martes, 16 de agosto de 2011

La violencia engendra violencia


Os recomiendo un artículo estupendo del blog de Enrique Dans con el que he amanecido hoy. Se titula: 


Dice Darcus Howe:

"...Lo que está ocurriendo yo no lo llamo disturbios, lo llamo la insurrección de las masas del pueblo."

Dice Enrique Dans:

" El País publicó un artículo...en el que retrata de manera impresionante el contexto social de los barrios en los que surgió el movimiento violento. Nadie, en ningún momento, ha pretendido justificar la violencia. Intentar comprender un contexto no supone necesariamente justificar nada..."

Y aquí es donde empiezo a pensar yo...que a veces la violencia sí justifica la violencia...porque a la gente no le queda ninguna otra opción para cambiar situaciones insoportables. 

No hay nada más peligroso que la gente que no tiene nada que perder...porque no tiene nada. Y no hablo de una tele en color sino de un futuro, incluso de un presente.

He viajado por todo el mundo y he visto muchas cosas que me han puesto los pelos como escarpias. 

En Marruecos, por poner un ejemplo y para que entendáis por qué vienen tantos aquí, hay pueblos, demasiados, en los que no hay trabajo y si miras a tu alrededor sólo hay piedras para chupar porque ni siquiera hay campo para sembrar una mala patata. Es que no te explicas como puede haber gente viviendo allí.

Y mientras tanto el rey cubre la plaza de Marrakech con alfombras que valen un pastizal para no mancharse los pies.

Sin ir más lejos en España cada vez hay más gente que vive de lo que recoge en la basura, y es sangrante.

Existen muchas formas de violencia, y para ejercerla no se necesitan armas.

Violencia es no tener posibilidad de conseguir un trabajo digno.

Violencia es ver que no puedes mantener a tu familia en un país lleno de supermercados y tiendas.

Violencia es tener que vivir permanentemente subvencionado porque ya se encarga el gobierno de que no encuentres trabajo. 

Violencia es tener 25 años y una carrera entera y tener que dejarlo todo para trabajar en el extranjero. 

O tener que vender hamburguesas en tres idomas por una mierda de pasta al mes y encima dando gracias porque al menos tienes curro. 

O que a partir de los 50 años no te contrate ni dios. Porque tu trabajo ahora lo hacen los chinos en un sótano de su país, o mejor aún del tuyo,  y  no pagan seguridad social, ni impuestos  ni hacen contratos. Y tu gobierno lo ha permitido porque pasta manda amiguito.

Violencia es llevar currando toda la vida para al final malvivir con una pensión raquítica.

Violencia es ver cómo se gastan tus impuestos en mamarrachadas sin poder hacer nada para evitarlo mientras tu empresa, que mantenía a veinte currantes, se va a pique porque no le prestan ni un duro.

Violencia es soportar a unos políticos impresentables e incompetentes viajando en primera y comprándose pisitos mucho más caros que sus sueldos mientras a ti te embargan el piso cuando antes bien que te dieron la hipoteca.

Violencia es que los políticos se salten las leyes y fabriquen las que les da la gana para hacer lo que quieren, que básicamente es trincar.

Violencia es que se salten nuestros derechos un día sí y otro también.

Violencia es que los políticos no respondan de sus disparates con la cárcel pero todos los demás sí.

Violencia es que se suban el sueldo y se blinden las pensiones mientras el país va de culo. Y encima te suben los impuestos.

Violencia es que los poderes político y judicial sean la misma cosa de modo que no valen para nada excepto para bendecir los desmanes de los políticos y no para proteger al ciudadano.

Violencia es que te digan que vives en una ¿democracia? por los cojones y que no te puedes quejar. O en una dictadura que has de soportar sí o sí aunque no entiendas por qué.

Puedo seguir dos días enteros escribiendo y no termino.

Y ahora decidme ¿ante esto qué se supone que puede hacer la gente?

Empiezas por buscar curro: no hay.

Pides subvenciones: hasta que se te acaban.

Reclamas tus derechos: se descojonan de ti.

Te manifiestas pacíficamente en la calle una y otra vez. Como quien oye llover.

Hasta que te lías a pedradas. Y es lo que hay.

Porque estás desesperado y porque ya no aguantas más.

Porque no te han dejado otra salida. Y a estas alturas de la vaina poco importa ya si tu comportamiento está justificado o no. 

Y no hago apología de la violencia, pero es de cajón de madera de pino que una cosa lleva a la otra. 

"La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ¡Ay Dios!... Pedro Navaja matón de esquina quien a hierro mata, a hierro termina..."

8 comentarios:

  1. Verdades como puños (en alto o en bajo) una vez más

    ResponderEliminar
  2. Sorry but I disagree !
    Creo que lo que enerva al personal es que la impunidad se compra con dinero.

    ResponderEliminar
  3. Puede que a los de siempre les dejen comprar la impunidad (a Mario Conde no le dejaron y Gil tuvo que aprender a regatear); pero que a ti te condenen por hacer bien tu trabajo lleva a que antes o después empieces a tirar piedras.

    Puedes tener mucha paciencia; pero se acaba cuando te tocan las narices lo suficiente (...París 1789, 1871, Petrogrado 1917... son ejemplos extremos)

    ResponderEliminar
  4. Chapó Cristina, coincido punto por punto con Enrique.
    Borino, me ratifico en lo de la repetición de la historia... que pena.
    P.D. El caso islandés es para estudiarlo en la universidad, cómo un pueblo, pacificamente, agarra del cuello a sus malos gobernantes los saca del puesto y los mete en el hotel rejas, que envidia (de la buena, ojo).

    ResponderEliminar
  5. Violencia es que te insulten en la prensa, en la calle, en el super, qu elo repitan los amigos y los que decían serlo en el feisbu, que te militaricen diciendo que estás en huelga salvaje cuando estás intentando hacer tu trabajo y te cierran el espacio aéreo porque si, y te juzgan por sedición cuando ni sabes lo que es, y te expedientan porque con los nervios no puedes trabajar y te dejan sin formació porque no hay horas para darla y te tienen trabajando sin entender por qué cojones te cambiaron otra vez las salidas y las llegadas... violencia es todo esto... y aún dicen que el controlador es caro!!!!

    ResponderEliminar
  6. Cómo bien dice y requetedice Cristina, vosotros habéis sido un experimiento social, a los sociatas les ha salido grátis (con el rebaño que somos, cualquier cosa cuela...) y, si tenemos la desgracia que vuelven a salir, o los que vengan piensen "coño, si ha colao, nosotros también, que pa eso somos mas mejores", el resto de sectores profesionales, mejor dicho, los pocos que queden trabajando... que compren vaselina a granel...

    ResponderEliminar
  7. ojo con los islandenses, comente en este blog once upon the time y me tiraron piedras, los islandeses hay que quitarse el hat, la gorra y lo que sea, aprendamos de ese ejemplo, pero hacen falta muchos jueces fiscales abogados y un largo etc para trincar a los mamarrachos politicos, me pregunto a mi y a ti tb que hablara hoy el pepiño con el portuguez por no hacer el ave hasta lisboa, que se ofreceran el uno al otro:
    imagino la conversacion,
    mira yo te mando a unos controladores para portugal y le pagas una mierda le pones mas curro que ellos aguantan lo que les echen y tu me mandas mano de obra barata portuguesa pa poner las lineas del ave y asi lo construimos con el sueldo que me voy a ahorrar de los controladores.
    que te parece?????

    ResponderEliminar
  8. Peter hijo mio, tu dales ideas que ya verás...

    ResponderEliminar