miércoles, 4 de abril de 2012

Las reglas del Juego



Llevo una temporada larga meditando sobre el asunto de la reforma laboral.

Y digo larga porque a los controladores nos la cascaron hace dos años ya, así que he tenido tiempo para darle muchas vueltas y para sufrir algunos de los efectos que vosotros aún no habéis experimentado en profundidad aunque penséis que sí.

No os queda nada majetes...nos queda...

Es curioso cómo funciona el asunto de los privilegios oye, que el día menos pensado rebotan como un boomerang y te dan en todos los cuernos a ti que nunca lo fuiste según tu propia definición, que no la de los que nos desgobiernan, que siempre ha sido la misma aunque tú no te lo creyeras.

Están políticos y empresarios empecinados en cascarnos un modelo de curro que ya no sé si es indio, chino, marroquí o americano.

La cosa de la infinita flexibilidad laboral es muy americana, claro que si ellos pierden el trabajo tienen otros para elegir, no como aquí, que si lo pierdes te jodes y antes encuentras meigas que curros.

El modelo marroquí viene siendo el de coge lo poco que tengas y lárgate de tu país, que aquí la cosa está chunga.

El modelo chino es el de los horarios ilimitados, claro que en su caso el negocio es familiar y aquí te chupa la sangre un desconocido, así que por mucho que nos quieran vender las bondades del trabajo infinito, como que no es lo mismo.

Y el indio es uno que descubrí el otro día y que me ha dado un kilo de grima, que resulta que te compras una blusa en ZARA encantada porque has encontrado un chollo y resulta que lo que llevas es un modelo hecho de piel de esclava porque la gachí que lo fabrica trabaja 70 horas a la semana y cobra tras cinco años una pasta que será su dote, que en aquel país siendo una fémina no tienes derecho a vivir si no carga contigo un maromo.

Sin contar con que los empresarios y políticos no han tenido en cuenta el asunto de la idiosincrasia nacional, que no es moco de pavo, y cosas que funcionan en otros países no valen aquí.

Porque a lo mejor los americanos viven tan ricamente en el constante filo de la navaja, pero aquí nos gusta tener nuestra propia casa para no envejecer en la calle cuando nuestra mísera pensión no nos dé para pagar alquileres que suben y bajan como les peta.

Porque nos gusta tener tiempo libre para dedicar a nuestras familias y amigos y si nos lo quitan reaccionamos currando lo mínimo y mal.

Pero sobre todo porque si yo no sé cuánto me va a durar el trabajo porque no depende de lo que yo haga, sino de criterios perfectamente cambiantes y aleatorios como por ejemplo ministros iluminados con muchas ganas de trincar en gasolineras y donde se tercie, ni cuánto voy a cobrar cada mes, lo primero que hago es quedarme muy quieta y guardar la pasta que gano por si las flies.

De hecho ya no tengo tele por cable ni teléfono fijo, hace meses que no compro ropa y desde que no como en restaurantes me siento mucho mejor.

He cancelado mis tarjetas de crédito, he desempolvado la bici, me he borrado del gimnasio y me estoy haciendo un huerto en casa.

Tiene que haber unos criterios mínimamente claros para que podamos funcionar señores, aunque no sé cómo espero nada de unos mendas que no son capaces de dejar quietos ni los límites de velocidad en las carreteras ni las terrazas en los bares, coño.

No puede ser que las leyes cambien de un día para otro, que los convenios se incumplan por el morro o que las condiciones laborales de las personas cambien constantemente de modo que cualquier parecido con el contrato que una firmó en su día y el actual es para descojonarse.

En España somos unos genios haciendo panes como hostias.

Conseguimos producir fuera baratito porque somos unos aguilillas...para dejar sin curro a los de dentro.

Importamos chinos a tutiplén con bonitos descuentos porque no es que lo vendan, es que lo regalan todo...y no sólo se han cargado nuestros comercios, sino que ahora los camareros en sus bares somos nosotros.

Subvencionamos a Racanair porque nos mola volar low cost...y nuestras compañías quiebran y nuestros pilotos se largan a Qatar.

Obviamente la consecuencia directa del low cost general...es que ¡oh sorpresa y susto y muerte! acaba por llegar a nuestros sueldos.

Inflamos los precios de los pisos convencidos de que hacemos el negocio del siglo...hasta que tenemos que devolverlos porque no pagamos las hipotecas.

Curras en negro y trincas a saco y encima quedas como un campeón, que para algo nuestros ministros fomentan el modelo por toda la nación...así que nos suben la luz, la gasolina y el aire y de eso no hay quien se libre.

Y encima bendecimos los dislates de nuestros gobernantes votándoles una y otra vez...hasta que nos cascan la reforma laboral, nos suben los impuestos y se crujen nuestros curros. Mientras ellos siguen en sus poltronas.

Como no espabilemos, josmíos, no ganamos un mundial ni en Angola.

