martes, 14 de junio de 2011

Estado de Alarma


Es en el que me encuentro yo, que voy descontando los días que quedan para que me despidan por escribir este blog.

Porque yo, que soy una tía normal y corriente, tengo por delante como cinco juicios por culpa de este bonito curro y de este bonito blog. Y es un pestiño y un despropósito.

Con lo bien que curramos todos cuando nos dejan un poquito tranquilos, que es lo que necesitamos ya: currar en paz de una vez. Y más ahora, que hace muchísima falta porque vienen los turistas.

Y porque tengo todos los pelos de punta con las medidas de choque-además-de-verdad que se les han courrido a nuestros gestores. 

Esta situación se puede reconducir. No arreglar del todo porque seguimos siendo pocos, y menos si te dedicas a echar a peña que hace falta, pero sí mejoraría bastante si gestionásemos con criterio en lugar de con mala leche y tomando deciones basadas en la operatividad y no en la política.

Con una cosa tan tonta como turnos de refuerzo más cortos en lugar de alargando los que hay, que es una barbaridad, la peña rendiría bastante más.

Y es más hábil tener los sectores llenos todo el rato con una capacidad razonable que aumentar la capacidad a lo bestia reduciendo la separación en sitios en los que no cabe un alfiler.

Y más con peña reventada por el cambio de horario, que es draconiano, sobre todo por las cargas de trabajo que tendrá que asumir cada controlador.

Los que no trabajáis a turnos no lo sabéis, pero el cansancio en nuestro caso es acumulativo. No se pasa durmiendo un sábado hasta tarde como en el caso de una persona que duerme cada noche.

Cuando estuve de baja el año pasado porque se me descuadró el sueño entero, tardé dos meses enteros en recuperar el ritmo normal. Y delante de los médicos, que no me lo invento.

No mola que controlen tus aviones tíos agotados. Y estresados porque cada vez van más juntos y es peligroso.

Para que se me entienda, unas cifras.

Yo trabajo en lo que se llama un área terminal (TMA). Es una zona en la que hay uno o más aeropuertos. Tres en el caso de Baleares.

Esto significa que los aviones suben o bajan, así que van rápido, pero no tanto como cuando están a niveles de crucero.

Un avión a baja velocidad, enfilado ya para aterrizar y muy cerquita del aeropuerto recorre 5 millas en un minuto.

Yo separo con 5NM, lo que significa que si me cuelo o el avión da el viraje muy abierto o no frena lo que toca o se despista el piloto nos quedamos con 3NM. Es un margen de seguridad aceptable aunque a una le ponga de los nervios cuando lo ve.

En los niveles altos los aviones van a 900 por hora, que es poca broma. Se separa con 8NM entre otras cosas porque van mangados, y si hay un error te quedas con 5NM de separación, que a esa velocidad ya está bien.

Si ahora tienes que separar con 5NM que es lo que quiere AENA y te quedas en 3NM con dos aviones que van a toda hostia...lo siento pero no es ni mucho menos igual de seguro. Y es lo que hay. Matemáticas puras y duras.

Y más cuando los sectores de control en España son enormes. Yo el otro día ya sudaba la gota gorda con un sector que no es de los más grandes, que se te salen los aviones de la pantalla. Pues si véis el tamaño de los de Barcelona ni os lo creéis.

Tengo un montón de propuestas más (lo que digo son ideas mías y de nadie más aviso), que esto lo arreglaba yo en un pis pas. Lástima que no le interesen a nadie porque aquí no se trata de mejorar el control sino de privatizar AENA.

El experto. AENA tiene los pies de barro

No hay ninguna duda de que el Gobierno del Sr. Zapatero ha tocado fondo y se desliza sin control,  a oscuras y sin rumbo en casi todo. También en el funcionamiento de nuestro sistema aeroportuario.



Tenemos el honroso mérito de ser el país que acumula más retraso en los aeropuertos y, según Eurocontrol, un grave riesgo de que nuestro espacio se vea gravemente afectado en el próximo verano, fundamentalmente por la falta de controladores aéreos y de capacidad de programación de AENA.

Es gravísimo que un gobierno no tenga capacidad de reaccionar ante una nueva amenaza sobre uno de los pocos sectores que nos quedan para empezar a salir de la crisis. 

Pero es todavía más grave que cuando vemos que AENA engaña de forma consciente a Eurocontrol, aparentando un número de controladores operando que no tenemos, el Gobierno calle, consienta y no investigue.  

Hemos visto en los últimos meses que el ministro José Blanco presumía de haber resuelto la crisis de los controladores y, además, de haber abordado un nuevo modelo aeroportuario. Después de un año, vemos que nada de eso es verdad. 

Y aparece que AENA tiene los pies de barro, que su funcionamiento no es el adecuado, que su Plan Empresarial no resiste la menor crítica y que no tiene los mecanismos operativos y organizativos precisos para iniciar un cambio sustancial en su funcionamiento. 

Y ante todo esto cabe preguntarse, ¿cómo es posible que aun así el Gobierno insista en enajenar una parte importante de AENA, y cómo es posible que se sea tan contumaz en externalizar los servicios de control de las torres? 

Lo más benevolente que podemos pensar es que no saben hacerlo de otra manera. La casa hay que empezarla por los cimientos y con un proyecto aprobado. 

Cuando no se tiene modelo, cuando se dictan normas deslavazadas y cuando se improvisa permanentemente, el resultado no puede ser otro que el desmoronamiento del sistema. 

Ya no queda nada de aquella AENA, rentable, capaz de hacer infraestructuras sin aumentar su deuda y con un funcionamiento seguro y eficaz. Hoy, el organismo tiene 13.400 millones de deuda y es el peor de Europa en el servicio a los ciudadanos.

http://larazon.es/noticia/8582-el-experto-aena-tiene-los-pies-de-barro

3 comentarios:

  1. Dejando todo manga x hombro es todo mas barato para sus.amiguetes....

    ResponderEliminar
  2. Hola mi amor, estoy de acuerdo contigo, esto lo arregla cualquiera que se proponga arreglarlo. Pero me temo que ese no es el objetivo del jefe del cotarro. Lo que quiere es vender.

    Lo demás no importa y para muestra véase que después del accidente del Spanair las causas siguen presentes: no hay inspecciones adecuadas, nadie encargado de dar licencias sabe del avión que certifica, el despropósito de Barajas no tiene remedio, se culpará como de costumbre al muerto aunque siguió el MEL (libro que dice qué hacer si falla algo en el avión)...

    Y mañana hablaremos de las tripulaciones de helicópteros. Lo que nos queda majos, saludos.

    ResponderEliminar
  3. Y que quieres si tenemos un ministro que antes se dedicaba a hacer las fotocopias en Ferraz??... como decía aquel... y la nao va...
    Estos tienen patente de corso ... hoy dicen una cosa y mañana la contraria y las dos cosas son verdad.

    ResponderEliminar