jueves, 21 de octubre de 2010

On the reidio

Hoy he salido en la radio. ¡Qué nervios! ¡Qué emoción!

Y eso que debería yo estar ya curtida en estas lides porque queridos míos, no es la primera vez que me entrevistan, a ver qué os creéis…es la segunda.

Bueno, vale que la primera vez la entrevista fue para un artículo titulado "Mujeres españolas y sus bolsos", pero dejé el pabellón nacional bien alto. Ya os lo contaré otro día.

Coño, en 45 años es un carrerón ¿o no?

Y peor empezó Madonna y mira dónde ha llegado. Vale que empezó treinta años antes que yo, pero yo tengo su mismo entusiasmo. Lo del talento...mejor vamos a dejarlo aquí.

Se tercia un poco de promoción, que estos tipos son encantadores:

http://juan-duque.blogspot.com/2010_10_01_archive.html

Os pondré en antecedentes, que la cosa ha tenido su preparación. Yo es que cuando me pongo me lo tomo todo muy en serio.

A mediodía he ido a una comilona de despedida de un compi que se va a los Madriles.

Servidora tiene una cualidad muy peculiar, y es que como tirando a poco y según dicen mis amigas, a mitad de camino se me hace todo bola, como a los niños de cinco años cuando les das espinacas o cositas de ésas que les gustan tanto.

Pues me he metido entre pecho y espalda un trozo de bicho argentino que me ha puesto mirando a la mismísima Patagonia. Lástima de molleja que no tengo.

Me ha entrado un sueño espantoso tal que a las cinco y media de la tarde. Me habían dicho estos chicos que llamarían a las seis.

Suena el despertador a las seis menos cinco, para qué lo voy a poner antes si ni sé de qué vamos a hablar ¿no?

Suena el teléfono y oigo una voz que dice:

- El cielo está lleno de aviones…

¡Ay va la hostia! ¿Qué se supone que digo yo?

- El pájaro está en el nido…

- La lluvia en Sevilla es una maravilla…

Lo de que el programa empieza con santo y seña se avisa jodíos.

En fin, me ha dado la risa.

Aprovecho para saludar saludando a todos los que me han enviado saludables saludos. Para las chicas flores y los chicos me podéis enviar fotos vuestras con el teléfono por detrás. Gracias.

Majos sois todos coño. Y encima en el día del controlador. Me he puesto pero que muy tierna. Porque hoy es nuestro día, el de todos los controladores del mundo, no me digáis que no le echamos huevos con la que está cayendo.

Me encanta lo de que os descojonéis en el trabajo, porque en casa no es lo mismo.

Mola el doble hacerlo mientras os pagan.

Terrorismo de guante blanco contra los pelmas de nuestros jefes, no me digáis que no. Me chifla.

Y con lo del santo y seña me he acordado de una historia que se contaba por Madrid hace tiempo.

Supongo que todos habréis oído hablar de la famosísima Encarna. Desde luego los taxistas y los camioneros la conocen fijo.

Esta buena mujer tenía un programa en la radio, y un día a la pobre no se le ocurre otra cosa más que dedicárselo a los camioneros, esos hombretones que se enfrentan a los peligros de las carreteras, como por ejemplo una señalización pésima, pasan fríos y calores y sobre todo mogollón de sueño, se les queda el culo cuadrado, trabajan sin descanso y con denuedo para que, cada mañana al despertar, los demás tengamos en nuestros mercados comida, el las gasolineras gasofa, cruasanes en los bares, en fin, que se tiró un rollo tremendo con la apología del camionero.

Llama el primero:

- Adelante amigo, camarada, compañero…

- Hola Encarna, qué maja eres, cómo me gusta tu programa.

- ¿Qué haces y dónde estás héroe de la noche, aventurero?

- Pues nada, aquí voy con un cargamento de chismes de esos que se usan para meter gasolina dentro…

- ¿Bidones?

- Tócame los cojones, jajajajaja.

