miércoles, 28 de diciembre de 2011

2011, El Año Que Vivimos Peligrosamente



Como a todo el mundo por estas fechas, me da por echar la vista atrás para hacer un rápido balance de los últimos tiempos...hasta que detecto un tirón persistente en la base de mi nuca.

Esto para empezar, que aún tengo las lumbares hechas unos zorros y antes fue la cadera.

2011 ha sido el año en que han faltado controladores por un tubo y en el que, gracias a la apuballante lógica del enconado plan de excelencia expedientil de AENA, he trabajado menos que la asistenta del Fugitivo.

No os alteréis, que mi sueldo también bajado en proporción. Además ya os ha explicado Lema que no lo pagáis vosotros. ¿Que quién paga el suyo?...No lo sé...Tiene tantos...

La verdad es que ha sido un año divertido: venga expedientes, venga sanciones, venga pastillas, venga juicios, venga multas, venga tirones, que ahora pacá, que luego pallá...La de mundo que he conocido oiga.

Y todo para volver a donde estaba.

No sé qué decir sobre la tal excelencia/dencia de AENA salvo...que se me saltan las lágrimas.

Y que estoy completamente de acuerdo, por una vez y sin que sirva de precedente, con el señor Lema, que dice que la excelencia es suya y sólo suya. Además de verdad.

Dios nos libre de arrebatarle sus méritos a este hombre. Al César lo que es del César y el marrón pal que lo montó.

También ha sido el año del ministro Campeón, hecho que me llena de gozo y alborozo y refuerza mi, hasta hace poco, inexistente fe en los arrieritos y en el aceite de pimientos picantes que me traje de un templo budista en mi segundo mes de empleo y sueldo.

Y el año en que mandamos a pastar al PSOE.

Gracias Señor por abrir la mano en el último minuto, que ya sé que no ahogas, pero aprietas que es un primor y si te descuidas un mes más no salimos vivos de ésta.

Me decía el otro día un amigo que los controladores no somos resistentes sino persistentes.

Y digo yo que si lo hacemos por algo será, que ya véis como persisten en su inocencia Urdangarín desde Washington y mi Campeón con la boca bien cerrada.

No quiero dejar pasar la oportunidad de hacer un guiño emocionado a todos mis trolls, recordándoles por enésima vez que hay que ser trisómico de todos los pares para venir a convencerme en mi propio blog de que las mentiras del ministro son ciertas.

Y también ha sido el año en que ¡por fin! he alcanzado un estado de cuasi beatitud que llamo cariñosamente "a la mierda y a correr".

Desde que lo practico me va todo mejor que bien y vuelvo a tener ganas de todo.

En fin payos, que tras el balance del percance...estoy contenta porque aún conservo las piernas.

4 comentarios:

  1. yo también éste año entrante voy a empezar a practicar más lo de a la mierda y a correr...Si España es un pais de locos nunca pises Argentina...por suerte yo mando todo a la mierda y me echo a correr en Abril.

    ¡Que tengas buen año! y larga vida a tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Feliz 2012!!!!
    Si nos dejan seremos tan excelentes como hemos sido mientras nos dejaron, y si no, pues eso, a la mierda y a correeeeer!!!
    No olvides algo más que te llevas de este año: el cariño y admiración de tus compañeros y de muchos seguidores de este fantástico blog.
    Un besazo reina mora.

    ResponderEliminar
  3. Feliz año Cristina, espero que arreglen es descosido...EL CACHO DESGARRO espantoso, más bien. A ver si solucionan algo. Tengo un familiar en un hospital público de Madrid y resulta que ahora ya ni puede ponerse enfermo porque si no, ni el alquiler puede pagar. ¡Ole!
    Saludos mil!

    ResponderEliminar
  4. Muchos ánimos no solo a ti sino a todos los controladores que amáis vuestra profesión y que por culpa de unos malnacidos os las están haciendo pasar realmente mal.
    Solo espero que un día se sepa la verdad

    ResponderEliminar