jueves, 9 de junio de 2011

Empeorando que es gerundio


Lo que es no dar pie con bola y pasarse la ley por el arco de triunfo. Vamos a comentar esta noticia, que es tremenda.

Los retrasos en los aeropuertos no son sólo culpa de AENA, pero hay "mucho que mejorar". 

Como por ejemplo la gestión, que es un desastre.

El presidente de AENA, Juan Lema, ha explicado esta mañana las líneas principales de las medidas que va a implantar a lo largo del mes para tratar de aumentar la puntualidad un 10% con vistas a la temporada de verano, y que había esbozado ayer el ministro de Fomento, José Blanco, en el Congreso.

Lema, que ha convocado a la prensa para dar cuenta de la puesta en marcha de Aena Aeropuertos, ha señalado que de la auditoría realizada por Eurocontrol en el centro de control de Torrejón de Ardoz, el mayor de España, se deduce que se puede ampliar la capacidad de los sectores (el número de aviones que se pueden atender) en un 15% de media, se puede disminuir la separación entre aviones de ocho a cinco millas (de 14,8 a 9,2 kilómetros) y mejorar la coordinación con los militares.

Subir la capacidad un 15% es una locura. Ya se hizo en Palma el año pasado a lo loco (y no la han bajado, luego lo de esta vuelta ya será la hostia), y nos pasamos el verano rellenando informes de incidentes y controlando un sector con tres pantallas, que no es ni medio normal.

Las capacidades que manejan estos caballeros molan. Pongamos un ejemplo sencillo: 30 a la hora en un sector determinado. En teoría esto es un avión cada dos minutos, que se lleva bien. 

La putada es que en la realidad las cosas no suceden así y de pronto te encuentras, como yo el otro día sin ir más lejos, con 20 aviones en 17 minutos. Y flipas. Porque encima van todos de morros y unos encima de otros y unos tienen que subir y otros que bajar.

Me da lo mismo que en el resto de la hora vengan los otros diez, porque se me ha caído el pelo en los 17 minutos de marras.

Y porque según su peculiar vara de medir, la capacidad equivalente sería de más de 60 aviones a la hora, que es una burrada.

Os hablo de aviones que van a 800km/h, que es poca broma.

Por otra parte, cambiar la capacidad de un sector requiere que se realicen unos estudios de carga de trabajo y otra serie de historias para ver si la ampliación es segura.

El año pasado presentaron unos ideales para el caso de Baleares en los que no se tenían en cuenta ni tormentas ni emergencias ni vuelos visuales, que son el pan nuestro de cada día. 

Los llamaron procedimientos transitorios para que no se notara tanto que se saltaban todas las normas.

Volar es muy seguro porque en aviación todo es redundante y se establecen separaciones entre aviones y capacidades que permitan atender emergencias e imprevistos. Si ajustamos al límite estamos cargándonos un factor importantísimo para garantizar la seguridad.

Y si además de meter más aviones en un sector vas y los juntas pasando de ocho a cinco millas, el cóctel está servido.

Y si pones a controlarlos a tipos reventados porque el cambio de horario es draconiano y se ha hecho sin mirar la carga de trabajo adicional que tendrán que soportar en cada turno, que va a ser fina...haced vosotros mismos las cuentas.

Por no mencionar que los aeropuertos tienen una capacidad limitada, que el otro día en Palma resulta que se nos petó, y mira que es grande, por una cosa tan tonta como que había tormenta y los que estaban en tierra no podían salir.

¿Qué hacemos con los que siguen llegando? Ojo que en Palma hay tormentas con bastante frecuencia. Una diaria en los últimos tiempos.

Además de los cambios de horarios de los turnos, AENA prevé también reducir el número de supervisores, la dotación de controladores en horario nocturno y los periodos de formación para lograr la habilitación en cada puesto de trabajo. Y también la implantación de la llamada monoposición (un único controlador en la torre) en horario nocturno.

Lo de la monoposición es fenomenal. Y en Palma ha quedado precioso. Veréis, ahora habrá un controlador encargado de la aproximación de Ibiza y de la de Palma, que ya de por sí es una mala idea e infringe unas cuantas normas.

Pues resulta que las pistas de Palma y de Ibiza se llaman igual: 24/06, con lo que tranquilamente autorizas al de Palma y el que va a Ibiza se cree que se lo has dicho a él y se mete al aeropuerto y la hemos liado.

Por tonterías con las comunicaciones ya tuvimos el accidente de los Rodeos en el que un avión interpretó que lo habían autorizado a despegar, cuando lo que le dijeron fue que esperase para despegar.

Desde entonces la palabra despegar se utiliza única y exclusivamente cuando se autoriza el despegue y bajo ninguna otra circunstancia para evitar errores.

Ahora me contáis si es buena idea o no lo de dar aproximación a dos aeropuertos con pistas del mismo nombre.

En EE UU se ha cuestionado esta práctica después de varios incidentes ocurridos en los últimos meses porque el controlador se había quedado dormido. La Administración federal ordenó que se reforzasen las 27 torres afectadas de manera inmediata.

Aquí hacemos justo lo contrario porque la fatiga de los controladores es una invención...como las cifras que maneja el ministerio de Fomento.

No es serio gestionar la aviación ocultando los problemas y engañando a la opinión pública.

Yo os digo lo que hay desde mi puesto de trabajo, no desde un sillón. Que cada uno crea lo que quiera.

Y que dios reparta suerte. Estamos jugando a la ruleta rusa.

3 comentarios:

  1. Que atrevida es la ignorancia. Espero que no tengan que acabar en la cárcel. Porque a alguno de nosotros puede que le toque, pero que les quede claro que ellos van detrás.

    ResponderEliminar
  2. Doña Cris

    Que canguelos me esta dando todo esto, es un sin vivir.

    Cuando vaya a Mallorca de vacaciones iré en barco, nada de aviones, pero con el flotador puesto, que no sé yo si Pepiño también puede meter mano en esta navegación marítima, que ya no me fio.

    ResponderEliminar
  3. Lo que me resulta desconcertante no es que un atajo de "entes" sin escrúpulos a los que la seguridad aérea se la trae al pairo se retraten en su infinita ignorancia y desprecio absoluto por las normas al sugerir tamañas barbaridades para intentar solucionar el problema que ellos mismos han creado. Ya llevan haciéndolo mucho tiempo.

    Lo verdaderamente espeluznate es que la sociedad española, los pasajeros, los periodistas (¿queda alguno?), los pilotos, los touroperadores etc no pongan el grito en el cielo ante semejante barbaridad, más propia de un dictador bananero o un psicópata peligroso que de un supuesto país moderno y europeo.

    Asistimos a momentos en los que las llamadas "autoridades" huyen hacia adelante jugando con las vidas de nuestros seres queridos y la economía española con tal de no dimitir ni reconocer sus errores.

    Si hubiese un desgraciado accidente, ¿dónde estarán los responsables políticos de este desmán? ¿En otro consejo de administración?

    Tal vez hablando el lenguaje de la pasta, que parece ser el único que entienden estos aprendices de Jack el destripador al frente de Aena alguien tome medidas: tras el accidente de Los Rodeos el turismo en Canarias se fue a pique (no confundir con Piqué) y PanAm quebró.

    Aviso a navegantes.

    ResponderEliminar