sábado, 31 de diciembre de 2011

Galardones Con Pompones Para El Juglar De Los Cojones



Llevo descojonándome media hora con el reportaje que le han hecho a la Duquesa de Alba y a su señor esposo los del HOLA.

Mira que soy fan total de esta mujer, que me chifla que haga lo que le da la gana, pero los de la revista se han pasado tanto con el photoshop que la mujer parece un recortable.

Tiene su misma cara pero el tipo de Mar Flores y la piel de una quinceañera. No le han recolocado los ojos de milagro.

Y para seguir con el festival resulta que a ZP le han dado el collar de "La Orden de Isabel la Católica, que tiene como objetivo premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la comunidad internacional". 

Estoy emocionada. De hecho ni veo el teclado de lo que lloro.

Fijo que estáis todos envenenados e indignados, pero eso es porque os falta el glosario del Neo Mester de Juglaría sin el que la tal distinción ciertamente resulta incomprensible.

Veamos:

- El collar es una reliquia de tiempos pretéritos que, según cuenta la leyenda asociada al mismo, se activa en cuanto el galardonado se lo pone y de manera lenta pero inexorable se va estrechando hasta que el portador fenece ahogado. Su origen se remonta a la época en que un rey cualquiera quería librarse de un señor feudal sin quedar mal y a ser posible lejos de su presencia.

- El concepto medieval de premio era tan subjetivo como arbitrario en los tiempos de los heroicos caballeros y así es como ha perdurado desde la interpretación de los monjes de la abadía de Saint Olaf por mor de la cual un premio es algo que uno se ha ganado a pulso ergo se lo merece, del latín "merecere".

- Comportamiento extraordinario ha sido el de ZP sin el más mínimo atisbo de duda, que cinco millones de parados no los consigue cualquiera, y menos aún estando liado con una tarea tan hercúlea como estúpida como ha sido la Alianza de Civilizaciones.

- Persona española y extranjera a la par no hay otra como ZP, que siendo español se ha comportado a la hora de derrochar el dinero de sus súbditos no como si de otro país viniera, sino como si directamente fuese maná celestial. Nadie ha sabido asimilar mejor que él la noción de que el dinero público no es de nadie o "dinerum ninguno est".

- La Nación no es España entera con sus correspondientes vasallos, no hijos no. La Nación está constituida a día de hoy y desde hace ya muchos siglos por una casta de políticos casposos, iletrados y mediocres que sólo saben trincar.

Salta a la vista que todo lo que ha hecho este hombre ha beneficiado a la Nación y jodido enormemente al resto al que, obviamente, no tiene en cuenta esta condecoración porque para eso hay otras como la del "Mérito del Grandísimo Suplicio", actualmente en fase de tramitación por el Congreso de los Imputados.

- La contribución a los lazos de amistad con otras comunidades es más que notable. Sólo tenéis que fijaros en la invasión china de nuestro país, o en como gracias a nuestra inestimable contribución, los derechos de millones de ciudadanos se han convertido en privilegios, o en la militarización de colectivos díscolos a la que con tanta diligencia se han sumado otros reinos allende los mares. Por no hablar de la moda de ir vestido de lagarterana en las visitas oficiales.

En fin, dicho esto, sólo me queda manifestar al deficiente ex presidente saliente mi más afectuosa y sincera enhorabuena por los merecidos galardones por los cojones, mi más rendida admiración por su patética gestión y desearle que los disfrute con la misma salud y felicidad que ha causado él en los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada