viernes, 10 de junio de 2011

Los retrasos en control: rodadura


Seguimos con el tema de los retrasos, que veréis que este verano se va a poner más de moda que nunca gracias al ingenioso "plan-de-choque-además-de-verdad" que se van a sacar de la chistera nuestros flamantes gestores.

Una vez que el avión tiene la autorización para poner en marcha, el piloto ultima sus preparativos y cuando lo tiene todo listo llama al controlador de rodadura.

En el plan de vuelo hay una hora que se llama "hora estimada de fuera de calzos", o sea, cuando quitan los monísimos tochos que han puesto delante de las ruedas del avión para que no se vaya solo. 

Ya sé que todos sabéis lo que son unos calzos, lo que no sabéis es que el verano pasado en Ibiza no se los pusieron a un avión y se fue de paseo sin piloto por el aeropuerto. Pasa en las mejores familias.

Esto de la aviación es en general muy sofisticado (medios técnicos), y de vez en cuando francamente rústico (el factor humano es lo que tiene...que no tiene remedio).

Sigo. El piloto tiene un tiempo determinado para pedir retroceso o rodaje a partir de dicha hora, y si no te llaman transcurrido ese tiempo tiene que volver a presentar el plan de vuelo. Esto es lo que dice la teoría. Luego llega la picaresca que podríamos decir.

A saber, el piloto llama como si estuviera listo sin estarlo, un truco para ganar algo de tiempo sin perder la hora. Una normalmente se hace la longuis en estos casos excepto si el retraso ya es descaradísimo.

A veces el señor del carrito está a por uvas o liado en otro sitio, o falta un pasajero, en fin, cosillas.

A lo tonto se acumulan unos minutillos de demora por aquí y por allá, que el avión ya sale más tarde de lo que le toca. Y un minuto en aviación es bastante tiempo. Pero sobre todo son muchos aviones, y si cada uno acumula unos pocos el resultado es un mogollón.

El retroceso a veces es sencillo y a veces no. 

Ejemplo: en Palma la compañía Air Berlin tiene montado un centro de distribución o hub, que es el nombre moderno. Trae turistas de Alemania y más pallá en aviones grandes y los redistribuye desde Palma en otros más pequeños.

En mis tiempos heroicos de torrera los Airberlines aparcaban en stands contiguos. Esto es genial para distribuir el pasaje, sólo que cuando uno retrocede tapa al de al lado. Vamos, que se le queda plantado detrás perfectamente perpendicular con lo que el segundo no puede salir de su parking.

Tontería: todos piden retroceso a la vez. Y pueden ser veinte. 

Tontería: no pueden retroceder todos a la vez. Demora para unos cuantos.

Por otra parte, en la rodadura se pueden montar atascos acojonantes. 

Ejemplo otra vez. Palma tiene dos pistas, norte y sur unidas por una calle de rodaje que se llama link...y que sólo tiene un carril. Liloliiii.

En condiciones idílicas, los aviones despegan por la pista norte y aterrizan en la sur. En la práctica despegan por la norte y aterrizan en las dos, que a veces hay tal mogollón que con una pista no llega, y nosotros intentamos asegurarnos de que tomen tierra los que están volando, que desde el suelo ni te caes ni te quedas corto de combustible.

Ahora imaginad que habéis hecho una una bonita fila de aviones que van hacia la pista norte y entonces os encontráis con uno que ha tomado en la pista norte y tiene que ir a su parking que está...en la zona sur del aeropuerto, o sea, en dirección perfectamente contraria al resto y tenéis la tal calle de un solo carril. Liloliiiii. 

Empieza el encaje de bolillos, que no puedes dejar a esta peña plantada en una esquina: tiene que llegar a su sitio. Pero los otros tienen que salir. Y los aviones son grandecitos.

Y la mitad de las salidas tiene slot así que búscate la vida para que lleguen a tiempo y no lo pierdan.

