domingo, 11 de septiembre de 2011

Alguien intenta decirme algo


Así que ahora leo con detenimiento los posos del café que mezclo con peyote para poder conectar con mi entorno en un nivel más profundo de consciencia. Porque las cosas saben. Y yo también sé que me he quedado sin sal en el lavaplatos sin ir más lejos.

El caso es que aún no he pillado el mensaje, pero las señales están ahí y son claras. Juzgad vosotros mismos:

- Se han caído las flores de la mitad de mis orquídeas. Diréis que esto le pasa a todo dios excepto a los del Amazonas, pero ¿a mí justo ahora? No sé, no sé.

- Llevo el guardabarros trasero sujeto con puto esparadrapo porque alguien me ha dado un leñazo y no tengo un mal rollo de cinta en casa. Y me jode porque ahora he de ir en chándal a todas partes, que ya me diréis qué coño me pongo para ir montada en un coche así. Y encima es el trozo que lleva la matrícula atornillada. No se podía caer el retrovisor, tiene que ser la matrícula.

- Hace nada me hice unas gafas fabulosas para ver aviones en el radar y otras para leer, que llevaba años sin volver a graduarme la vista y veía caras de Bélmez en todos los periódicos. De las del radar ya hablaremos, que me las voy a poner de boina, y las de ver...se han quedado en el bolsillo de un avión cualquiera. Las baratas de pasta no...las Silhouette. Sí, ésas que sólo valen 500 pavos...Ahora llevo unas de dos euros que compré en un chiringuito y lo veo todo cóncavo.

- Después de desmontar y estudiar concienzudamente mi mariconada-de-Nespresso-que-hace-espuma-que-te-cagas-con-la-leche porque no funcionaba ni de blas, me he dado cuenta de que el problema es que no estaba en su base, sino encima de la tabla de cortar el pan.


Os digo yo que aquí va a pasar algo.

To be continued...

2 comentarios:

  1. Me dice un amigo que te han trasladado a Pamplona. Razones de "estado" . Me gustaría ahora escuchar a los padres de la libertad expresarse.
    Aquellos que creíamos que la larga noche acababa, primero, al morir el general y mas tarde cuando este país fue capaz de recibir con sosiego a un gobierno de izquierdas nos equivocábamos.
    La larga noche está aquí. Está aquí con un gobierno tan fascista como otros muchos que hubieron antes. Está aquí con una ciudadanía que a base de fiesta, sol y subsidios está aborregada. Calla y disfruta. Ante una ciudadanía que ve de puta madre que el gobierno de un país de la Europa democrática le cercene las libertades con un estado de alarma aprobado por el borrego parlamento. Con una ciudadanía que entiende como perfecto que un gobierno mande como d. Francisco: A golpe de decreto ley.
    Esta es una mierda.

    ResponderEliminar
  2. Joan,
    lo que te han contado es cierto, pero ya lo comentaremos más adelante.
    Toy muy contenta, por cierto :-)

    ResponderEliminar