domingo, 2 de enero de 2011

Esta se la dedico a J. con todo mi amor, que se la ha ganado


Nota de la autora del blog: "Al que a buen árbol se arrima buena sombra le cobija"

4 comentarios:

  1. Anda, ¿no era "al que a buen arbol se arrima, mal rayo le parta"?, pues que equivocado estaba yo.

    Aunque no me caiga muy bien el señor este, razon tiene, al ministro le molesta que le llamen asi o asa, y ellos no tienen reparos de llamarnos de todo y nada bueno, y de tomarnos por el pito del sereno, que no se yo que es peor.

    ResponderEliminar
  2. Huy, Lorenzo Silva y J. en el mismo blog, el Sr. Silva no va a caber en sí de orgullo.

    H. Tersch es un necio pero no puedo por menos que coincidir en cuanto a Pepiño.

    Espero que mi vida sea lo suficientemente larga como para encontrarme de nuevo con Pepiño Blanco, su Ilustradísima Excelencia el Inquilino de Fomento.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y arrimarse a Pepiño que es? Porque pauperrima sombra es quedarse corto. Yo creo que aun no se han inventado palabras para definirlo. A ver si la RAEHHHH reshulona acepta Pepiño como un termino de desgracia colosal.

    FIRMES Y MIRANDO AL SOL!

    ResponderEliminar
  4. He leído y releído el artículo de Don Hermann y me ha parecido penoso. Es cierto que yo no comulgo con sus ideas ni con su trayectoria personal ni profesional. El Sr. Tertsch es mi antípoda.
    El artículo me ha parecido facilón y mediocre. Desde luego con este no ganará un Pulitzer, tendrá que esforzarse un poco más y trabajarse un poquito su mercancía…
    A Pepe Blanco se le pueden criticar muchas actuaciones, casi diría todas, antes y durante su cargo en Fomento. No seré yo quien le eche un cabo a este personaje patético y arrogante. Desde siempre pensé, (y como siempre equivocándome) que su CI no daba para más, que antes de decir una frase alguien se la apuntaba y, nunca, nunca, nunca llegué a pensar que acabaría de Ministro. Para mi era poco más que un muñeco de guiñol y que alguien más listo que el lo había puesto en la primera línea para que llevase las tortas por el… Y el muy necio se lo había creído…
    Si Don Hermann se hubiese trabajado un mínimo a su personaje, si indagase su papel dentro del PSOE galego y más en este momento en que muchos le cortarían sus alas políticas, si hubiese dado datos rigurosos que seguro los hay, yo, antifranquista donde las haya, lo reconocería pese a no ser santo de mi devoción..
    Pero no es el caso, ha hecho un artículo de chascarrillo para captar la atención de público poco crítico o poco dado a la lectura, casi diría, si nadie se ofende, de caca, culo, pedo…. A pepiño no le gusta que le llamen pepiño pues pepiño, pepiño, pepiño, ala, chinchate…! Ahhh que brillante, dijo pepiño y lo repitió, que coraje, que agudeza, que ironía, el propio Demóstenes la querría para si…
    Y que cortes de traje lleva el Sr. Ministro para ser un paleto, un pobre patán. Buena tela, buen corte, impropia de quien nació en “aldea”, exclusivo para la elite, calle Serrano y Velázquez o mejor Puerta de Hierro. Para estos sí, para los de cuna no para los de catre o “cama turca”…
    No puedo identificarme con una crítica tan burda, tan clasista y reaccionaria, con un discurso tan cutre, tan antiguo y tan pobre intelectualmente…
    Criticar a Pepe Blanco por decir “ojeto” o “trayeto”, que sería traieto ya que en Galego no existe la Y es una critica como otra, simplona pero para gustos. Yo de usted no la haría pero… allá cada uno. Porqué no la haría? Porque usted dice “Madritz” y a mi me trae sin cuidado. No caigo en la frivolidad de juzgara nadie por su acento, ni por su cuna… Por eso estamos usted y yo en las antípodas.
    Yo militando en ese Nacionalismo Galego, mamarracho y emulador de sandeces ajenas, hablando la lengua batua-galega que heredé de mis antepasados y que conservo, no sin esfuerzo gracias a personas de su tolerancia con lo diferente, y para generaciones venideras, por respeto y por amor a mi Tierra, a mi Patria y, sin ofender a la suya si puedo evitarlo…
    Y usted, en el más rancio anacronismo, en el del ABC…

    Caminan a mi lado muchos hombres,
    no los conozco, me son extraños.
    Pero tú que te encuentras allá lejos,
    más allá de los desiertos y de los lagos,
    más allá de las sabanas y de las islas,
    como a un hermano te hablo.
    Si es tuya mi noche,
    si lloran mis ojos tu llanto,
    si nuestros sueños son iguales,
    como a un hermano te hablo.
    Aunque nuestras palabras sean distintas
    y tú negro y yo blanco,
    y teniendo semejantes las heridas,
    como a un hermano te hablo.
    Por encima de todas las fronteras,
    por encima de muros y cercados
    si nuestros gritos son iguales,
    como a un hermano te hablo.
    Común tenemos la patria,
    común ambos la lucha,
    mi mano te doy,
    como a un hermano te hablo.
    Si te sientes en la pobreza,
    si sufres injusticia,
    si lleno de rabia
    encierras el anhelo
    de tu pecho el perro,
    para ti llena de fuerza
    va mi mano, hermano.

    De Celso Emilio Ferreiro, Nacionalista y traducido

    Lola Oviedo.

    ResponderEliminar