Encarna se aturulla, no da crédito. Qué animal, qué mala bestia, pero ella lo disculpa porque tiene muchas tablas, y porque ya todos sabemos que la labor de estos hombres es de gran responsabilidad y mucho estrés y ella es comprensiva y entiende que alguna cosita tienen que tener de vez en cuando los pobres.

Continúa el programa y llaman de nuevo…el de antes:

- Perdóname Encarna, de verdad, lo siento en el alma, no sé cómo he podido ser tan basto, tan zafio, decirte esto a ti que nos tratas tan bien y nos quieres tanto, no tengo perdón de Dios, no sé que me ha podido pasar, que se me pinchen las doce ruedas que llevo si miento.

- Tranquilo compañero, amigo, te comprendo. No pasa nada, tu profesión es dura, me hago cargo.

- Sabes qué pasa Encarna, que es que estoy ya muy cansao, que llevo toda la noche conduciendo y esto no se termina nunca...

- ¿Y dónde estás querido mío?

- Pues ya casi llegando a la base, en el pueblo éste cerca de Madrid, el que tiene un casino…

- ¿Torrelodones?

Os podéis imaginar el resto, jajajajaja.

Y ahora que no nos oye nadie confesaré que es lo primero que se me ha ocurrido cuando he oído la palabra aviones…es lo que tiene ser de Madrid, estar dormida y que te pidan contraseña, que te traiciona el subconsciente y te vienen a la mente de repente estas gilipolleces.

Coñas aparte chicos, me ha encantado charlar con vosotros.

Y para los que leéis este blog, que sepáis que nos van a echar del curro a todos porque tengo chascarrillos para dar y tomar. Luego no digáis que no os avisé.

Besos a tod@s.

Por cierto que con la emoción no os he dicho el nombre de mi blog favorito sobre control, aunque si me leéis ya sabréis que es:

controladoresaereos.org

El que lo hace sí se merece todos los abrazos del mundo porque está peleando como una fiera y curra más que tres camioneros juntos...durmiendo lo mismo que ellos.

Y porque es un tipo decente, listo, ingenioso, divertido y malvadillo...y no, no es mi novio.

No quiere el cabrón, jajajajaja.

Dice que él no se junta con controladores aéreos, que son de lo malo lo peor ;-)

6 comentarios:

  1. Ajá¡, haces las entrevistas como esta bitácora. Para paladares exigentes vaya, que aquí no pasta cualquiera. Ni me lo hubieran cortado a medida.

    Espantosamente cansado (es lo que tiene tener las necesidades desaforadas), con el laurel que dices, me hago una corona de hierba.

    Guapa.

    ResponderEliminar
  2. Si me llegas a responder como el canario creo que me lo hago encima.

    No digas que duermes siesta a ver si te van a quitar la baja.

    Fue un lujo tenerte en el programa y que dijeras cuatro verdades o cinco.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. "Como el canario" no "camionero", es que los teléfonos estos cambian las palabras.

    ResponderEliminar
  4. Yavex,
    ¿Hago las entrevistas como la bitácora?
    Pos claro, servidora es que es asín.
    Los posts jomío los escribo en diez minutos, en quince va, que lo del teclado me tiene muerta.
    En lo que tardo es en incrustarlos en la página del blobs.
    Porque que me explique a mí bien clarito alguien qué es un comando HTML, que cuando lo ví y por cómo se comportan lo primero que pensé es que era algún tipo de guerrillero nicaragüense.
    Gracias por lo de guapa, me lo voy a pegar en la espalda a ver si engaño a alguien...de frente no sé si va a colar, jajaajaja

    ResponderEliminar
  5. Luz de Gas,
    acabo de leer lo del canario y he pensado:
    Diox, otra vez no, pero qué misterioso es este hombre...
    Si me llega a salir lo del camionero te aseguro que nos descojonamos tanto que te detiene la guardia civil por empotrar los coches de tus oyentes.
    Por cierto, me encanta como dices lode Jiules Pacars, que además te he escuchado en otros programas y cada vez lo sueltas como te peta.
    Te acabarán quitando el ordenador, jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Como nos lo quiten a ver que hacemos, si, es verdad, cada vez lo digo de una forma, no puedo evitarlo.

    ResponderEliminar