martes, 21 de junio de 2011

Es lo que tiene la tensión sexual no resuelta



* Está empezando a dolerme el cuello...por enésima vez este año. Menos mal que el ficus va bien.

Las relaciones entre USCA y Aena se tensan

Así se desprende de los documentos a los que hemos tenido acceso, en los que se hacen patentes las discrepancias que se ponen de manifiesto en las reuniones que ambas organizaciones mantienen a fin de garantizar la normalidad en el funcionamiento de la empresa y del tráfico aéreo, que parecen tener difícil solución.

En primer lugar, USCA considera que hacer depender el complemento de productividad de una dependencia -en base a los compromisos adquiridos por la empresa con Eurocontrol, IATA y otros-, de reducir las demoras a un máximo de 1 minuto de media por vuelo en ruta y un minuto de media máximo por demora de aeropuerto, carece de lógica en tanto en cuanto la responsabilidad de no alcanzarse ese objetivo puede que no sea atribuible a los controladores, sino imputable a Aena, como por ejemplo por errores de gestión o falta de personal (a las que estamos últimamente acostumbrados: la primera viene siendo evidente desde el 5 de febrero y la segunda la certifica Eurocontrol en su último informe Performance Review Report). 

Concluyendo USCA, que no puede descargarse en los controladores la falta de eficiencia del sistema si la causa es objetivamente imputable a la pésima gestión de Aena.

Otra de las discrepancias tiene que ver con la selección de controladores para puestos tecnico-operativos de carrera profesional, como jefe de sala o jefe de torre, entre otros. 

Mientras Aena habla de pruebas de selección de "tipo personal" relacionadas con conocimientos relativos al puesto que vayan a ocupar -aunque no lo hayan ocupado antes- y al "alineamiento" del candidato con los objetivos de la empresa -esto es en realidad lo principal-, sin tener en cuenta la antigüedad -lo que suena a criterios muy subjetivos-, USCA propone hacer valer la antigüedad y el historial profesional del solicitante como criterio objetivo sin necesidad de someter al candidato a ningún tipo de prueba, entendiendo que la empresa debería ser quien se preocupara de la formación necesaria tras la selección del candidato con la antigüedad y la experiencia operativa adecuadas. Sistema éste que era el que se venía utilizando hasta el decretazo, por cierto.

Y, finalmente, la tercera pero ni mucho menos la última, tiene que ver en cierto modo con la anterior.

Según parece, Aena quiere nombrar coordinador regional de las torres de control de Canarias a un controlador con muy poca experiencia y muy poca antigüedad. 

Y tal y como se recogía en el anterior Convenio colectivo y se recoge en el actual (el laudo de Pimentel, también conocido como "pimentelazo"), hay que plantear cualquier eximente de los requisitos -establecidos hace años por ambas partes- que se considere ante la Comisión de Interpretación y Vigilancia (CIVCA) creada al efecto para su valoración y subsiguiente acuerdo.

De modo que ante la propuesta razonada y negativa de USCA de eximir del requisito de antigüedad y, por tanto, de experiencia al controlador y su propuesta de que Aena busque a otro más adecuado para ese puesto, la representación de Aena en la comisión mencionada -representación de la que también forman parte controladores no operativos- ha puesto sobre la mesa la ley 9/2010 y le ha dicho a la representación sindical que se acoge a lo en ella recogido relativo a la "continuidad del servicio" para hacer valer su criterio. 

Como si la "continuidad del servicio" dependiera de un controlador inadecuado por inexperto y escasa antigüedad.

Por no hablar, de que si es cierto que Aena necesita ahorrar bien pudiera eliminar ese puesto de su estructura y asignar sus funciones a otros puestos. 

Y si hiciera lo mismo a lo largo y ancho de su pesada y, por lo que se ve, ineficiente estructura, y pusiera a trabajar en la frecuencia a los controladores sobrantes, que es donde deberían estar, el ahorro podría alcanzar una cifra millonaria muy respetable y las demoras se reducirían probablemente de forma significativa.

En definitiva, ¿de qué sirve contar con un foro para dirimir las discrepancias si luego Aena hace valer su criterio por la fuerza? ¿Quizás para acabar en los tribunales sabiendo la parcialidad de la que vienen haciendo gala últimamente nuestros jueces?

Como se puede comprobar, esta actitud totalitaria y equivocada de Aena en las sesiones de negociación con la representación sindical de los controladores aéreos contrasta con las candorosas e ideales manifestaciones oficiales de la empresa y con las declaraciones del sr. Lema cuando aseguran, que la situación "está normalizada" y que por ello no se esperan alteraciones en el servicio.

Es muy posible, mejor dicho, seguro, que no vaya a haber durante el verano alteraciones en el servicio por parte de los controladores. 

Pero lo cierto es que si Aena no empieza inmediatamente a cambiar de actitud en la gestión y en la relación con los controladores, se nos presenta una temporada de verano tórrida. Y no nos referimos al clima.

Seguiremos informando.

http://www.aviaciondigitalglobal.com/noticia.asp?NotId=16574&NotDesignId=4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada