sábado, 6 de agosto de 2011

Hay cosas que no cambian


Hoy cojo prestado un texto del blog de Baldo. Es del año 2008, pero veo que no aprendemos ná. 

Observo como hecho curioso que las empresas públicas tienen a gala llevar fatal las críticas, cuando debería ser más bien al contrario. 

Entiendo que un señor en SU empresa haga lo que le dé la gana, dentro de lo que marca la ley obviamente, que para algo la pasta la pone él. Pero las empresas públicas, que funcionan con los dineros de todos, deberían ser ejemplares precisamente por esto.

Si no respetas tus propias leyes ¿qué le puedes pedir a los demás? Eso sin contar que el hecho de que que te pongan al frente de una empresa pública no lleva implícito que te puedas quedar con su dinero, sino tan sólo gestionarlo. 

Y reconozco que en este caso concreto yo les exigiría más responsabilidad, que no es ni medio normal que te patees la pasta de todo dios y encima no tengas que dar explicaciones ni acabes en la cárcel, mientras a mí me brean a expedientes por una mariconada de blog. Si me llega a dar por matar a alguien esto habría sido la rehostia. Fijo que acabo en Guantánamo.

El caso es que por desgracia en los últimos tiempos función pública es sinónino de cortijo, chanchullo y mamoneo. 

Y con recochineo y alevosía, que según parece los tribunales han de repetir para cada caso lo que es de cajón de madera de pino, porque fijaos que el Tribunal Constitucional dice que trabajar en tal o cual empresa no puede limitar tus derechos fundamentales...

Y el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos dice que sin libertad para criticar no hay democracia, pero está en el quinto coño y además Europa es ese lugar al que queremos pertenecer manteniendo nuestras cacicadas y por eso nos va como nos va.

Ya veremos qué pasa en mis juicios porque ya sabemos todos que por el simple hecho de pertenecer al maléfico cuerpo de control, mis derechos son relativos, o sea, fundamentales a ratos y según qué juez me pongan delante.


La libertad de expresión de un trabajador de Cepsa, amparada por el Tribunal Consitucional


El Tribunal Constitucional declara NULO el despido de un trabajador por haber realizado un escrito en memoria de cuatro compañeros que murieron en un accidente de trabajo en CEPSA. 

Se ampara su derecho a la libertad de expresión, reprochándose actitudes que limitan las libertades fundamentales recurriendo a la sanción, incluso con el despido. 

Dice el Tribunal Constitucional que tales expresiones que se difundieron internamente, también pudieron haberse realizado externamente, encontrando igualmente acomodo en la cobertura del derecho fundamental.

Para el alto Tribunal: 

"Las organizaciones empresariales no forman mundos separados y estancos del resto de la sociedad, ni la libertad de empresa que establece el artículo 38 del Texto Constitucional legitima que quienes prestan servicios en aquellas, por cuenta y bajo la dependencias de sus titulares, deban soportar despojos transitorios o limitaciones injustificadas de sus derechos fundamentales y libertades públicas, que tienen un valor central en el sistema jurídico constitucional. 

Las manifestaciones de "feudalismo industrial" repugnan al Estado social y democrático de Derecho y los valores superiores de libertad, justicia e igualdad a través de los cuales ese Estado toma forma y se realiza."

Merecido reconocimiento a Don Sergio Enrique Izquierdo Hernández por su arrojo y tesón, también por su paciencia, por no conformarse con las sentencias en su contra del Juzgado de lo Social, ni del Tribunal Superior de Justicia que consideraron había extralimitado el derecho de expresión.

Reproducción del texto, escrito por Don Sergio Enrique Izquierdo Hernández:

“IN MEMORIAM

Por mis cuatro compañeros y amigos, 3 de Cepsa y uno de contrata, que murieron en el accidente de TRANSF3-HIDRO2, en junio del 92. Que murieron quemados como perros defendiendo los intereses de la Empresa, y que murieron así por, entre otras causas, un gran compañerismo laboral, falta de reflejos, y que la soplante de aire al horno estaba espirando a ras de tierra. 

