jueves, 5 de julio de 2012

Buscando piso para alquilar





Estoy ayudando a un amigo a buscar piso en Palma y me estoy poniendo de los nervios.

Seguro que Ted Bundy cometió su primer crimen justo después de intentar encontrar un piso digno para alquilar...o para comprar, que me ha dado cotilla y lo estoy mirando todo.

Como estoy hasta las pelotas de ver fricadas y antes de lanzarme a la calle a quemar inmobiliarias, he decidido escribir un bonito post con sugerencias pal personal...que quiera alquilar o vender su piso antes del día del juicio final.

Allá van.

- Nos pongamos como nos pongamos y, por mucho que los tiempos cambien, un chalé de hace cuarenta años no es una villa y no se puede alquilar por dos mil pavos al mes.

Y más cuando los azulejos son del año catapún, la cocina "necesita actualizar", el jardín está pavimentado con gres y la piscina es un bebedero de patos por muchas estatuas de enanos que la rodeen.

- Por el mismo motivo una casa de payés tampoco es una encantadora villa rústica.

Fíjate que cuando veo una de éstas pienso: pobres payeses macho, qué vida más malita llevaban, y ahora con dos cojones te dicen que la chimenea tiene doscientos años...los mismos que el resto y se nota una barbaridad, sobre todo porque han tenido que apuntalarlo, y por eso vale solamente medio millón del ala.

- Es importante recoger la ropa tirada encima de la cama antes de hacer la foto. Produce una impresión recasposa.

- Se recomienda no tapar la tele plana con un trapito por mucho que las ondas electromagnéticas sean chungas. En lo que se hace una foto a nadie le sale cáncer de próstata y queda acojonante cuando una lo ve.

- También mola quitar de en medio el tendedero portátil, que afea el dormitorio una barbaridad y la bicicleta que una se compró en la teletienda para usarla dos veces y no más.

- Por no mencionar lo de dedicar un ratito a quitar los platos sucios del fregadero, que producen un efecto francamente descorazonador.

- El cabecero de la cama se llama así por algo. Si uno lo quiere a treinta centímetros de los cuernos es mejor  y mucho más digno poner un cuadro.

- El color beis en las paredes debería estar prohibido y una habitación de cada color (verde pistacho, malva puñeta y rojo sangre) produce más demencia que ilusión.

- No se pueden poner los muebles de todos los parientes muertos en el mismo salón.

- Tampoco es buena idea combinar la cama de la abuela, que va con espíritu incluido, con el armario Krasternlaken de IKEA.

- Los sofás de terciopelo rojo a juego con las cortinas no dan un toque de distinción sino más bien de burdel ruso.

- Las azoteas siguen siendo azoteas por más que las llaméis solariums y valen pa lo que valen, que es tender la ropa si no hay viento.

Es una gilipollada decir que un piso tiene treinta metros cuadrados habitables y cien de solarium y por eso vale mil pavos al mes. Y si el casero vivía en el tal solarium que me mande fotos, que quiero verlas.

- Amigos de las inmobiliarias: cambiad de vocabulario. ¿Qué cojones es una propiedad encantadora? ¿Un piso con mucha clase? ¿Un erial con muchas posibilidades? 

¿Cómo es posible que os quedéis con un mes de alquiler sólo por enseñarle a un menda un piso? Porque ni siquiera os molestáis en buscarle lo que quiere.

Sentarse delante de un ordenador esperando a que te llamen con un manojito de llaves no es para tanto y lo hace cualquiera desde casa.

Y ni siquiera tenéis webs decentes, que lo anunciáis todo en idealista y en fotocasa. Acabáis con la afición.

- Es imposible tener vistas frontales al mar desde una calle perpendicular por mucho que acaben de encontrar el tal bosón de Higgs.

- Es una memez poner el piso en el barrio que no toca porque en cuanto una llega se da cuenta de lo que hay.

- Los alquileres no son ni sueldos ni negocios a no ser que una sea dueña del edificio entero, de modo que aunque creáis que tenéis el palacio de Versalles nadie os va a pagar 1800 pavos al mes porque por esa pasta se compran el piso entero.

- Y por supuesto, todos queréis ver nóminas y avales e inquilinos maravillosos que alquilen vuestras pocilgas. 

Que digo yo que piden avales porque a más de uno le han quemado los muebles y no me extraña.

Queridos míos, lo de la burbuja se acabó y tendréis que ajustar los precios de los pisos...a lo que puedan pagar un mileurista o dos.

Cuando nuestros padres nos decían que un piso era una buena inversión porque no perdía valor, a lo que se referían es a que, si tú compras en el 2000 un piso por quince millones de pesetas, en el 2012 costará los mismos quince millones actualizados, que a lo mejor son veinte, no sesenta.

