domingo, 24 de octubre de 2010

No tengo nada que ponerme

Otras hierbas, parte dos. Ultimamente hablo demasiado de control, se me está poniendo el karma chungo...y no estoy por la labor, así que no tengo nada que ponerme...

Y tiene bemoles la cosa, porque en mi armario debe haber sesenta pantalones, treinta faldas, doscientas camisetas y más zapatos que en el de Imelda Marcos.

Para vosotos es incomprensible, lo sé, porque:

- Tema piernas. Se solventa con un chisme llamado genéricamente pantalón.

Los hay de cuatro tipos: cortos o largos, de traje o vaqueros.

- Tema pecho. Camisa, camiseta o polo. Lo que tenga limpio, da igual el color.

- Tema pies. Zapatos o chanclas.

- Que llueve o hace frío, una chupa. Que hace sol, unas gafas.

No sabéis la suerte que tenéis.

Para nosotras las categorías son prácticamente infinitas:

- Sujetadores de trapillo para los días de diario.

De deporte para el gimnasio.

De alto rendimiento para ligar.

De competición para follar.

Con relleno para despistar y bregar con escotes inverosímiles.

-Bragas, tangas, tirachinas.

Uno de cada color, tamaño y calidad, y siempre a juego con los sostenes.

- Camisetas ceñidas, holgadas, de tirantes, con manga, sin manga, con cuello barco o redondo, lisas, estampadas, con más o menos escote, con puntillas, con faralaes...subclasificadas por color.

- Camisas serias, informales, atrevidas, recatadas, transparentes, sugerentes, de algodón, de seda, de organdí, de lino.

- Pantalones anchos, ajustados, bombachos, de campana, de pitillo, de cintura alta o baja, con bolsillos o sin ellos, vaqueros lavados y sin lavar, estratégicamente rajados o enteros.

- Zapatos abiertos, cerrados, planos, de tacón, de taconazo, de zorrón, de abuela, de monja. De campo, de playa o de picnic.

Botas de lluvia, de trekking, de dómina, de colegiala, de militar.

Sandalias de tiras, de pedrería, de lazos, de elástico o de hebilla, de plástico, de piel.

Zapatillas para la calle, para el gimnasio, para la compra.

- Sombreros para el sol, para la lluvia, para llamar la atención.

Pamelas para las carreras de caballos, las bodas y pintar la mona en los eventos y en cualquier sitio en general.

- Pañuelos de algodón, de seda, hasta de nylon.

Fulares, bufandas y otras mandangas.

- Calcetines, medias, pantys.

Y lo de antes, de meretriz o de institutriz.

- Bolsos, uno para cada conjunto.

Sé que parece casi imposible que una no logre vestirse con semejante arsenal, pero es que falta la parte esencial:

¿Qué talante tengo hoy?

Y aquí es donde se jode todo el invento, porque si me he levantado pendón y me sale modelo de monja estaré rascando todo el día.

Y si he amanecido tranquila y me visto de lagarta, me van a pegar un coñazo tremendo y no voy a estar de humor.

Suponiendo que no haya engordado ni medio gramo desde ayer, porque entonces nada me quedará bien aunque me pruebe el armario entero.

Y que no llueva, si el modelo que yo quiero va con zapatos de ante.

Y cuando ¡por fin! tengo claro lo que me quiero poner...la camiseta está sucia. Y yo quiero justo ésa. Hay que joderse...y volver a empezar desde el principio...

Y me faltan cinco minutos para tener que ir a currar y aún estoy en toalla.

Y ¿por qué os cuento todo esto?...porque meterme sólo con los chicos no es divertido.

3 comentarios:

  1. Si es que tienen que poner un Primark ya en Palma, que es mu barato (aunque, según me han dicho, en España no es tan barato como en Londres). Así, el día que no sepas qué ponerte, te vas al Primark y, por 15 euros, te compras el conjunto entero. Y si al día siguiente no te gusta, te da igual, se lo regalas a la Búlgara que, para lo que te ha costado, le vale como regalo por los maravillosos regalos que te trae de tu tierra ;)

    Por cierto, yo tengo el mismo problema que tú. Solo que, seguramente, tengo una cuarta parte de la ropa que tienes tú. Tengo como cuatro pantalones de arreglar y nunca me acuerdo de que los tengo, así que voy siempre en vaqueros XD Los vestidos y las faldas sirven solo para tres días en verano (contados: dos en junio y uno en julio). Camisa solo tengo dos de invierno y tres de verano, porque me dan calor y, en invierno, frío. Y el 80% de mis zapatos son de los que no se pueden mojar, bien porque son de ante, o bien porque son abiertos y te entra el agua.

    Si es que, quién me dijo a mí que tenía que ser mujer, con lo bien que estaría yo siendo tío y friki: dos pares de pantalones y cincuenta camisetas, una para cada día, y unas cuantas más por si alguna se mancha (oye, que yo sería un friki limpio, ¿eh?) porque la que viene a limpiar viene una vez al mes y hace la colada entera y plancha. ^_^

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo montañas de ropa más que nada porque ya ni veo lo que tengo...ni pa ponérmelo ni pa tirarlo.
    El día menos pensado me veis en la calle con el modelo de mi primera comunión.
    Te estoy preparando el AFIS...

    ResponderEliminar
  3. ¿Zapatos que no se pueden mojar? Y luego dices que tus padres no son de aquí. So mallorquina, jajajaja.

    ResponderEliminar