domingo, 10 de octubre de 2010

¡Un piloto ha votado en la encuesta!

Pensaba acostarme ya, pero me ha hecho tanta ilusión que le voy a dedicar un post.

A mí como a todas las chicas me encantaban los pilotos de jovencita. Se llevaban un montón.

Esos uniformes, esas gafas a lo Starsky y Hutch, tanta pasta como ganaban, los galones. Tanto viaje.

Aissss, me ponían mala.

Recuerdo que mi hermano era amigo de un tipo que ahora es comandante de Iberia o similar. Manolo querido, inolvidable, memorable. Un partidazo.

Era guapisísimo, y según comentaba todo el gimnasio un superdotado, ya me entendéis. Educadísimo, el sueño de cualquier madre…para sí misma.

Qué espectáculos dio la mía señores, porque además tenía la voz de un locutor de televisión.

Sonaba el teléfono y se abalanzaba sobre él como una loba. Se le ponían los ojos en blanco, adoptaba una pose superlánguida y le oías decir:

- ¿Y qué tal los estudios? ¿Y qué tal tus padres?

Hasta aquí todo bien, pero luego pasábamos a:

- ¿Y tú qué le pones a las lentejas? ¿Y riegas cada día las plantas? Qué ideal.

En este punto pegabas el grito estándar:

- Mamá ¿quieres dejar a Manolo en paz?

Ahora que soy mayor la comprendo perfectamente, lo que pasa es que en aquella época me tiraba más el balón prisionero que los tíos. Qué desperdicio. Lo del balón digo.

Al hacerme controladora cambié por completo de opinión. La madre que los parió.

Son unos cabritos. Lo vais a entender enseguida.

Cuando te quieren pedir algo ponen voz meliflua y te llaman señorita.

Cuando están de mala leche te llaman señora, y a mí incluso señor.

Y lo de que me llaméis señora duele cabrones.

Y entre ellos son pérfidos y malvados.

No sólo echan unas carreras por el aeropuerto que parecen niños de diez años, sino que se lanzan puyitas entre ellos. La verdad es que yo me descojono sin poderlo remediar.

Tuvimos aquí un verano un MD80 pintado con los colores de Mc Donalds. No sabéis el puteo que le cayó:

- Torre, de Iberia 1734

- Adelante Iberia 1734

- ¿Le podría decir a la hamburguesa que corriese un poco más?, es que nos van a dar las uvas.

Y todo el verano igual.

También fue glorioso el momento en que un piloto en Barcelona le dijo a una compañera:

- Alcanzando nivel 300, solicitamos más ascenso.

Mi compañera mira el radar y ve que están librando el nivel 140.

- ¿Me confirma alcanzando 300? Porque según mi radar está usted librando 140.

- Esto, ejem, bueno, es que estamos subiendo a diez mil pies por minuto y tal.

- Caray, ya me podía haber dicho que llevaba usted un cohete.

Descojono general de todos los demás.

Que si ya te vale Maroto, que te tires de la moto. Qué si a qué planeta vas…

O aquel Air Europa que teniendo yo un tío a punto de aterrizar se mete en la pista.

Mientras me daba un infarto, oigo:

- Ups, no me he dado cuenta.

La verdad es que el tipo fue un encanto porque en respuesta a mi alarido despegó en vertical.

Luego el hombre me pidió disculpas. Y ya le dije yo con un hilo de voz, no si no se preocupe, mientras no se me hostie con otro no pasa nada…gracias por su cooperación. La verdad es que fue un despegue espectacular. Moló.

He de decir, en honor a la verdad, que excepto cuando me siento en autorizaciones los pilotos me caen genial. Por mucho que discuta con ellos la verdad es que hacen su curro cojonudamente bien y nos ayudan un montón.

Y no hay que olvidar que ellos también aguantan turnos de mierda, sueldos infames en según qué compañías, porque hacerse piloto cuesta un pastón y encima hay mucho que estudiar, les presionan más de la cuenta y encima nos aguantan a nosotros.

Aunque muchos no me crean yo trabajo para ellos y para los pasajeros y lo tengo muy claro.

Las compañías me la soplan, qué le vamos a hacer. Bueno Ryanair me cae especialmente mal desde que el cretino de su dueño me ha dicho que tengo el culo gordo, no lo puedo remediar. Con lo monísimo que es él.

Y la verdad es que me encanta trabajar para ellos y con ellos, y el día que me sale todo fetén y me dan las gracias…se me cae la baba amigos.

No sabéis el gusto que da.

4 comentarios:

  1. No sé si te has percatado, pero tu bitácora es rarísima en el suelo patrio: es genuina. En otros países, más libres, es más corriente. El cuaderno de buró de la travesía de la vida tiene que tenerlo todo, tal como haces. Glasnot, sin miedos. Por eso es tan refrescante, tan edificante, tan… bueno, eso para el final.

    Leo tu dolor y saturación, así que he leído algo sobre esto que te daña. Dios me libre de hacer juicios de valor o cualquier otra leche, porque, sencillamente, no me dedico a lo tuyo. Hago una reflexión de debilidades, como si me tocara a mí, del conflicto, que de esos entiendo: Desunión: antiguos compañeros están enfrentados. Señuelo: la interlocución y las energías se enfocan en gestores temporales. Enemigo: el verdadero, el que os codicia poseer, está oculto. Aliado: si solo no puedo, el mejor que puedo encontrar es el adversario del anterior.

    Estos conflictos son largos, generan mucho desgaste. Por eso, cuídate. No bucees a 30, además no te dura nada la botella y tienes que llevar el neo de 5, con lo bien que va el de 3. Cuidado con el coche, ahora que has empezado a deleitarnos sería de pésimo gusto que nos plantaras. Yo, que sepas, no te lo iba a perdonar. Ah! neutrógena para tus cansados pies y betaromero para las pantorrillas. Que no te falte de nada.

    ResponderEliminar
  2. Tienes más razón que un santo, y veo que también lees a Chomsky.
    Te diré que todo lo que nos cuentas está claro, y ya combatimos en todos los frentes: aguantando que no es poco, denunciando porque no perdemos la esperanza de que quede algún juez justo, peleando en el extranjero, que tienen más luces que aquí o al menos lo parece.
    Y yo espero con ilusión que antes de las próximas elecciones mis políticos se coman crudos entre ellos, que pueden hacer lo que yo no.
    Respecto a lo del buceo...no va a tener remedio. Si quieres ver bichos gordos muchas veces hay que bajar. La última vez mi premio fueron unos gloriosos Longimanus y un tiburón martillo enorme ;-)
    Lo del neopreno es un desmierde, tienes toda la razón, pero me he comprado una mariconada de chaleco con estufa en la espalda que no sabes lo que es...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Cuídate Cristina, cada día lo primero que hago es leer tu blog,... me ayuda a seguir.
    Como bien dice Yavex, el verdadero enemigo, está oculto.....
    Besos de una canaria.

    ResponderEliminar
  4. Jodé, pues qué ilusión.
    Me alegro de alegrarte alegremente.
    Besos pa tí también.

    ResponderEliminar