Pues te dedicas a meterlos y sacarlos de la plataforma porque en ésta hay además otros aviones retrocediendo o rodando al mismo tiempo y hay que esquivarlos.

No sé si os hacéis una idea de la movida. Si lo habéis conseguido poned más y más aviones hasta conseguir sesenta a la hora, es decir, uno por minuto, moviéndose en todas las direcciones que se os ocurran.

No es tan sencillo como parece, de hecho es un carajal. Y unas veces sale fetén y otras no tanto porque no hay manera. Aquí tenemos otra causa de demora.

Según la complejidad del aeropuerto, la posición de rodadura se puede desdoblar. En Palma en dos, norte y sur. 

Obviamente cuantas más posiciones haya más aviones se podrán mover. Este concepto se les escapa a nuestros gestores, que pretenden manejar más aviones con las mismas posiciones o menos...y no funciona así por mucho que uno lo quiera. En realidad no se les escapa sino que se la sopla.

A mí me encantaría ser joven y rica y mira tú dónde estoy y la pinta que tengo.

Y ahora pongamos un marrón: avión al que se le escoña algo y bloquea la rodadura hasta que se lo llevan...y los aviones siguen llegando mientras.

Y otro: se estropea la pantalla en la que pone a qué parking va cada llegada con lo que hay que preguntarlo por teléfono, el pobre de operaciones lo tiene que buscar...y mientras escuchas el teléfono sigues hablando con los demás aviones.

Y otro más: un avión se ha comido un pájaro al despegar y hay que entrar en la pista a quitarlo con lo que no despega nadie hasta que lo encuentren. Y siguen llegando aviones a la cabecera.

Y uno doble: un avión aborta el despegue y como tiene las ruedas hirviendo hay que sacarlo de la pista y llevarlo al parking...remolcándolo con un carrito. Como éramos pocos parió la burra.

Y uno triple: hay obras en el aeropuerto y tramos cortados por todas partes.

Y uno mortal de necesidad: lo tienes todo enfilado a una pista y entra un viento acojonante en sentido contrario y hay que cambiar la pista...y llevar todo el bacaclao a la otra cabecera.

Y entonces te quedas sin radio. Saltas de una consola a otra buscando una que funcione. Han pasado veinte segundos...suficientes para que cuatro pilotos te llamen con tono de ¿qué coños pasa en esta torre? porque ellos esperan que les contestes en el acto como haces siempre.

Y no se puede levantar la persiana del fanal porque se ha enganchado y se está haciendo de noche y no ves un pimiento y el de mantenimiento ya no sabe que hacer para levantarla sin romperla porque vale una pasta.

Y llega una tormenta. Y no despega ni dios y se te peta el aeropuerto. No caben más. Aparcas aviones en la puerta de la plataforma.

Y se monta una niebla gloriosa. Se mueven los aviones de dos en dos porque no se ve un pijo.

Y una avioneta se le va la olla y como no ve, entra en la pista y tú te pones histérico.

Por no hablar de incendios o nevadas y aviones haciendo cola para que les descongelen las alas...en fin...

Todo esto y mucho más me ha pasado a mí. El número y la variedad de putadas es ilimitado. Y lo que os cuento no es la excepción, sino el pan nuestro de cada día. Pensad que un aeropuerto como Palma no se cierra ni de día ni de noche ni un solo día del año.

Hasta se me ha metido un negro corriendo en la pista perseguido por la guardia civil, pero esto pertenece al siguiente capítulo.

En aviación lo bonito es que nunca te pasa una sola cosa sino varias y además muy rápido. Se lía en dos segundos. Menos mal que estás tú para arreglarlo, jajajaja.

Como veréis la rodadura puede ser desde tranquila hasta todo un festival. Y el nivel de puteo es directamente proporcional a la cantidad de aviones que se mueven. Y si hay demasiados aviones o alguna circunstancia tonta, que hay mil al día ¿qué tenemos? demoras pequeñas o grandes según la situación.

