miércoles, 27 de abril de 2011

La diferencia entre abstenerse, votar en blanco y el No Les Votes



Por: Isaac de  La Libreta en blanco. (CC)

Probablemente has pensado en votar en blanco, votar nulo o, directamente, no moverte de la butaca de tu casa el 22 de mayo. Si es así, tómate diez minutos y lee este post mientras te tomas el café, porque voy a intentar hacerte ver de qué sirve cada una de las tres posiciones tal como están las cosas en España, con los datos en la mano y por qué #nolesvotes no te recomienda ninguna.

La abstención

#novotes es un hashtag que se deja ver junto con el de #abstencion mucho al igual que el de #nolesvotes. A veces incluso juntos. Pero no revueltos. No son lo mismo. Cuando alguien te dice que no votes, o decides no votar estás absteniéndote de expresar tu opinión en las urnas. Abstenerse es simplemente no votar. Quedarte en casa el día 22 de mayo viendo la tele y punto.

La diferencia sutil entre la gente de #novotes y la de #nolesvotes es que mientras la primera te dice que te abstengas, la segunda te dice que no te abstengas, pero que no votes a los de siempre. ¿A quién hacerle caso? Por supuesto, a quien tú quieras, el voto es tuyo. Pero antes de decidir toma esto en cuenta.

Si no votas, probablemente es para expresar tu descontento con la situación de la política española. Probablemente digas “estoy en contra de un sistema que me toma el pelo, así que no participo en el sistema“. Algunos de los que han montado la página de Facebook de malestar.org, piensan así. Muchos de vosotros seguro que también. No obstante, los no-votos en el sistema electoral español no cuentan nunca. Ni para mal, ni para bien.

Pongámonos en antecedentes. Si leísteis mi post del martes, ya sabréis la historia de las elecciones catalanas. En 2010 igual que en 2006, la fuerza más votada en las elecciones catalanas fue la abstención, con un 40% y 43% de abstenciones respectivamente. Ningún partido superó esos porcentajes en ninguna de las dos ocasiones. Ni siquiera el partido más votado, CiU. De hecho en las de 2006, a pesar de no haber ganado ninguno, los partidos del tripartito se propusieron tumbar al partido más votado y juntando sus cachitos, hicieron gobierno por encima de la voluntad popular.

El caso del referéndum para la Constitución Europea es el más chocante. Según el Gobierno, de cara a la Unión Europea, fuimos el primer país en aprobar la Constitución Europea por mayoría en referéndum. El caso es que sí, el 76% de los votos fue para el sí, por lo que la Constitución fue aprobada por una amplia mayoría. Eso sí, solo fue a votar el 42% del censo. Casi el 60% de los españoles se quedó en casa. Fue la participación más baja de toda la historia de la democracia. ¿Sirvió para demostrar algo? No. La Constitución se aprobó pese a ello.

Por lo tanto, en España, la abstención no significa que estés en contra del sistema. En España tu no-voto se va a tomar como un voto a la mayoría. Un “me da igual lo que salga, ya veremos cómo me las apaño luego”. Si realmente te da igual lo que salga, perfecto. Si te da igual que suba el paro, la gasolina, las hipotecas, la delincuencia… En fin, eres libre de no votar. Pero si estás hartito o hartita de este tinglado, no tienes más remedio que ir a votar si quieres que se te oiga. Si no, tu abstención se la van a pasar por el forro.