Lo único bonito del asunto es que los panes y las hostias son como los privilegios, y también rebotan y en vuestro culo explotan...mis queridos políticos y empresarios.

A ver si os creéis que esta gilipollez de reforma laboral no os va a pasar factura a vosotros.

Tiempo al tiempo amigos, pero os acabaréis teniendo que comer toda la mierda que necesitáis vendernos para que funcionen vuestros negocios y se mantengan vuestras poltronas simplemente porque no nos pagáis lo suficiente para comprarla.


10 comentarios:

  1. Y justo hablando de este asunto con un colega, me ha contado que acababa de leer un artículo de un tipo que piensa lo mismo que yo sólo que escribe mucho mejor.

    Lo he encontrado reproducido en un montón de blogs, así que os dejo un link cualquiera:

    http://www.gemmalienas.com/blog/economia/castellano-articulo-de-carlos-gorostiza-%C2%A1yo-aviso?lang=es

    ResponderEliminar
  2. Perfectamente descrita la situación, Cristina. Una situación que a mí cada día me da más miedo; miedo de verdad, del de canguelo, miedo de que aquí perdamos todos la cabeza y nos vayamos a hacer el aperitivo con el Kalashnikov, que parece que, como ya hace muchos años desde la última guerra civil, algunos tengan el mono y quieran liar una.

    Ayer batimos un récord de esos que sólo se baten aquí: más del 50 por 100 de los jóvenes, en el paro. Puede darles por pasar de todo mientras los padres aguanten y haya plato en la mesa y ADSL en casa pero... ¿y cuando los padres tampoco aguanten? ¿Y cuando un día se levanten y sean súbitamente conscientes de que esta situación no es un chiste, es decir, que ni es divertida ni dura un momentito?

    Ay, ay, ay.

    Bueno, te dejo, que voy a sacar el pasaporte para toda la familia. Por si las flies, como dices tú...

    ResponderEliminar
  3. Increíble los dos son geniales y tenéis razón algún día esto les explotará en plena cara cuando se arruinen. A mí me dicen que cuando yo sea mayor no tendré tantos problemas como los que hay ahora, yo no lo creo. De todas formas los dos artículos geniales, felicidades :)

    ResponderEliminar
  4. No guardes la pasta, compañera... compra oro, o cigarrillos o cualquier cosa que tenga valor para comerciar cuando alguien decida que nuestros euros penosamente ahorrados tampoco valen nada... A mí -conspiranoico que es uno- me da en la nariz que estamos en algún tipo de guerra económica oculta. Nosotros sólo somos daños colaterales y, por supuesto, prescindibles. ¡Ah! Aunque ellos crean que no, nuestros políticos-títeres, también...

    ResponderEliminar
  5. En la época del "boom" las empresas te presionaban con el cuento de que fuera hay más gente....total que por si acaso empecé a buscar trabajo antes de tiempo: y el que busca encuentra. Y desde entonces NUNCA he dejado de buscar trabajo, "for if the flies".

    Después se quejaban que cómo podía haber hecho eso, que si la confianza depositada, bla, bla, bla...y siempre pensaba: "pero si la culpa es vuestra que me habéis mostrado el camino, so inútiles".

    ResponderEliminar
  6. El problema del articulo de Gorostiza es que se trata de un parlamentario. O sea, un tipo que tiene la responsabilidad de defender a los ciudadanos contra las leyes injustas, no solo no lo hace sino que tira por la trocha y se declara abiertamente contra el consumo,. Por joder, vamos que tiene bemoles.
    Al resto, ante la que está cayendo no nos quedan más narices que apretarnos el cinturon. Pero no por joder, sino porque no sabemos cuanto va a durar esto ni si cuando esto termine contaremos con un puesto de trabajo. Y eso los que tenemos la suerte de trabajar.
    El señor Gorostiza debería dejarse de chorradas e irse al bar del pueblo de vez en cuando a tomar un vinito, a la tienda del barrio a hacer la compra ( de Danones, Bimbo, Etc.) para que su vecino el tendero pueda respirar. Y no guardarse la pasta bajo la almohada para que a su vecino el cajero el banco mantenga su puest de trabajo. Y así todo lo demás. Y si no lo hace porque teme que su chollo de politico se termine, que se calle.
    Cristina, tu artículo es mucho mejor. Al menos lo entiendo más.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pues esta vez no ha sido Pepiño! Claro que Pepiño es el que te ha jodido a ti y estos al resto, por eso a ti te preocupa Pepiño, ese que parece que tiene más enemigos, ya que parece que le acusan falsamente.

    ResponderEliminar
  8. El descojono padre. Si señor. La puta prensa y los mentideros de masas forman parte de los fundamentos de derecho. Si no veo la sentencia no me lo hubiese creido Cristina.
    Si un juez es capaz de en una sentencia decir eso. Apaga y vamonos.
    ALEA JACTA EST. ¿Donde está la independencia de poderes?
    No si a veces dan ganas de hacerse Gibraltareño aunque solo sea por dar por culo.

    ResponderEliminar