sábado, 15 de enero de 2011

Creo que debería dejar de leer




Probablemente así sería tan feliz como Juan Ignacio, que es un ejemplo a seguir por su buen conformar con las cosas sencillas de la vida: no se informa, no para de opinar refocilándose en su ignorancia y en su osadía, que los que no sabían antes se quedaban calladitos por si las flies, y es más feliz que una perdiz.

Si es que es la mascota perfecta, no sé cómo no lo hemos cogido antes.


Pues resulta señores que estoy pasando una crisis de indignación pero que muy malita, y la culpa de todo es de los libros. De los que leo yo y de los que no se leen los demás.

Acabo de terminar un estudio sobre el funcionamiento de la memoria y su aplicación en juicios en los que se encausa a inocentes por culpa de reconocimientos faciales de testigos que se equivocan.

Una bromita que ni os la créeis. De la noche a la mañana fulanita decide que tú la violaste y si tienes suerte te dejas todos tus ahorros durante diez años intentando demostrar que no en siete juicios, tu familia te abandona y te joden los nervios sin remedio. Eso sin contar con que tienes que cambiarte de barrio y comprar un coche nuevo cada vez que los vecinos descubren quien eres y los periodistas tu nueva ubicación.

En un caso menos favorable haces lo mismito pero desde la cárcel y en el peor de todos acabas en el corredor de la muerte y te ejecutan...justo cuando otro confiesa los crímenes de los que te acusaron a tí.

Esto en Estados Unidos.

Aquí directamente como eres controlador no hacen falta ni testigos ni juicios, basta con que un ministro iluminado se levante una mañana decidido a encalomarte todas sus meteduras de pata.

La verdad es que resulta bastante acongojante leer lo que sienten los acusados en falso. Sobre todo porque, salvando las distancias yo me siento de forma similar.

A ellos los acusan de violaciones o de asesinatos, a mí de sedición, de alta traición y de prácticamente violación de media España, que tenemos ya hasta periódicos hablando de víctimas de los controladores. 

Los presuntos imputados americanos ni siquiera estaban en el sitio equivocado en el momento equivocado, yo según parece sí.

El caso es que el resultado final es bastante similar excepto en lo del corredor de la muerte.

Ahora estoy con un libro en el que se recogen conversaciones con escritores serbios, bosnios y croatas sobre la guerra de los Balcanes.

Tiene que ser tremendo levantarte un buen día y descubrir que tu país está en guerra. Y en una guerra contra los civiles.
Salvando las distancias nuevamente, yo tengo la curiosa sensación de haberme levantado un buen día en la Edad Media convertida en un jodido siervo de la gleba. Y estoy realmente indignada.

Porque vivo en un país libre, pero de la noche a la mañana mis políticos me convierten/nos convierten a todos en Kunta Kinte.

Porque vivo en un país democrático y pienso que cómo coño se atreven nuestros políticos a hacer con nosotros lo que les da la gana. Y encima con nuestro dinero.
Porque no entiendo cómo somos tan capullos que se lo permitimos en lugar de echarlos a la puta calle aunque sea a base de caceroladas.
Ayer me fijé en las siguientes frases:

"Sólo puedo narrar cuanto ocurría en mi interior y cómo lo vivía"  

Porque así estoy yo.

"Como las perspectivas que, miradas de frente sólo producen confusión: miradas al sesgo distinguen formas..." 

Porque así está medio país.

"Cuando se ha sufrido, la experiencia del mal no se olvida...No nos curaremos de esta guerra. Es inútil. Ya no seremos gante serena que piensa estudia y compone su vida en paz. Mirad lo que hicieron con nuestras casas. Mirad lo que hicieron de nosotros. Ya no seremos gente tranquila."

Porque no me gustaría llegar algún día a esto.

"He sobrevivido del mismo modo que ellos murieron. Entre mi supervivencia y su muerte no hay ninguna diferencia, porque permanezco vivo en un mundo que está marcado para siempre, indeleblemente por su muerte."

