viernes, 26 de noviembre de 2010

Cuarentuda cojonuda...


...Gustando de pasear, robar bancos y jugar al bridge busca caballero de similares características para amistad y lo que se tercie.

Toda la puta tarde llevo planchando coño. Estoy hasta las pelotas.

¿Qué por qué plancho? Pues porque AENA me ha crujido el sueldo y yo me niego a:

Vender mi casa en Son Vida.

Ir vestida de mercadillo, porque me gusta Miu Miu y es lo que hay y no voy a cambiar de look a estas alturas.

Dejar de comprar en el supermercado del Corte Inglés porque las grandes superficies me aturden, me mareo, me harto y me joden las colas. Y encima voy a por dentífrico y vuelvo sin él pero con veinte rollos de papel higiénico.

Porque una menda como yo no va en un Panda ni por los cojones.

Y porque de vez en cuando tengo que acercarme a las Caimán a quitarme de encima la mugre de AENA y a supervisar mis transacciones financieras en empresas fantasmas, que como su propio nombre indica si no estoy al loro desaparecen.

Así que  ahora, cuando termino mis agotadoras jornadas de técnico ATC, me dedico a las labores propias de mi secso. O sea, soy asistenta de lujo pero trabajo lo mismito que una normal, sólo que cobro más porque yo plancho con nivel IV de inglés, practico el francés bilingüe con el dueño de la casa y si es caprichoso hasta le hago una paja explicándole cómo va lo de la dotación cromosómica de las mitocondrias. 

Y si lo que hay es una señora, pues practicamos el latín y un poquito de coaching con plumero para sobrevivir a maridos aburridos y a pelmas de todos los tamaños.

Total, que lo dejo todo niquelado por unos seiscientos pavillos por tarde, eso sí, acabo deslomada de verdad.

Y hoy, que estaba yo filosófica, mientras planchaba pensaba que cómo cojones es posible que no me haya casado siendo la pedazo de jojoya que soy.

Porque cocino igualito que el mejor restaurante chino de la isla, hago lasañas tan macizas como las del argentino de La Vileta, de hecho son las mismas, los canapés con los que deleito a mis invitados cuando recibo en casa son clavaditos a los de El Corte Inglés y mis postres saben igual que si los hubiese elaborado un panadero francés que vive en Santa Catalina.

Coso que es un primor, hasta me atrevo con el fetish point. Diseño moda futurista a partir de ropa vieja que recompongo y reciclo, vale que no me la pongo, pero la vendo, así que no está tan mal.

Friego, plancho, aspiro, succiono, joder, es que no me falta de ná.

Pero es que además yo soy de las que seguro que si me mata un chulo y salgo en la tele, todos mis vecinos dirían:

Pues era bien maja...

Una chica normal, hasta educada...

Nunca nos dio problemas a los vecinos excepto durante los dos años que duró su obra que la demandamos como veinte veces, pero quitando eso...

No, ponía la música a un volumen normal, eso sí, la temporada que le dio por tirarse a un trapecista se oían ruidos un tanto acojonantes en su piso pero por lo demás...

Desde luego no se lo merecía...

Quién lo iba a decir, una chica tan sana, bueno, fumaba como un carretero, ¿pero quién no tiene algún vicio?...

¿A quién decís que se han cargado?...

Si hasta me lo preguntó hace años un menda y atentos a su fina percepción:

Oye, si tú eres normal...¿cómo es que no te has casado?

Supongo que normal significa piernas: dos, brazos: idem, cabeza en posición centrada sobre los hombros etc...

Encima leo y hasta entiendo los libros. En castellano y en otros idiomas también. Todavía recuerdo con ternura el día que un chico de mi gimnasio me preguntó que si el libro que estaba leyendo estaba también en inglés...por dentro. 

Sé informática a nivel de usuario de Spectrum, controlo aviones cuando me aburro, insulto a ministros, me gustan los asesinos en serie, de hecho me carteo con varios que están en el corredor de la muerte.

Hago deporte por un tubo, concretamente soy paralímpica en la modalidad de parapsicología subnormal, y con lo que me están enseñando este año a por el oro que voy.

No pego ojo, pero me río mucho y bebo mucha agua.