Curiosamente, echando la vista atrás, si revisas los datos de todas las elecciones generales en España, la abstención nunca ha bajado del 20% ni ha subido del 32%. Eso quiere decir que siempre, más de dos terceras partes de los votantes censados ha ido a votar. ¿Pero sabes cuándo se ha ido a votar más masivamente? Cuando había necesidad de cambio.
  1. En 1977. Hubo solo un 21% de abstenciones, a pesar de que los españoles estaban poco acostumbrados a votar, recién saliditos de una dictadura. ¿Por qué? ¿Las ansias de cambio, quizá? ¿La necesidad de validar la nueva democracia? ¿Las ganas de ser ellos mismos quienes decidiesen su futuro? Seguramente. Las siguientes elecciones de 1979, obligadas tras ratificar la Constitución, volvieron a dar a UCD como ganador. Parece que la gente ya daba las cosas por logradas, porque la abstención (la gente del “me da igual”) subió al 31% de golpe, hasta que pasó algo gordo.
  2. En 1982 se registró la menor abstención de la historia. El 80% de los españoles salieron a votar masivamente. Solo el 20% se abstuvo. De nuevo con las ansias de cambio. Adolfo Suárez había dimitido. Acabábamos de tener el famoso 23-F. La democracia había subsistido, mantenida con palillos y había que revalidarla, no fuese a ser que a alguien se le ocurriese quitárnosla. Sin duda, un momento histórico que, también significó un cambio. De UCD pasamos al PSOE de Felipe González.
  3. La abstención volvió a fluctuar en torno al 30% hasta otro mínimo: en 1996. Bajó hasta el 22,6%. Curiosamente con otro cambio: los votantes escogieron al PP después de una serie de escándalos del PSOE. Y ahí se quedó hasta que se le ocurrió meterse en la guerra de Irak.
  4. En 2004, después de haber pasado por otro despunte superior al 31% de no-votos al “me da igual”, la abstención volvió a bajar hasta el 24% a favor del cambio. El cambio relativo. El cambio de nuevo al PSOE, que lleva ahí desde entonces.
Como queda patente, la lectura que se hace en la sociedad y la política españolas del no-voto o abstención no es de rebeldía contra el sistema. Es más bien de continuismo. Las elecciones en las que hay abstención, mantienen el status quo conseguido en las anteriores. Las elecciones en las que hay alta participación generan cambios.

Si pretendes quejarte con tu abstención, te recomiendo que consideres una mejor manera de hacerlo, porque si no, te van a tomar por el pito del sereno.

El voto nulo

El voto nulo es el voto ambiguo. Los votos con papeletas no oficiales, votos a más de un candidato, votos rotos, votos con dibujitos, etcétera, todos esos son votos nulos, porque aunque el votante se ha personado para dar su voto, el voto no se atiene a las reglas de los votos.

Este voto, igual que las abstenciones, no suma votos en el cómputo global de votos emitidos y, para los efectos, es lo mismo. Se registra como nulo para que la contabilización al final de la jornada, entre válidos, nulos y abstenciones, sume el 100% y nadie diga que ha habido tongo.

Históricamente, en España, siempre ha habido muy pocos votos nulos. En las generales sólo ha superado el 1% las primeras 4 elecciones de 1977, 1979, 1982 y 1986, y se lo podríamos achacar perfectamente a que estaban todavía aprendiendo cómo funcionaba eso de votar.

El hecho de que el voto nulo no sea computable lo hace una muy mala elección si quieres cambiar las cosas. A todos los efectos, en España funciona igual que una abstención. Y si las abstenciones no hacen nada por el cambio, imagínate lo que hacen los votos nulos que prácticamente no superan el 2%.

En #nolesvotes te podríamos pedir que votaras a “Conejitos suicidas” o al “Partido de la Pantoja de Puerto Rico“, o a cualquier chorrada que te viniese a la mente. Incluso meter una pegatina de #nolesvotes en el sobre. Daría igual. Tu voto sería igualmente nulo y dejarías las cosas igual, porque tu voto no sería válido. Sería papel mojado.

El voto en blanco

Según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, en su artículo 96, punto 5: “Se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos”.

¿Qué los diferencia de una abstención o un voto nulo? El tema de que sea un voto “válido”. El voto en blanco es válido porque sí cuenta para el cómputo final de votos. Pero si te piensas que se va a traducir en escaños en blanco, te equivocas de pleno. Entonces, ¿qué se hace con ellos?

Si has oído que son votos que se dan al partido más votado, o que se distribuyen entre los más votados, no es cierto. Pero sí perjudican a los partidos menos votados. En España no se utiliza un sistema proporcional normal y lógico, en el que cada partido se lleva el tanto por ciento de escaños que ha conseguido en las urnas. En España utilizamos una complicada fórmula matemática, la ley d’Hont (explicada pasito a pasito aquí y aquí), con una regla de salida básica: si no llegas al 3% de los votos, no entras en el juego. Los votos en blanco, aunque no se le reparten a nadie, sí que hacen el saco de votos más grande, con lo que los porcentajes, se hacen más pequeños. Como consecuencia los partidos con menos votos salen perdiendo.

Además, los artículos 68 y 69 de la Constitución Española establecen que la circunscripción electoral para las elecciones generales (Congreso y Senado) es la provincia. Eso quiere decir que, aunque un partido se pase del 3% en el recuento de votos nacional, si provincia a provincia no llega al 3%, queda eliminado. En las últimas elecciones generales, le pasó a IU de manera escandalosa. Aunque sacó más votos que CiU en las elecciones al Congreso, sacó 8 diputados menos. ¿Por qué? Porque circunscripción a circunscripción había quedado eliminada, a pesar de tener un total nacional superior.

