en matemáticas o en religión?

    Me chifla :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coñe , ahora que lo dices... no creo haberlo estudiado nunca... puede que fuera en clases de defensa personal o se me debió ocurrir en algun delirio de esos que te vienen y les das pase. Seria como decirle al "mandante", ! Mira, estimado mandarín, te va a obedecer tu tia la de las pieles, porque yo, estimandote como te estimo no voy a consentir que te equivoques y mandes al carajo tu meteorica carrera. En el fondo vamos a argumentar que lo hacemos por su bien, y ya temos un imbécil descolocado, y si arguye que son ordenes de arriba, se le convence de que incluso los de arriba se equivocan (solo a veces eh, normalmente todo lo hacen bién) y que lidie él con el marron. Y si es muy sumiso y solo obedece la cadena de mando ... ah¡¡ entonces "descabello y al chiquero"

      Eliminar
    2. Tambié se le puede amenazar con aquello de ...."Mira que obezco, pero despues no me reclames ..."

      Eliminar
  5. Pues hablando de no doblarnos ante la imbecilidad recordar a los de Santiago que se negaron a mirar al mismo tiempo a la pantalla y al mundo exterior. Ha costado juicios que se reconozca que las sanciones que les pusieron no tenían ningún sentido; pero si queremos que esto funcione bien, falta emplumar al que pidió el absurdo y al que sancionó sin motivo.

    ResponderEliminar