Porque me asquean mis dirigentes y la huella que dejará en nosotros toda su mediocridad. Eso si queda algún trozo de suelo en su sitio para ponerla, que mucho me temo que nos la vamos a llevar todos grabada a fuego en mitad de la frente como dijo aquél, sólo que cada uno con su letrita.

"Que la sangre del inexistente genocidio, del cual Serbia no es culpable, caiga sobre las manos de quienes han osado dictar tan sentencia."

Esta es la que me produce mayor tristeza. Se refiere a la sentencia del Tribunal de La Haya en 2007, en la que se reconoce que hubo un genocidio en Srebrenica pero que no fue culpa de Serbia...

Igualito que aquí, que también pasan cosas de las que los culpables nunca son los verdaderos responsables...

15 comentarios:

  1. Uff... que duro!!

    Estoy de acuerdo en que, o bien sómos idiotas por no montar todos en cólera y echar a los políticos del gobierno, o hay demasiados borregos acomodados que se creen todo lo que dicen las noticias y los mentirosos compulsivos que son nuestros políticos...
    Para que pelear por un país mejor, si tenemos a una princesa del pueblo!!!...y a un Jordi González o a un Jorge Javier Vázquez...o a una Susana Griso...y creo que debería parar, que si no, me eternizo y no es plan de hacer de un comentario un libro...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Yo ya hace mucho tiempo que me di por vencido... Es triste, pero es asi. Desgraciadamente estoy rodeado de conciudadanos a los que lo unico que interesa es Telecinco y a quien han echado de Gran Hermano....

    Me encantaria volver a recoger la toalla que tiré, pero no veo como....

    ResponderEliminar
  3. no,idiotas no somos,somos rematadamente tontos,pero tontos de vilano,mas de medio pais piensa lo mismo y nadie se echa para adelante y leerle los cuarenta a estos politicos que nos han llevado a la ruina total,algunas veces me dan ganas de no leer nada,pero hacer eso es como estar ciega y por mucho que me cabreo sigo leyendo,en fin,lo cierto es que estamos rodeados de personas que al parecer el remedio a sus males lo tienen los programas de salsa rosa,cristina un abrazo y para adelante.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y quién y cuándo le restituyen los derechos a los controladores, derechos que han sido violados impunemente? ¿No está ya vigente la Constitución? ¿El Estatuto de los Trabajadores, sirve para algo? Parece, como Italia, una especie de laboratorio para el desarrollo del Totalitarismo moderno, un sistema sin derechos basado en la esclavitud y la arbitrariedad. La felonía y el daño que han cometido con ese colectivo no tiene nombre en un supuesto estado de derecho. Para echarse a temblar. ¡Que pase el siguiente...!

    ResponderEliminar
  5. Siempre habrá alguna bota sobre el sueño
    efímero del hombre
    una bota de fuerza y sin razón
    pronta a golpear
    dispuesta a ensangrentarse.
    Cada vez que los hombres se incorporan
    cada vez que reclaman lo que es suyo
    o que buscan ser hombres solamente
    cada vez que la hora de la verdad
    la hora de la justicia suenan
    la bota rompe ensucia aplasta
    deshace la esperanza la ilusión
    de simple dicha humana para todos...

    Idea Vilariño

    ResponderEliminar
  6. Quiénes somos
    qué pasa
    qué extraña historia es esta
    por qué la soportamos
    si es a nuestra costa
    por qué hacemos el juego.

    Idea Vilariño

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Victoria, creo que el problema no es tanto la gente en sí (que también), como la falta de liderazgo que encauce ese sentimiento que muchos tenemos.

    Nos guste o no, los seres humanos necesitamos líderes, personas que dirijan y encabecen los movimientos y tendencias, que agrupen a un gran número de ciudadanos para la obtención de un objetivo común. Siempre ha sido y siempre será así.

