lunes, 26 de septiembre de 2011

Escuchando los puerros crecer


Os he tenido un poco descuidados josmíos, pero es que he estado recluída durante un tiempo en un bonito agroturismo que hay por aquí en el que varios delincuentes comunes y yo hemos hecho un curso titulado: Autocontrol básico, tu asesino interior puede ser tu amigo.

¿Que no entendéis por qué me apunto a estas cosas? Veréis que rápido lo pilláis.

Servidora se persona en Pamplona con una bota y un canesú. Aquí nadie sabe nada de mí porque según parece enviar pacá una tía entera es una cosa que se hace un día sí y otro también y ya no les sorprende nada.

El chaval que me tiene que dar la instrucción se enteró de que yo llegaba porque observó que en octubre lo habían sacado del turno básico y le habían cascado cinco mañanas seguidas...para darme la teoría a mí.

Total, que llego el primer día y nadie me puede decir nada, de modo que envío a RRHH un fax diciendo que ya estoy a quí y que me den mis turnos o lo que se les ocurra.

Segundo día...lo mismo.

Tercer día...lo mismo.

Cuarto y quinto...lo mismo, hasta que ¡por fin! aparecen las instrucciones para mí.

Resulta que hasta el día 3 de octubre no empiezo la instrucción, y yo me he presentado el 14 de septiembre, que es lo que me han mandado, de modo que tenemos dos semanas de lo más tonto.

Me han contado mis compis que tienen un problemilla con el tema de la basura de la torre. Tened en cuenta que los controladores aquí no descansan ni salen en todo el turno, de modo que en la torre se desayuna, se come, se merienda y se cena.

El caso es que, según parece, ya no la recogen con la misma frecuencia que antes (cosas de las concesiones y tal), y la peste acaba siendo molesta. Eso sí, dice el señor ministro que tenemos las mejores infraestructuras de España y en su ministerio sólo se usa papel de árboles no nacidos en selvas vírgenes.

Que digo yo que, ya que es tan ecológico todo ahora, por qué no nos regala una compostadora y así nos hacemos un huerto en la puerta abonado con nuestra propia basura.

El caso es que cuando mis compis pusieron este hecho en conocimiento de AENA, según me cuentan vino un personaje muy sesudo, que ni sé quién es ni me importa, el cual tras mucho pensar y enviar correos tudepacá y tudepallá encontró la solución...y les puso una segunda papelera.

Menciono a este personaje porque su hermano gemelo me ha debido tocar a mí de modo que mi misión y trabajo para estos quince días es "Familiarizarme con el Manual Operativo" de la dependencia, que traducido al castellano antiguo significa "Escuchar los puerros crecer".

El tal manual operativo tiene 26 páginas de las que 24 son paja, y en la última van las firmas. No vale pa ná.

Son todo referencias a documentos de los que sólo hay una copia en la torre, y allí no podemos estar dos porque uno se cae por el hueco de la escalera. Y menos aún yo desplegando manuales y carpetas por encima de la bahía del tipo que está trabajando.

Y además, si me estudio por mi cuenta la teoría, que da para una mañana ¿qué se supone que haremos en las cinco mañanas del principio de la instrucción? Menos mal que con dos ya da para jugar al póker.

Así que, aquí estoy, por segunda vez en un año...ejerciendo de fantasma del aeropuerto. La verdad es que como ya pillé práctica en Palma cuando me dijeron que tenía que escuchar cintas pero sin que nadie se mojase firmándolo, que estuve casi tres meses haciendo pasillos, ahora ya me sale genial. Acojono al personal sin tan siquiera ponerme la sábana.

Lo mejor del caso es que aqui no hace falta peña y en Palma sí. Sobrados vamos oiga. Y luego resulta que la gestión es fenomenal y nosotros unos cabrones. Y las demoras las manda el Señor.

Menos mal que el ministro-al-que-le-quedan-dos-telediarios-dios-mediante, ha dicho que dentro de unos años no harán falta controladores. Ni ministros ahora mismo, he pensado yo, claro que siempre he sido una adelantada a mi tiempo.

Cuando no pelo la pava con todos los cuerpos de seguridad del aeropuerto, me dedico a buscar piso, que dicho así parece una mariconada, pero cuando le explicas al personal que no sabes cuánto vas a estar aquí porque tienes juicios pendientes todos los caseros dicen que menos de un año ni hablar.

Menos mal que hace poquito ¡por fin! me han alquilado un pisito por el mismo precio que si los tres balcones dieran a la calle de la Estafeta, que es por la que corren los toros, pa que se me entienda.

Ya os iré contando más cositas cuando empiece la instrucción. De momento sigo con mis puerros, que para cuando termine van a medir dos metros...

8 comentarios:

  1. Ya solo quedan 55 días para que unos inutiles se vayan. Siento decirlo - mentira - pero la sangre resbala por la comisura de mis labios cuando pienso en la carita "concetual" del muchachito de Palas - ¿conocerá esa herramienta? - la noche del 20N, la de la noche de las municipales fué orgásmica, pero intuyo que no tendrá nada que ver con la de ahora, no se si mi corazón resistirá.
    Cristina, que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista. Te puedes entretener traduciendo el Manual Operativo al esperanto y al chino cantonés, mientras sentada, esperas ver pasar el cadaver de tu enemigo.
    Cuídate y tómate unas copitas por la Plaza del Castillo.

    ResponderEliminar
  2. Aguanta Cristina, el final de estos perros se acerca. Ustedes son imprescindibles, ellos se van a ir muy, pero que muy pronto y todo volverá a ser lo que era antes, antes de que estos perros se cargasen esta empresa

    ResponderEliminar
  3. Animo, los productos de la huerta de la Rivera del Ebro son fenomelales.
    A visitar Tudela, Tafalla, Cascante ... y a disfrutar de espárragos
    melocotones, alcachofas y demás verdulerio.

    ResponderEliminar
  4. Es normal en esta empresa planificar tu vida de un día para otro sin plazo..ya sabes.. y seguimos igual..el tiempo pasa y no sabes donde vas a vivir mañana..si vas a tener que matricular a tus hijos en otro centro.. conciliación familiar, le llaman en RRHH..

    ResponderEliminar
  5. Cristina, sentido del humor no te falta, por lo menos no ves la cara de ciertos personajes cada vez que trabajas de mañana, algo de bueno tiene que tener el destierro.
    Animo, espero verte muy pronto de vuelta para ver a nuestros amigos con el rabo entre las piernas teniendo que darte la bienvenida de nuevo. Esta será tu recompensa

    ResponderEliminar
  6. ¿Y por qué no vuelves a publicar posts como los que hacías en agosto del año pasado -parece que fue ayer- en los que explicabas qué es el control aéreo, cómo trabajáis, cuál es la diferencia entre el trabajo de torrero, aproximador y rutero, cuantas anécdotas o historietas del trabajo y demás?

    ResponderEliminar
  7. Porque últimamente tengo un problema kármico serio jamía.
    Sólo veo guadañas.

    ResponderEliminar
  8. a ver, a ver ..... ¿fascismo? Sí, exactamente. Fascismo puro y duro.

    ResponderEliminar