Y los controladores no decidimos cuántos aviones van a venir ni cuándo se van a hacer obras en el aeropuerto ni si va a haber nieblas o tormentas. Lidiamos como podemos con lo que hay.

Normalmente a estas alturas estáis poniéndonos a caldo en el avión...y nada de lo que haya podido pasar es culpa nuestra.

Sé que a la mayoría os falta información, pero desde mi humilde punto de vista hay tantas cosas y tanta gente implicadas en una cosa aparentemente tan tonta como que un avión despegue: procesar los planes de vuelo, llenar un avión de gente, ponerle combustible, cargar las maletas, que todo funcione, que el personal de a bordo esté en su sitio, que venga el carrito, que el aeropuerto  no esté congestionado, que el tiempo acompañe, que haya controladores suficientes y seguro que me dejo algo, que lo milagroso es que los aviones salgan a su hora, que esto que os cuento se hace tranquilamente más de mil veces al día en Barajas o en Palma en verano.

Vosotros sólo véis vuestro avión, nosotros los vemos todos.

Hay muchísima gente trabajando un montón para que vuele un solo avión. Y como dijo aquél: en verdad os digo que lo hacen de puta madre. Sus jefes a veces son otra historia.

Continuará...y lo que os queda, porque me estoy dando cuenta de que me encanta escribir sobre control ;-)

6 comentarios:

  1. Sí, superar tantas dificultades ayudaba a que esta profesión fuera bonita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jooo... muy ilustrativo, estuve casdo 10 años con una azafata (TCP) en eufemico, i pensaba que ya conocia bastante, pero leyendote aprendo mas, no me inmagino al Pepino Blanco haciendo tu trabajo, ya que en el suyo es un incompetente total, pero... como no sabemos realmente cual es el suyo... a lo mejor lo borda. Por lo que sabemos hasta ahora, a lo unico que se dedica es a conpirar y por lo visto le sale bastante bien, de hecho le ha dado por el saco hasta a su jefe el Presidente Rodriguez.

    ResponderEliminar
  3. Ayer recibí un mensaje de Aena Aeropuertos S.A, no de Aena.. que ya somos empresa, informando que por no se qué evento hoy iban a enseñar a los niños de Coslada el funcionamiento de Barajas..Osea.. llevarlos a bomberos, a ver los halcones.. todo muy chulo. Pues mira, eso es lo que debían hacer enseñar el "funcionamiento de un aeropuerto" pero bien.. y no solo a los niños, a todo el mundo... Enseñar todo esto que cuentas en este post. Enseñar a los niveles 1 que hacen pasillos, enseñar los medios,pocos, con los que se cuenta para realizar tu trabajo.. vamos que si van a enseñar el aeropuerto como si fuera un circo que enseñen el circo entero.. a los payasos, los contorsionistas, los domadores, los magos... que mucho marketing pero la basura bien escondida.

    ResponderEliminar
  4. Nosotros no le llamamos rodadura... es la posición de MARRONES VARIOS. Lo de que los aviones rueden o no es casi anecdótico, lo jugoso es el resto.¿y cuando de dos retrocesos simultáneos uno te lo hace mal y se te quedan los avioncicos mirándose tiernamente a las cabinas? ESA ES GUAPA!
    LÁSTIMA que por lo visto en tu airport no había BASE AÉREA, que las anécdotas son geniales, cuanto me gustaría que un día escribieras sobre la idiosincrasia aeronáutica militar!

    ResponderEliminar
  5. Terelu querida, tenemos una base aérea dentro del aeropuerto, la de Son Sant Joan. Lo que pasa es que los pilotos de la base son unos genios. Vuelan de vicio, son majísimos y nos ayudan una barbaridad.

    También tenemos otra base militar en Pollença. Y también son fantásticos.

    Como siempre sus jefes son otra historia. Un día de estos os contaré unos chascarrillos ;-)

    ResponderEliminar