    El gran problema que tenemos en este país es que no hay nadie que pueda o quiera asumir ese papel. La oposición política directamente no existe, van todos de la mano porque este tipo de regímenes totalitarios benefician a los que ostentan el poder ya sea de una forma u otra; los sindicatos todos sabemos lo que son y para lo que están, con lo cual tampoco van a liderar nada ni mover un dedo por nosotros; el resto de instituciones del estado están corruptas hasta el tuétano y no se salva ni una sóla de la politización a la cual se han visto sometidas desde hace años; las asociaciones cívicas brillan por su ausencia o no tienen relevancia alguna, y cuando se ha dado el caso de de alguna con capacidad para movilizar a la gente, ha sido torpedeada y destruida desde dentro, como sucedió la legislatura pasada con la AVT.

    Con este panorama, es imposible que nadie mueva un dedo, y más cuando cada dia se sacan nuevas leyes de cara a generar desconfianza y temor en el que tienes al lado, a aumentar la escasa (por no decir nula) seguridad jurídica que nos queda, etc.

    Siento no ser más optimista, pero mucho me temo que ésa es la realidad de este país, y así, es imposible que nadie articule protesta alguna. La gente por sí sola no va a hacer nada ni se va a poner de acuerdo en nada, y ésa es la situación actual, que estamos solos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. "
    Porque vivo en un país libre, pero de la noche a la mañana mis políticos me convierten/nos convierten a todos en Kunta Kinte.


    Porque vivo en un país democrático y pienso que cómo coño se atreven nuestros políticos a hacer con nosotros lo que les da la gana. Y encima con nuestro dinero.
    "

    Cristina, con cariño:
    hace muchos años que no estamos en un país democrático y hace muschos años que a otros nos tocó se r los Kuntakintes y fuimos aplastados en soledad y en silencio...
    Pero alégrate, cada día somos más los aplastados. Cada día es más público y manifiesto que este país esta podrído, y cada día está más cerca el día en quie la gente diga NO.

    Vuestra lucha es muy importante para todos los españoles porque es la primera que a trascendido lo suficiente y, aunque os sintais apaleados poco a poco se os dará la razón.
    No todos estamos ciegos ni nos chupamos el dedo y nos creemos lo de la Huelga salvaje, ni las bobadas de la "autoridad", ni pensamos que la Justicia lo resolverá....
    Animo. A mi me lo quitaron todo hace 15 años. Unos cuantos jueces me acosaron durante años y .... bueno, pudieron conmigo.

    Pero las cosas cambiarán! Sólo hace falta media docena de putadas gordas más, para que la gente se levante, y Dios quiera que cuando lo hagan, tengan un punto de referencia como el tuyo.
    Un abrazo

    "Cuando la tristeza y la desesperación lo hayan oscurecido todo, los hijos de la luz, encenderán las estrellas"

    ResponderEliminar
  10. Lo que mas me desanima es la cantidad de gente que estara pensando: "Kunta Kinte...... y ese en que edicion de Gran Hermano estaba?"

    ResponderEliminar
  11. Juan Ignacio, eres toda una inspiración para mi.

    Soy feliz igual que tú, no pido perdón igual que tú y no consigo entender, jamás, nada de lo que pretendes contarnos.

    No nos faltes en el blog, los desayunos con Cris siempre acaban en gran jolgorio cuando nos regalas alguna de tus perlas.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. ¿qué vives en un país democrático?

    Jajajajaja eso no me lo creo yo....

    Que un día de estos habilitan a militares para ser funcionarios, y mira, ahí tendremos a los tiernos nenes del colegio a ritmo militar...

    O que sé yo,a cualquier otro colectivo que les salga de las orejas a toda la panda de sinvergüenzas ocultos que manejan el tinglao...

    Toda ilusión de democracia es un estúpido velo

    Que yo tampoco sé qué coño leer porque todo es mentira y mi tele descansa en algún rincón olvidado

    ánimo que somos muchos

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Conversaciones entre Mea Punto y Juan Ignacio es mucho más de lo que estoy dispuesta a aguantar.
    Largaos al blog del Gran Hermano parejita, que sois tremendamente pelmas.

    ResponderEliminar