miércoles, 29 de mayo de 2013

Controlar es como barrer



Es acojonante la cantidad de cosas que la peña piensa que se hacen solas, por ejemplo y mismamente, limpiar y controlar.

Meditando sobre este asunto y otro como que me acabo de comer una multa de cinco pavos por pasarme de la O.R.A., que habéis subido la multa como un 50% cabrones y han sido 25 minutos, me vienen a la mente una serie de imágenes que todas las tías reconoceréis y dos o tres tíos también si hay suerte.

Termina la comida, te pones a recoger los platos y la cocina y una voz masculina dice:

- Para un poco mujer, siéntate a ver la peli.

- ¿Eso significa que vas a recoger la mesa tú?

- ...

Silencio sepulcral.

Otro ejemplo.

- Uf, hay que ver qué de polvo tiene esta estantería.

- Toma el plumero rey.

- ...

La voz masculina se ha quedado manca y ciega de golpe.

Quiero aprovechar la ocasión para mandarle un abrazo al capullo de compañero de mi trabajo que deja la manta encima del sofá hecha una mierda cada vez que la usa.

A lo mejor es que sólo mola lo que doblan los demás.

O que te crees que la manta es autoplegable y se dobla sola en cuanto tú te vas.

Como el control aéreo, que mira que lleva curro para que nadie note que está ahí.

Y nos creemos que eso nos da derecho a pisar los suelos recién fregados...y a poner a caldo a los controladores.

Estoy hasta el coño de los de la O.R.A.

3 comentarios:

  1. Entiendo perfectamente cómo te sientes. Cuando yo trabajaba de productor de televisión, aspiraba a que nadie me reclamara, lo cual habría sido señal de que todo estaba en su sitio y a tiempo. Lo de la limpieza en casa es otra que tal baila: ningún amigo de mi hijo adolescente ha visto a su madre (ni a su padre) limpiar ni fregar los cacharros: ¿no tienes asistenta?, preguntan. ¡En fin!. Saludos

    ResponderEliminar
  2. De platos y cocinas tengo dos doctorados. De lo de limpiar, uno por lo menos. Y me cago en el que inventó el polvo en sus múltiples variedades. De controlar, sabía …………….. que había Controladores aéreos.

    La cosa cambió cuando una CONTROLADORA se empeñó en que aprendiera algo más. Se llama Cristina, es posible que la conozcas. No es que haya aprendido mucho, por carencias mías todo hay que decirlo, porque la ”profe” vale un potosí. Sucede que con los pilotos, uno “lo vive” y con los controladores hay que imaginárselo la mayor parte las veces. Aun así, cuando antes de aterrizar en Barajas me vi volando en círculo. Aviones por delante, aviones por arriba, por abajo, muuuuuuuuuuuchos aviones, me acordé de Cristina, de este blog, de los Controladores. Y supe que no volaban así de casualidad. Supe que los controladores estaban haciendo su trabajo. Supe que tenían trabajo por un tubo.

    ¡La manta! No hay mejor cuña que la de la misma madera. En cuanto se la encuentre dos veces como un higo, será el momento de sacarlo de la ignorancia. No había doblador de mantas Sr. Capullo, es cuestión de dejar las cosas como te gusta encontrarlas. Claro que lo mismo se la refanfinfla, y entonces ……………. solo queda jurar en Arameo. Incluso hay quien cree que las cisternas del inodoro funcionan todas con detector de presencia.

    Como siempre, da gusto leer tus post. No lo dejes, que hubo una temporada en la que pensé: Esta se ha casado, y nos ha olvidado. Ja,ja, ja.

    ResponderEliminar
  3. Conste que si no me caso es porque no quiero jajajaja

    ResponderEliminar