Me prometí que algún día les haría un sentido homenaje, a pesar del encefalograma plano y bobalicón que está imperando aquí, desde hace mucho tiempo. Queridos amigos, estén donde estén, va por ustedes.

LA EMPRESA RETIRA LA SANCIÓN QUE ME IMPUSO.

En noviembre pasado, M. Carvajal me sancionó con 5 días en un expediente disciplinario como falta grave —así no tendría juez interno y me obligaba a ir a la Magistratura— que además contó con el beneplácito del Cté. de Empresa y su sindicato mayoritario.

Ahora, tras la finalización del contencioso, ayer en el Palacio de Justicia de S/C de Tfe., he decidido contestar en varias cartas abiertas, a todas las personas, entes sindicales y laborales, que participaron en aquel engendro sancionador.

Hoy creo un poco más en la Democracia Española y sus Leyes. Que la libertad de opinión y la libertad de expresión, sean por siempre, cabecera fundamental de la vida. De puño y letra Sergio Izquierdo Hdez.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dice: 

"La libertad de expresión no es sólo la manifestación de pensamientos e ideas, sino que comprende la crítica de la conducta del otro, aun cuando sea desabrida y pueda molestar, inquietar o disgustar a aquél contra quien se dirige, pues, así lo requieren el pluralismo, la tolerancia y el espíritu de apertura, sin los cuales no existe sociedad democrática."

Humilde homenaje, aquí una vez más, a los cuatro compañeros de Sergio Enrique, fallecidos en accidente de trabajo, extensible a todos los que cada día pierden la vida trabajando, en la ida y vuelta, como consecuencia de enfermedades profesionales y los que sin perderla, merman la calidad de la misma.

Con independencia de que son muchas las empresas que cumplen con los requisitos legales, sin dudar en absoluto de que así sea y entre las que pueda estar sin duda alguna Cepsa, son necesarias actitudes contundentes de repulsa absoluta y radical hacia quienes descuidan su obligación y deber de velar por la salud y la seguridad laboral, también hacia los que sancionan a quienes hacen uso de sus derechos fundamentales, por el simple hecho de hacer uso de los mismos, aun encima de habérselos vulnerado. 

Asimismo, de rechazo contra quienes hacen oídos sordos o miran para otro lado.

Salvo mejor parecer

5 comentarios:

  1. "Si me llega a dar por matar a alguien esto habría sido la rehostia."
    Cristina, si matas a 25 personas y dices que eres de la ETA, estas en la calle en seis meses, como ha ocurrido con algun que otro tipejo, pero como estas haciendo cosas peores, como este blog y poder ejercer un derecho constitucional, pues directamente a la guillotina, que eres un ser infernal que retuerce las mentes borreguiles infamemente.
    Amen.

    PS: Creo que todavia te queda una comparecencia ante uno que lleva toga, otra cosa es que se le pueda llamar juez a todos los efectos, y espero que te vaya bien esta vez.
    Suerte.

    Por cierto, recorta lo que no puedas poner en esta tu casa, que manda webs tener que estar cohartado en tu propio patio.

    ResponderEliminar
  2. Visitas al de la toga me quedan...cinco.

    ResponderEliminar
  3. Animo chiquilla, que lo que no te mata te hace más fuerte.

    P.D. Lénin,Hitler, Mussolini,Stalin, Mao, Franco, políticos españoles y togas aledañas... (censúrese lo que ponga en peligro la libertad de expesión en este blog, Cristina).

    ResponderEliminar
  4. ¿Y si alegas que se trata de un blog humoistico? por lo visto si se dice con humor, no se ofende pues los cómicos se meten con to cristo y estoy por ver que a uno lo expedienten ¿que pueden meterse con cualquiera menos con la empresa que los contrata? HUMOR NEGRO ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Si humorístico ya es, sólo que hay peña que caree por completo de sentido del humor.

    ResponderEliminar