En las próximas elecciones municipales y autonómicas pasa tres cuartos de lo mismo. Cada autonomía tiene su propia Ley Electoral, siendo la Valenciana de las más hirientes contra los partidos minoritarios, ya que eleva el mínimo al 5%. No obstante, como la circunscripción electoral sigue siendo la provincia, aunque un partido llegue al 5% global en todas las provincias de la autonomía, o incluso al 10%, o al 12%, no tendrá acceso a escaño si no llega al 5% al menos en una de ellas.

Luego, votar en blanco hace más difícil a los partidos pequeños más difícil llegar a obtener escaños, o lo que es lo mismo, hace más fácil a los partidos mayoritarios obtenerlos. De ahí que el voto en blanco acreciente las injusticias electorales y que #nolesvotes no te lo recomiende.

En todo caso, hay una iniciativa llamada “Ciudadanos en Blanco” que te proponen que les votes a ellos. Ellos a cambio, cada escaño que consigan lo dejarán vacío, siempre que legalmente sea posible. Y cuando no lo sea, no lo defenderán ni votarán en los plenos, excepto si es para votar que los votos en blanco se conviertan en asientos vacíos en una futura Ley Electoral.

En resumen

Estás jodido. O jodida. Porque te puedes quejar todo lo que quieras, tenemos libertad de expresión, pero si no sales a votar el 22 de mayo, las cosas no van a cambiar. Claro, viendo que abstenerte no es una opción, romper tu papeleta tampoco y dejar el sobre vacío menos todavía… ¿qué hacemos?
#nolesvotes es una gran alternativa. No es un partido político, ni es una organización. Es una idea

Una idea lógica después de haber visto lo que acabas de ver. “Si no quiero el sistema actual, no quiero votar PP, no quiero votar PSOE, pero no quiero tampoco que salgan elegidos por mi inacción, porque me tienen hartito, voto a los demás.”

¿Qué consigues con eso? En primer lugar, si diversificamos el voto, la ley d’Hont es más difícil de aplicar y menos abusiva. Repartir los escaños entre cinco partidos donde dos quedan eliminados y otros dos tienen en conjunto el 70% de los votos restantes es favorecer el bipartidismo. Si bajamos ese 70% y subimos el resto, favorecemos que la representación en las cortes autonómicas y los ayuntamientos sea más equitativo y castigamos verdaderamente a la clase política asentada, porque entonces es cuando verdaderamente pierden poder.

En segundo lugar, ayudamos a que las formaciones políticas que quedan injustamente excluidas por la barrera del 3% o el 5% y la circunscripción electoral tengan opciones a conseguir escaños en las autonomías. Aunque no consigan todos los que les corresponden por derecho porcentualmente, al menos tendrán la oportunidad de dejar oír su voz y defender tu voto.

Por último conseguimos un cambio aún más grande: en la ciudadanía. Porque #nolesvotes no te pide que des tu voto indiscriminadamente a cualquiera. Te pide que te informes de las alternativas y escojas la que te parezca mejor a ti. La ciudadanía tiende a pensar que si no votamos PP hay que votar PSOE, porque PP y PSOE nos invitan a pensar así. Pero eso no es cierto. Hay otros partidos a los que, tal vez por ser pequeños, tal vez por pensar que no van a llegar a ese 3%, tal vez por pensar que es tirar tu voto, no les das ni la oportunidad de leerte su programa electoral. 

¿Y si tienen ideas buenas? ¿Vas a permitir que se pierdan esas ideas por seguir la misma tendencia de siempre? ¿Y si quieren cambiar este sistema electoral por uno mejor? ¿No sería eso digno de ser votado?

Pues ale. Si ya te has terminado el café, piensa sobre todo esto. Compártelo con quien quieras. Busca alternativas. Pero sobre todo, el 22 de mayo #nolesvotes, pero vota.

http://www.pateandopiedras.com/2011/04/la-diferencia-entre-abstenerse-votar-en-blanco-y-el-no-les-votes/

19 comentarios:

  1. Hablando del tema que importa, me supongo que habéis (más o menos) han oído hablar 'TODOS CONTRA EL CANON' que sepáis quien llevo la iniciativa fue Victor Domingo presidente de internautas y que dio en plenos morros la ley Sinde... bueno más por el google. Se gano la batalla, ahora los profesionales ya no tendrán que pagar canon por hacerse sus propias copias de trabajo para que se los lleve los 'artistas de la ministra'.

