viernes, 25 de febrero de 2011

Crónica en diferido de Cristal Tonight


Hola amiguitos, de nuevo con vosotros la inefable Cristal comentando "Un día en el Juzgado porque no tengo nada mejor que hacer".

La verdad es que como sitio para pasar una mañanita es bastante feo a la par que no especialmente divertido, de modo que os recomiendo a los que vayáis que llevéis un libro o vuestro bonito iPad, eso sí, con la última versión del Mozilla porque si no se pone tontísimo vuestro blobs. Y sobre todo no dejéis de pensar, esto esencial, que nos sóis los únicos que se aburren ;-)

Llevad gafas de sol que os evitarán la visión de personajillos poco apetecibles, que no hay ni uno guapo ni delgado ni en las acusaciones ni en las defensas (excepto obviamente mi abogado, que para algo lo llevo yo). 

Lo sé porque aproveché para hacer el preceptivo estudio de mercado tal y cómo mandan los cánones de mi profesión. Nada que ver con lo que se encuentra una en los Juzgados de USA.

Llevad un termo de café, ya que lo más parecido a una cafetería que encontraréis es la famosa máquina de café laxante del Doctor Andreu. 

Eso sí, que sepáis que a la salida está el Horno de San Antonio, que vende las mejores ensaimadas de crema de toda Mallorca, y es obligado comerse una a modo de compensación oral después de la mañana en el bonito cajón de los juzgados, que no entiendo quién coño le aprobó la carrera al arquitecto que los hizo.

Por cierto que en la puerta del tal horno me pidió precio un amable caballero, ya que algún iluminado decidió poner los Juzgados en pleno barrio de las putas supongo que intentando moderar a mis indómitas compañeras con éxito tirando a bajo.

Muy amablemente le expliqué al individuo que servidora es un cajero sólo para American Express Centurion Card, y que para todo lo demás le recomendaba la esquina más próxima que es de Servired.

He dejado en el buzón de sugerencias una lista interminable de propuestas sobre colocación de sillones mullidos, plantas, un suelo que no te trepane los típanos cada vez que lo pisa una gachí con tacones, fuentes con enanitos que le den un toque de color y de calor, en fin, lo que las chicas llamamos crear hogar, que para los que hacen Juzgados debe ir en la asignatura de quirófanos y carámbanos varios.

También he dejado constancia de un par de sugerencias estilísticas porque ni os imagináis lo que rechina ver a un letrado sacar la toga de una bolsa de Purificación García tan arrugada que debe haber ido a tantos juicios como el mismísimo Berlusconi, eso sí, saliendo mucho peor parada que él.

El caso es que hablando con unos y con otros, resulta que descubrí que presuntamente AENA le paga también presuntamente (lo pongo así porque es lo que se rumorea en los pasillos y no he visto los recibos, aunque ya sabéis cómo va esto) a la Abogacía del Estado 200.000 eurrols de vellón anuales por defender sus desmanes.

Consigno varios hechos curiosos:

- Doscientos mil es la cifra de moda. A ver si la pillamos todos este año en el Sorteo del Niño porque toca fijo. De momento ya le han tocado a los controladores (aunque sean los únicos que no la ven), al árbitro y a los abogados del Estado. Si queréis apuntaros en Doña Manolita hay sitio.

- Hasta hace bien poco los mismos abogados que ahora defienden AENA se querellaban contra ella. Qué malita debe ser esta profesión.

- No deja de tener guasa que me peguen el coñazo con mi propia pasta y con la vuestra, que la Abogacía del Estado por si no lo sabéis es de todos. He creído interesante informaros de en qué se gastan vuestros dineros amigos, que canta ópera que para unas cosas AENA sea una empresa pública y para otras un cortijo privado. Y si no que se lo digan a los que están acampados en el coto de caza de la T4 de Barajas.

- El Juez que me tocó flipó pepinillos voladores cuando descubrió que nos programan las vacaciones y los turnos con un mes de antelación, cosa que según parece viola hasta la Convención de Ginebra, ante lo cual AENA alega que estamos en un perído de transición transidamente transitorio por el que ellos se han arrogado unilateralmente la facultad de pasarse toda la normativa laboral por el forro de los cojones.

Lástima que los Jueces de las altas instancias hayan estudiado en facultades de la escuela del Lazarillo de Tormes y no en la misma que este caballero. 

Y como una cosa lleva a la otra me hallé pensando en esa cosita que llaman la independencia-del-poder-judicial-en-la-estratosfera-que-me-descojono-pero-del-todo, así que le dedicaremos otro post.

3 comentarios:

  1. Anda... si estabas de juicio.... !!!!... Parece que no ha ido mal... veremos... porque la situación transitorialmente transitoria dura ya varios años y lo de pasarse la normativa por los cojones también.... Hoy ya desaparece Aena y contando que separan navegación, osea las torres, de los aeropuertos, la nueva empresa se llama AENA AEROPUERTOS S.A. No sé porque no se llama AENA AEROPUERTOS SIN TORRES Y SIN NA S.A. Lo de NA es por navegación aerea, por si alguien no lo entiende, porque si se separa navegación... la descojonación, vamos....

    ResponderEliminar