lunes, 24 de enero de 2011

Safety...La Historia suele repetirse


Y me ha parecido muy sensato el comentario que publican en el mismo blog.

http://vuelasinmiedo.es/el-controlador-aereo/la-palabra-de-un-controlador-de-transito-aereo/#comment-236

Una Respuesta a La palabra de un Controlador de Tránsito Aéreo

 

Francis
Antes de servir a la patria, a Pepiño, y a toda su banda de secuaces iracundos, cautivo y desarmado, me dediqué durante 6 años a lo que genéricamente se llama “safety”, seguridad. La seguridad de los accidentes, no la de las bombas y los secuestros. 

El mantra de que la seguridad es lo primero, no suele pasar de ser una coletilla, aún para los que se dedican a ello. Generalmente es un medio de vida para los vendedores de humo que tienen por oficio la consultoría, el asesoramiento, los papeles, y las zarandajas de medio pelo a las que se dedican inmensidad de empresas de la órbita oficial.

Nos decía un profesor de la escuela de control que, históricamente, los logros en la seguridad en aviación siempre se han asentado sobre cientos de mártires que sufrieron accidentes de los que se mejoraron procedimientos, se desecharon materiales, se recalcularon estructuras, se rediseñaron manuales, se implementaron nuevos sistemas, se estudiaron factores humanos, se revisaron ciclos de vida, se identificaron riesgos, se corrigieron fallos de organización,… y en general, se aprendieron lecciones.

Hace unos días me ha sobresaltado una noticia, y la asociación que ha hecho mi subconsciente entre esa noticia, un hecho histórico y la situación actual de la navegación aérea en España.

La noticia es que el ahorro de costes contribuyó a que se produjese el vertido de crudo en el Golfo de Méjico, en Abril de 2010. Las tres empresas involucradas tomaron decisiones encaminadas a ahorrar tiempo y dinero, y con ello elevaron el riesgo de estallido del pozo.

Esa misma fue la causa de que en Bohpal (India), en 1984, una fuga de 42 toneladas de isocianato de metilo se llevase por delante 12.000 vidas, de esas que no valen tanto como las de occidente. Ahorrar costes, y poner a personal de bajísima cualificación al frente de la “safety” de la fábrica de pesticidas de Union Carbide, causó una catástrofe que dejó secuelas a unas 600.000 personas.

Vivimos tiempos convulsos en la navegación aérea. Tiempos en los que torpes y malintencionadas decisiones políticas, alejadas de todo criterio técnico, operativo y profesional, están poniendo en entredicho la seguridad de la navegación aérea en España. 

Se mantiene una despiadada lucha contra un colectivo que para ejecutar su labor precisa una alta cualificación, profunda concentración, motivación y seguridad. 

En breve se va a habilitar para la realización de ese trabajo a nuevo personal sin selección ninguna, con una dudosa preparación previa, y con una formación indiscutiblemente insuficiente. 

Se va a regalar el negocio a unas empresas sin ningún bagaje ni experiencia en la provisión de servicios de navegación aérea. Sin duda, esas empresas se conducirán a la búsqueda de la rentabilidad en la prestación de este servicio, lo que redundará en el abaratamiento de costes y la merma de la calidad, y en este gremio, la calidad es seguridad, y la merma de la misma, provoca accidentes, como el de Bohpal o el de Deeepwater Horizon en el golfo de Méjico.

No sirve de nada tratar de hacer ver lo anterior a los políticos, ministros, jueces y gestores de nuestra empresa, dado que lo único que desean es colgarse la medalla de humillar y meter en cintura a esa casta de privilegiados, capaces de secuestrar un país, y a los que había que dar un escarmiento. Lo han hecho, y siguen tensando la cuerda. 

Juegan con fuego, y ojalá lo evite Dios, o la Virgen del Loreto, o Otto Lilienthal, o la mismísima madre del porquero de los hermanos Orville y Wilbur Wright, y no tengamos que acordarnos de que la historia es obstinada, y suele repetirse.

4 comentarios:

  1. Me estan entrando gana de estrangular a mas de uno, a los otros ya los doy por fusilados. Los politiquillos de este pais estan entrando en una frivolidad absoluta en aras a la felicidad del Capital, que solo da ganas de emigrar. No se cual debe ser el sistema para cambiarlos a todos de golpe, pero alguno habrá, aparte de su eliminacion fisica.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, yo con su eliminación física...ya me daría con un canto en los dientes.
    Un chalet en la isla de Mann mismamente que no les deseo ningún mal.

    ResponderEliminar
  3. Que feliz me siento de no querer volar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¿chalet en la isla de Mann?, pero si en Mallorca hay un bonio chalet con tejado azul, cerquita del nuevo hospital, con todos los lujos, varias comidas, piscina, sala de television, etc. creo que lo llaman carcel, que es lo que se merecen por malvender ejpaña.

    ResponderEliminar