    Ahora está en la batalla de NO AL CIERRE WEBS por las administración (con sus políticos 'sabiendos ellos'), si alguien tiene que cerrar algo que sea un juez con la ley en la mano, faltaría más para la democracia.

    Bueno, al hilo:

    Vídeo de presentación de la candidatura de Victor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, a la presidencia de la Comunidad Autónoma de Madrid por el partido Ciudadanos para las Elecciones Municipales y Autonómicas del 22 M de 2011

    - Audivisual para conocer más al candidato:

    http://www.youtube.com/watch?v=BstAM637VLU

    En resumen, se presenta "la primera candidatura 2.0 de la historia de España" a través del pequeño partido C's ciutadanos, el partido de la ciudadanía

    Lo decía porque ya que se presenta y se necesita un 3% y no quieres que te cierre la web y dar por saco alguno ministro/a... ahí hay una alternativa interesante, eso sí es en Madrid que por algún lado había que empezar dónde están todos los ministerios.

    Espero que os parezca interesante.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho esta entrada,habia cosas que sabia pero de otras ni idea,.Tenemos que informarnos y abrir un poco la mente y eso se consigue leyendo,no pueden manipularnos de esta manera.Bueno es que en realidad dejamos que lo hagan.
    TERE

    ResponderEliminar
  3. querida Cristina, los blancos y compañias tienen que estar ACOJONATED como dijo alguien en un post anterior, lo tenemos jodido pues a quien votamos, si no sirve ni el dioni, TORRENTE ya salio y ahora para mal de males se nos ha rajao la ESPE, y viendo la TVE ayer con la COSPEDAL, FRANCO ES UN BEBE AL LADO DE ESTOS. por donde quiera los mires estamos bien JODIOS NOS TIENEN AHOGADITOS POR LOS COJO...........

    ResponderEliminar
  4. Un amigo mío fue a votar en las primeras elecciones municipales en España. Al coger una de las papeletas vio que el primero de la lista era el tío más imbécil de su clase cuando iba al cole. Y no votó nunca más.

    Yo iba a seguir el ejemplo de mi amigo, pero iré a votar aunque serán mis hijos quienes voten a quien les salga del níspero (menos PP y PSOE, por supuesto).
    Bien pensado, has cambiado mi voto...

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo. Voto blando, voto nulo les chupa un huevo y parte del otro!Son meramente informativos para las Juntas Electorales y ahí mueren...
    Efectivamente en el último plebiscito ganó la abstención y ??? pues tan ricamente cada uno hace la lectura que le conviene, es de cajón...
    Claro que la clave está en la información. Ahí les duele, un pueblo informado, crítico y consciente es insobornable y mucho menos manipulable. Hasta donde tendremos que llegar para decir se acabó señores y recobrar la dignidad, "la del grito de estopa en la garganta" la de la luz, la de las armas cargadas de futuro...
    Déjame que me vaya,
    madre a la guerra.
    Déjame blanca hermana,
    novia morena.
    Déjame

    y después de dejarme
    junto a las balas,
    mándame a la trinchera
    besos y cartas.
    Mándame.
    Miguel Hernandez

    ResponderEliminar
  6. Cuando leo las prédicas de estos “salvadores de la subdemocracia”, alentándote a votar a cualquier precio, me pregunto si es que yo vivo en otro país distinto o es que estos predicadores no saben aún que la democracia ha muerto, y que es inútil acercarse a las urnas a elegir políticos que ya han sido elegidos de antemano por sus jefes de partido, y en muchos casos, delincuentes contrastados que no presuntos. ¿Son idiotas o están en Babia?. ¿Se pueden hacer cuentas sobre algo que no existe?.

    RECORDEMOS en qué espacios nos desenvolvemos. Los que gobiernan este país llevan años causándole daños terribles: ruina económica, desempleo masivo, pobreza, corrupción descarada, nepotismo, amiguismo, mentiras, engaños, manipulaciones, marginación del ciudadano, ocupación de la sociedad civil, ataques descarados a los derechos de los trabajadores, podredumbre de la Justicia, listas negras de adversarios marginados, división de la sociedad, división del territorio en feudos con sus señores feudales, estímulo del odio, trifulcas políticas, blindaje impune de la politiquería..., estragos estos que únicamente son explicables si se asume que la política ha sido copada por gente de bajísimo nivel ético, a la que no le ha importado ASESINAR a la democracia para poner en su lugar el ilegítimo dominio de los partidos y de sus políticos recaudadores.