Una cosa es invertir y otra dar un pelotazo. 

Anda que no nos queda por espabilar...



5 comentarios:

  1. Hijamiademivida! Que razón tienes.
    Estoy buscando piso en Madrid y te voy a contar el de ayer:

    Palomar reconvertido de finca antigua en Fuencarral casi con Gran Vía.
    El ascensor llega dos tramos de escalera más abajo. Tras salir del ascensor hay que pasar por una puerta y subir esos tramos que ya no son de la escalera regia del resto del edificio: es estrecha y empinada.

    Lo venden como ático, lo que significa que tienes encima los compresores de los aires acondicionados de los locales comerciales y si, una terraza que si te pones de puntillas ves por encima de los edificios colindantes la torre Picasso y el edificio de la telefónica.

    Algunas habitaciones y la cocina son abuhardillados, que significa que si mides más de 1m50cm no puedes pasear de pie por toda la habitación.

    Bueno, pues esto vale 320.000€. Dicen 130m2.

    ResponderEliminar
  2. En muy poco tiempo será el momento del tapayogurismo, de los tocatejistas. A los pepitorros y sus visilleras nuncabajistas se les acabó el chollo. Los ciclos económicos son inexorables.
    Gran entrada. España, país de rentistas.
    Muy buena entrada.
    ¡¡Tapayogurismo o muerte!!

    ResponderEliminar
  3. asiduo a burbuja.info , verdad?

    El madmax se aproxima, será en Octubre.

    ResponderEliminar
  4. Y que hay de los metros cuadrados menguantes? Es que ningún piso en Hispanistán tiene menos de 45 metros cuadrados. Será que lo midieron cuando hace frío y menguan. El otro día estuve viendo un ático de esos de 45 metros. Había que entrar en aquel apartamento como quien entra en una hucha. Un dormitorio donde solo cabe una cama, un salón que es como el recibidor de mi casa, con sofá pequeño y mesa plegable, y una cocina en la esquina. No preguntes dónde poner el armario, claro. He visto tiendas de campaña más grandes.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, me parto... Te envío unas cuantas frases antológicas que recopilé mientras buscaba piso en Barcelona hace ya dos años. Besos.

    “Y en cuanto le enseñé aquel piso yo ya sabía que se lo iba a quedar porque yo tengo mucha psicología”.

    “Si yo he llevado en mi avioneta al Pujol, y al Señor Enrique Tierno Galván, que fue alcalde de Madrid”.

    “¡No hombre no, nosotros no cobramos comisión! Eso sí, cobramos una mensualidad en concepto de honorarios”.

    “Nosotros no alquilamos porquerías” (mostrando un piso cochambroso en el que había medio aguacate podrido sobre una estantería en una habitación, y una nevera en la cocina con una pegatina del Ayuntamiento de retirada de trastos viejos). El mismo prenda de los honorarios.

    “No sé cómo tienen vergüenza de haberlo pintado de este color” (la de la agencia, ante un piso recién pintado de color blanco).

    “Y esta es una habitación individual” (ante una habitación de un metro y medio de ancho por dos de largo).

    “Es que ahora estoy en Girona, pero usted déjeme su teléfono y cuando yo ya baje a Barcelona en septiembre le llamo”.

    “Te garantizo que la finca es tranquila, porque aquí no hay moros ni paquistaníes: no se lo pueden permitir”.

    “Usted es que ahora lo ve así y no lo ve como un piso, pero si lo viese sin muebles ya vería que es perfecto para vivienda” (en un piso grande con mil habitaciones pequeñas con mesas, salas de reuniones, archivadores y plafones con tubos fluorescentes por toda la casa).

    “Usted venga a mi oficina y ya verá como encontramos algo”.

    “Calefacción no hay, pero ya verás que en Barcelona no hace ni frío ni calor”.

    “No, este armario viene así; si quiere puertas las ha de poner el inquilino”.

    “Nuestro horario de atención es de 9 a 1 y de 4 a 6”. Contestador de una agencia a las 11:30 de la mañana.

    “Y si levantas una de las placas del falso techo puedes meter los esquís”.

    “Da a un patio de un colegio, pero es un colegio de adolescentes, o sea que son muy tranquilos”.

    "Claro que tiene ascensor, ¡es una finca catalogada!"

    "- ¿Y me puede decir cómo es el piso?
    - Pues es el típico piso del eixample".

    "Siento el retraso; es que yo soy siempre súper puntual".

    "Jeje, estoy haciendo un pis" (el de la agencia, meando con la puerta del cuarto de baño abierta, mientras yo, husmeando por el piso como corresponde, voy a entrar en el susodicho baño).

    ResponderEliminar