sábado, 6 de noviembre de 2010

¿Qué prefieres susto o muerte?




Normalmente prefieres susto, más que nada porque es de mentirijillas y en teoría pasajero. Si el susto es crónico acaba en muerte y como no tiene remedio tampoco hay que darle muchas vueltas.

Sin embargo y como decía el chiste, entre una cosa y otra siempre hay un poquito de mandanga y ahí es donde te han dao.

Porque la mandanga es como la energía, ni se crea ni se destruye, sólo se tranforma y no veas lo coñazo que puede llegar a ser.

Ejemplos para que os compongáis: Aborregator, Privatizator, Terminator, Trincator y Alienator con todas sus partes (hablo de I, II y III cabrones, que os veo venir).

Ahora reflexionad un momento y no me digáis que por molesta que sea se puede una tomar en serio a peña con un nombre así: mandanga. Pos no.

Lo de los miedos es normal, incluso necesario, no sé para qué pero para algo vale, aunque sólo sea para sentir la satisfacción de haberlo vencido después.

La primera vez que me tiré por un puente iba como Chiquito de la Calzada. Cagada viva, verdadera y entera, pero no os imagináis el subidón de adrenalina que me entró cuando salté. Amigos, esto vale su peso en oro, concretamente quice mil pelas del año catapún, pero es una gozada tremenda.

Esta cosa de los miedos es algo muy personal. Cada uno tiene los suyos.

Es normal que te dé miedo quedarte en la puta calle con la que está cayendo y varios hijos que mantener o una hipoteca por pagar.

Es normal que te dé miedo empezar una nueva vida sin saber ni por dónde, y más cuando tienes una cierta edad.

Nuestros gobernantes y gestores también tienen miedo, a ver si creéis que no.

Miedo a que los forren a hostias, que para eso van con guardaespaldas y a veces ni así se libran, recordad a Carrero Blanco.

Miedo a que forren a hostias a sus familias, que no llevan protección y fijaos el bonito papelón que les ha caído por culpa de la avaricia de papá y mamá.

Miedo a perder votos, componendas, prebendas, a volver a ser inútiles normales y corrientes sin nadie a quien joder y tener que enfrentarse sin anestesia a su infinita pequeñez.

Y el que tenga alguna vergüenza torera también tendrá miedo de que algún día su hijo sea mayor y le diga "Papá, ¿todas estas burradas las hiciste tú?". "Así que eres un perfecto hijo de puta, qué gran revelación."

Yo también tengo mis miedos, y os contaré cuáles son, que creo que hasta para esto soy rarita.

El otro día me decía mi psicóloga:

- Imagina que estás al borde de un precipicio y que te vas a caer, ¿qué piensas?

Respuesta:

- Joder, menuda hostia me voy a dar....y sin cuerda...ahora que la caída va a ser una flipada.

Lo que me acojona a mí es:

- Que se mueran mis padres y no estar con ellos en ese momento.

- Que sufra la gente a la que quiero. Y los demás también.

- Vivir en un país en el que no existen leyes y en el que mis gobernantes  pueden hacer y deshacer a su antojo. Tengo derecho a vivir mi propia vida y no a que mis políticos decidan cómo he de hacerlo según les dé el punto.

- Vivir en un país donde todo vale y yo pago todas las meteduras de pata que no son mías. Que las paguen sus mujeres, que al menos eligieron casarse con inútiles y no yo que por algo elegí ser soltera.

- Vivir en un país sin libertad ni justicia en el que todo es manipulación y corrupción.

- Quedarme en un curro en el que cada día me joden un poco más tipos frustrados, acomplejados y amargados que necesitan compensar sus carencias puteando a los demás porque no soportan verse a sí mismos como los grandísimos mierdas que son.

- Resignarme a vivir con miedo o que lo hagan los demás porque al final me afectará a mí.

- Acostumbrarme a la mierda y a la  estupidez porque es lo que hay por todas partes. Lo que me ofrecen, corrijo, podría haber algo mucho mejor.

- Que la gente deje de estudiar, de leer y de pensar.

El que no siente miedo es porque es subnormal o ciego. El que se queda paralizado en él...no es más que otro borrego.

Yo prefiero mandanga...victoria o muerte que decían los gladiadores.

Resignación jamás.

9 comentarios:

  1. SUBLIME CRISTINA, SUBLIME!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo que más me ha gustado es "victoria o muerte".
    A ver si poco a poco nos vamos despertando todos y nos echamos a la calle a corregir tanto desvarío, porque, ¿sabéis?, a eso también le tienen mucho miedo los politiquillosenanosladronesinútiles, a la cárcel, a la venganza popular, a las revoluciones... En definitiva, a Monsieur Guillotin...

    ResponderEliminar
  3. A las barricadas... que no tienen plan b...

    ResponderEliminar
  4. Yo que soy muy fan de Gladiator pero también de La Vida de Brian, ya me he comprado una barba postiza y un camión de piedras cuidadosamente descuidadas para tener picos en los sitios más molestos..

    ResponderEliminar
  5. Y si tienen plan B se lo forramos a pedradas también.

    ResponderEliminar
  6. esa es la actitud... todos a afilar piedras... y nada de vaselina... que les duela...

    ResponderEliminar
  7. Desde la última vez que vine me he perdido algo, como irte a jalar algo a media pulp fiction. Te releeré (qué bien).

    ResponderEliminar
  8. Yavex

    No te has perdido nada.
    Alguien dijo miedo...y aquí no hay.
    Alguien me soltó tres chorradas...se las borré.
    Y en el siguiente post, que ya no será hoy, os hablaré de unas hierbas que seguro que no conocéis ;-)

    ResponderEliminar
  9. Aunque parezca mentira, se puede vivir en susto crónico sin morirse, pa empezar, lo de la mandanga ya es harina de otro costal, porque te aseguro que hay casos que se trasforma, trasmuta, e incluso teletransporta , pero claro Aborregator, Privatizator, Terminator, Trincator Alienator y algún que otro fronterizomen en todas sus versiones, incluídas las encargadas a homónimos de otros lares, y por supuesto que lo de mandanga no se lo toma en serio ni Dios, aunque tal y como vamos, alguno hay que piensa que se trata de algún gurú africano.
    Ahora bien, con lo de los miedos, no lo tengo yo tan claro, que estos se llenan las alforjas y se aseguran que cuando se piren no les pase nada de nada, ni a ellos ni a sus familias y a nadie de su entorno, sino mira lo que les ha pasado a los de su paleje la vez anterior. La iganorancia es muy pero que muy osada y estos membrillos creen que esto es para siempre, te lo aseguro, sino no harían tales burradas.
    Y sí aunque eres rarita en muchas, pero que muchas cosas, va a ser que en tus miedos eres de lo más razonable, es más eres la mujer más razonable que conozco, y con respecto al miedo paralizante, existe, influyen muchos factores, y sí, es posibles que sea de borregos, aunque llega un momento en el que también de la parálisis se sale. Por cierto el miedo que paraliza no tiene porque significar resignación.

    Besos

    ResponderEliminar