    Esto que tratamos de defender en la urnas no es otra cosa que la invitación obscena a contemporizar con profesionales de la política, desprovistos de honor y de vergüenza, que jamás dimiten hagan lo que hagan, y de sospechosos de baja estofa que no pueden explicar su tremendo enriquecimiento, un cáncer que afecta, de momento, a los dos grandes partidos y ante los que la Justicia nunca puede actuar, pues si osan hacerlo les espera lo que a Baltasar Garzón. Todo ello proyecta hacia la sociedad la imagen insana y democráticamente insoportable de que los canallas y sinvergüenzas se han asociado para tener el poder en sus manos.

    Cómo se puede seguir siendo tan inocente para pedirle a la gente que vaya a votar cuando la historia nos dice que Felipe González debió dimitir cuando su gobierno se llenó de corruptos y practicó el TERRORISMO de Estado más espeluznante; cuando Aznar debió dimitir porque amparó la gran mentira de la guerra de Irak e implicó a España en esa guerra asesina y sucia a pesar de la oposición expresa y masiva de su pueblo; cuando el mismo presidente del gobierno actual, R. Zapatero, tiene cientos de razones para dimitir por inepto y por no saber siquiera donde tiene la mano izquierda, y que habría sido obligado a hacerlo en cualquier democracia auténtica del planeta, aunque no en la nuestra, donde, tras la muerte de Franco, parece que se cumplió aquella sentencia de Lampedusa en Gatopardo: “cambiar todo para que todo siga igual”, es decir, para seguir haciéndole la pirula a los de siempre y, además, impunemente. Cómo olvidarse de que todos se sentaron a negociar con terroristas, legitimándolos, cómo olvidarse de los muertos, cómo de los chivatos.

    ResponderEliminar
  7. Maravillo articulo y totalmente de acuerdo. Aunque en algunos municipios, puede que sea dificil que haya un tercer partido con el suficiente respaldo

    ResponderEliminar
  8. Zapatero, como todos los anteriores, son culpables de mentir, de despilfarrar, de endeudar al país más allá de toda prudencia, de alimentar la desigualdad entre los pueblos de España, de potenciar el separatismo, de amparar a esos sangrantes nacionalistas catalanes, que se declaran insumisos ante las sentencias del Tribunal Constitucional, de convivir fácilmente con la corrupción, de utilizar la Fiscalía con fines partidistas, de usar el dinero público para comprar votos y apoyos, de olvidarse definitivamente de los jóvenes que jamás encontrarán trabajo y, si lo encuentran, con sueldos miserables que les marcarán la vida, y de otros muchas irregularidades y dramas que han convertido a España en un despojo de país, en el que avanzan imparables el desempleo, la pobreza, la miseria ética, el dominio de los corruptos, el caciquismo político, la arbitrariedad pública y otras muchas lacras que, aunque en España no son delito, deberían serlo en un estado de derecho, y lo son en cualquier país decente y fuerte del planeta. ¿Y todavía quieren que votemos?. ¿Votar qué?. ¿Nuestra estupidez o nuestra muerte anunciada?.

    Y a cada medida que toman, con nuestro respaldo, se agranda la división entre la politiquería y los ciudadanos. La última es incluir en las listas a los imputados por corrupción, lo cual demuestra hasta qué punto la degradación y el cinismo está llegando a todos nosotros. En cualquier país normal, cuando a un ciudadano lo pillan robando o cometiendo alguna fechoría, va a la cárcel, pero aquí la cosa cambia, el ciudadano va a la cárcel, el político va a las listas electorales. Con lo cual el elemento crucial de una supuesta democracia, como es la lista de candidatos, se convierte en sí en un salvoconducto para delincuentes permitido por todas las “fuerzas democráticas”. La degradación moral que se da es de tal magnitud que debería hacernos reflexionar si un sistema democrático puede aceptar este tipo de componendas más propias de las tiranías tercermundistas que de lo que quieren hacernos creer con sus urnas y sus votos. De ahí que no comulguemos con las explicaciones paranoicas de Isaac de “La Libreta en Blanco”, pues debemos actuar y no dejarnos convertir en cómplices imprimiendo nuestra huella en esas papeletas infectadas y contaminadas de corrupción y miseria. Nada más cercano al delito que coger con tus manos una papeleta e introducirla en una urna, un auténtico sarcasmo democrático que hace del ciudadano un cooperador necesario, un encubridor, un cómplice y un auténtico bastardo.