Bueno vale, tomo drogas, pero por prescripción de los de AENA, o sea que son legales. Vamos, que no me voy a pillar a Son Banya a las cinco de la mañana y vuelvo tres días después.

Pues ni aun así oye.

Ya lo dijo aquél: surgiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cimas de la miseria...y del puterío. 

Es lo que tienen las modas, contestó Coco Chanel.


11 comentarios:

  1. Qué nervios… creo que no me dejo nada… a ver,
    ¿hemos hecho todo lo que se tiene que hacer?,
    te vi y te abordé, me contestaste, nos fuimos conociendo,
    con alguna cautela al principio y con soltura con el tiempo,
    algún mosqueo devenido demostró la solvencia de nuestra relación,
    mas objetivos y vivencias nos unen con mayor delectación,
    así que aquí me tienes, declarándome en verso,
    por aquella obsesión que tenemos los de mi secso,
    de demostrar al hembrío que haciendo somos únicos,
    y que nos digan siempre: con ninguno como contigo.

    Así que ya mismo te digo, ¿te quieres casar conmigo?

    ResponderEliminar
  2. No me fío de tipos con los que jamás he atracado como mínimo un par de bancos sin que nos pille la policía.
    Todos me hablan de matrimonio cuando en realidad lo que quieren es que les limpie el piso, y fíjese usted que para esto servidora no pide amor, sino seisientos euros y a correr.
    Ya sé que en el anuncio ponía lo que se tercie, pero tampoco hay que pasarse...
    ¿Puedo pensármelo unos diez o doce años?
    Si sus intenciones son buenas seguro que no le importará darme un tiempo...caballero (pestañeo y caladita al pitillo)

    ResponderEliminar
  3. Cocino bien, dejo la ropa sucia en su sitio, llevo calzoncillos comme il faut (lo marrón detrás), hablo tagalo fuido, de gran interés para entenderme con el servicio, y según la Obregón no follo mal... Dame un chance de romance! Pliss

    ResponderEliminar
  4. Aprovecha mona,que éste paice q promete, jajaja

    ResponderEliminar
  5. Tómate el tiempo que sea, tampoco has dicho que no... Cuán fácil es hacer feliz, al menos a mí. Que lo seas tú también.

    ResponderEliminar
  6. ¿Te he dicho Yavex que me encantan los tipos con espíritu? jajajaja

    ResponderEliminar
  7. No sé Falel, no sé, lo del tagalo...lo del gayumbo...lo de la Obregón...demasiadas dudas.

    ResponderEliminar
  8. Sé que está feo hablar de las ex pero a la infanta Elena, por la que siento mucho afeto y admiración (ella a su vez me cogió gran afición) le encantaban mis rovellons al forn con ajito y virutitas de jabugo. Si el ajo te sienta mal lo cambiamos por puerros, pero se aparta uno para recetas extraculinarias. Fue hermoso mientras duró pero un señor trajado muy alto un poco gangoso con casco me dió un palizón que el Cavadas me tuvo que trasplantar media cara.
    Ahora tengo el mentón de Kirk Douglas, el padre. Conocí a una baronesa valenciana con nombre de ascensor (le encanta mi rissotto de marisco) pero es muy pesada, encima me ha hecho abandonar el cariñena y le da al parxet, una especie de lambrusco muy cabezón... Tiene en su suite varios óleos originales de Goya, Picasso y VanGogh que nos podrían sacar de un apuro. Además te regalaria su rolex président con diamantes incrustados más el plan de pensiones de ocho cifras que le sacó un tal Botín.
    Andaaa ajuntame ya...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo cariño, necesito tus posesiones, no las de tus novias...

    ResponderEliminar
  10. El ingenio no me lo embarga naide! Y con el ingenio agregado de ambosdós, vaya que sí se sale de la krisis. Lazarillo estaría metido a gestor de infraestructuras aeroportuarias o gigoló... U las dos cosas a la vez como en mi caso.
    Percebes y bogavante, que no falte... Morrinha, la justa, que no estamos aquí para sufrir. Lemans anonimus

    ResponderEliminar
  11. Lo que me he reído!
    Forza, Cristina. Y sigue soltera.

    ResponderEliminar