    No pidáis que os den soluciones, pues se supone que no estáis tutelados, que sois ciudadanos, que sois mayores de edad para pensar por vosotros mismos y decidir. ¡Así pues, actuad!. El asunto es más serio de lo que nos parece a primera vista, pues no sólo a nosotros como individuos nos incumbe.

    ¿Merece seguir sustentando una supuesta democracia que ha muerto?. ¡Sería como seguir alimentando un cadáver!.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  9. Román, yo votaré aunque sea a la federación canina porque lo que quiero es dejar de sustentar a mis gobernantes. No los puedo soportar. Ahora mismo lo importante es quitarles votos como sea. Con el tiempo ya haremos flores.
    Y votaré aunque la papeleta suelte descargas eléctricas, vamos. No votar si que no vale para nada de nada.

    ResponderEliminar
  10. Peter, cuanto antes empecemos antes acabaremos.
    Asumo que los políticos tengan su dosis de caspa y mamoneo...pero no tanta.

    ResponderEliminar
  11. Hola Cristina. También está la posibilidad de votar de tal modo que si el representante sale elegido el escaño quede desierto: es el partido "ciudadanos en blanco" (http://www.ciudadanosenblanco.com/)

    ResponderEliminar
  12. Por cierto: http://maps.google.es/maps/ms?ie=UTF8&hl=es&msa=0&msid=215245440732419800884.00049f9a12c7087d88ef0&source=embed&ll=40.128491%2C-3.55957&spn=20.735973%2C41.835938&t=h&z=5

    ResponderEliminar
  13. Capmontes,

    Si están por aquí les votaré, que me gusta su idea.

    ResponderEliminar
  14. Lola ¿Chuparse un huevo es gallego? jajajaja.
    Para variar tienes más razón que un Santo. A ver si repartes esos relajantes musculares tuyos y la peña va viendo las cosas de otro color ;-)

    ResponderEliminar
  15. Dejemos de leer tanto El País, el Publico y las teles afines... con subvenciones varias en los medios. Hagámonos un favor, miremos las cosas con más diversidad sino da la sensación que solo es corrupto los tres trajes, todo el mundo sabe el nombre apellido, lugar y el partido, visto en la prensa día si día no, desde hace años.... de los demás se sabe nombre y lugar pero del partido no está claro, no se dice o no se recalca y suele ser de flor de un día (que bien se lo montan).

    VEAMOS EL CUADRO PERFECTAMENTE, cada uno con su nombre y SU PARTIDO:

    http://wiki.nolesvotes.org/wiki/Corrupt%C3%B3dromo

    (unir en una sola línea y sin espacios el enlace)

    Este cuadro sin tapujos ni malos entendidos lo envío por correo, aquí no HAY DUDAS, os invito a que lo hagáis circular. Este es el bueno.

    ResponderEliminar
  16. ... Los que chupamos si, huevos o Juevos (del inglés con h aspirada)por eso sólo los chupamos, no los tragamos, quita quita. Los que comemos con chorizo y/o patatas se llaman OVOS (menos Rajoy que es de Hüewo de todalavida y pp Blanco, nuestro pepe, que es de Juevo y punto, faltaría más!!! Un tipo duro)... Pero tú, cuando vengas a darte un garbeo por esta esquina, pide güevos que es ecléptico, jajajaaaa...
    PD: en el tema marihuanero, all right!!! Obligatorio, necesariamente obligatorio y más pa los daltónicos...

    ResponderEliminar
  17. ¡Faltaría más, Cristina!. El problema no está en que vote el que tiene plena conciencia de lo que hace. El problema real está en que millones se acercarán a las urnas a votar a PPSOE porque ellos y sus antepasados son de izquierda o de derecha de toda la vida y no hay otra historia. Esa es la razón del régimen que nos han implantado y la fuerza para perpetuarse. ¿Son esos los resortes adecuados de una democracia?. Pues probablemente sí.

    ResponderEliminar
  18. Roman
    estoy de acuerdo contigo aunque discrepo. No hay contradicción.
    Te digo más, eres benévolo al llamarle "subdemocracia" ni eso, no da para tanto. Un sorete no más que diria una uruguaya.
    Un saludo

    ResponderEliminar