domingo, 17 de octubre de 2010

Los incidentes en aviación…

…Son exactamente como esas crisis tan malitas que tienen los tíos a los cuarenta años, que se levantan una mañana y de pronto no entienden cómo es que tienen una mujer, dos hijos y una hipoteca por pagar.

Para llegar a esta situación han pasado muchas cosas antes.

Recuerdo que cuando empecé un compañero me dijo que si te dedicas a esto tarde o temprano te llevas un susto de muerte, y que no se libra ni dios.

Pasado un tiempo lo comprobé en mis propias carnes. Veréis lo que me ocurrió:

Estaba en el centro de control de Barcelona, en el sector que llamaban Levante Bajo, que se encarga básicamente de manejar las llegadas y las salidas de Valencia, que son un porrón, y mueve tráfico que va hacia Baleares desde Madrid y viceversa, y tráfico que baja hacia Alicante. Esto es una simplificación pero puede valer.

Es un sector molesto, porque ya os he dicho que nosotros dividimos el espacio aéreo en trozos y cada controlador se ocupa de unos pisos.

Normalmente lo que hacemos es poner filtros en nuestra presentación radar (lo que vemos en la pantalla), de modo que vemos los aviones que nos interesan y no todos los que hay, porque si no necesitaríamos pantallas del tamaño de una habitación entera.

El Levante Bajo tiene por debajo la zona de aproximación de Valencia, que la llevan otros controladores, y por encima el Levante Alto, que es un sector enorme con una tráfico de la rehostia.

En el filtro siempre pones algún piso de más por encima y por debajo para poder ver con antelación lo que se te viene encima.

Por ejemplo, si yo controlo desde el piso 24 al 30, mi filtro va del 20 al 34 por si las flies. No tiene sentido que me dedique a mirar a los que van por el piso 36 o por el 38 porque los lleva otro tío y porque a mí no me van a afectar…en principio, que ya he dicho que en aviación todo es posible y a lo mejor uno de estos tiene una despresurización en cabina y necesita hacer un descenso de emergencia, o tiene que bajar por un problema técnico, por una tormenta…y entonces ¡sorpresa! me cae a mí.

La putada de este sector es que ves en tu pantalla demasiados aviones que no son tuyos, y es fácil hacerse un taco.

El caso es que ese día había un problema con las frecuencia de radio del Levante Alto, con lo que me llamaban a mí un montón de aviones que no eran míos.

Esto te vuelve loca porque empiezas a buscar por tu pantalla y no ves al tipo, le preguntas dónde está, y a veces te dan unas indicaciones de posición que son como adivinanzas, y cuando por fin lo encuentras lo devuelves a la frecuencia que le corresponde y avisas a tu compañero de que te está llamando a ti.

Me llamaron como quince así.

El caso es que en un momento dado dije, un momento señores, que me tengo que ocupar de mis aviones, que con estas chorradas al final se me van a ir todos al quinto pino.

En mi trabajo hay una cosa esencial que se llama priorización.

Consiste en ordenar todo lo que tienes que hacer según su urgencia e importancia, y hay que hacerlo de modo instantáneo.

Ejemplo:

Fulanito quiere subir, Menganito quiere recortar su ruta, Zutanito se empotra con uno que va de morros, Pakito me llama para decir que está en mi frecuencia pero no le afecta nadie.

Yo decido rápidamente en qué orden hay que ocuparse de esto, es decir:

Separo a Zutanito del que va de morros, subo a Fulanito, le confirmo a Pakito que está conmigo (si no se ponen nerviosos y vuelven con el anterior controlador y perdemos tiempo), y le recorto la ruta a Menganito. A continuación vuelvo a colocar en su sitio a Zutanito porque ya está separado del que iba de morros.

Y lo hacemos constantemente, de hecho en esto consiste nuestro trabajo.

Nuestro coco funciona de modo que vamos archivando las tareas de modo que siempre sabes que has hecho una cosa pero tienes otra pendiente. Y sabes aproximadamente en qué momento vas a tener que hacer algo o cuánto tiempo tienes para hacerlo, a eso me refiero cuando hablo de urgencia.

Yo sé que tengo que separar a dos tíos que van de morros, pero a unos les faltan veinte millas para darse y a otros treinta, luego separo primero a los de veinte.

Tampoco los separas cuando están demasiado lejos porque vuelan más y es pasta en combustible, aunque puedes dejarlo hecho si ves venir que vas a estar liada un rato y no te vas a poder ocupar de ellos justo cuando se vayan a cruzar. Eso sí, no has de olvidar que luego debes devolverlos a su ruta original.

Pues yo tenía en el fondo del celebro una alarmita que me decía que en un rato me coincidirían dos en el mismo punto. Y ya había pasado el tiempo suficiente mirando aviones que no eran míos, pero que tampoco puedes desatender porque tenemos que saber en todo momento dónde están los aviones sean nuestros o no. Yo no puedo dejar colgado a un piloto simplemente porque no es de los que me tocan a mí.

El caso es que venían dos tipos desde Madrid a nivel 300 (piso 30) y convergían a la misma hora sobre Valencia. Uno venía del noroeste y otro del suroeste.

Le digo a uno de ellos que baje a nivel 280.

Tenemos niveles pares e impares, grosso modo diré que los que van hacia el norte y el este van a niveles pares y los que van al sur y al oeste a niveles impares.

El avión al que le digo que baje debe hacer 300, 290, 280 y quedarse a ese nivel.

Así en Valencia tendré un avión a 300 y otro a 280 y no habrá problema.

Y entonces amigos míos oigo a mi ayudante decir…¿Y el de 290?

Y yo ¿290? ¿Dónde coño hay un tío a 290?

Amplío mi pantalla, se me salen los ojos de las cuencas y ¡hostias! Lo veo.

Bajando de norte a sur justo por encima de Valencia.

Empiezo a pegar alaridos y a dar vectores (rumbos) de 90 grados, que son prácticamente ya para evitar una colisión. El de 290 al ver que se le viene encima otro al mismo nivel se pone a bajar, yo le grito que se quede donde está porque entonces se me empotran a 280.

En fin, un puto horror. Al final arreglé el cristo, pedí un relevo, rellené el informe correspondiente no sin antes haber pedido perdón a todos los implicados que la verdad, se portaron muy bien, y me fui a casa hecha un fistro.

Estuve horas mirando una planta mientras cada cierto tiempo se me caía un lagrimón.

Lo acojonante del caso cuando te pasa esto es que piensas, no me puede volver a ocurrir porque me muero de un soponcio. Pero…¿cómo lo evito? ¿cómo es posible que no lo viera joder? Pues no lo vi.

¿Cómo haces para que no se repita? No lo puedes evitar y eso es lo chungo, forma parte del curro. Por muchos ojos que tengas y por muy veterano que seas siempre estás expuesto a esto.

Y os aseguro que si un día se me cae un avión me importa un bledo que me metan en la cárcel, porque no levanto cabeza en los días de mi vida.

Todavía le estoy dando las gracias a mi ayudante, y aprovecho para comentar que ahora quieren quitarlos por aquello de la productividad de los cojones.

Tengo un hambre espantosa, así que seguiremos hablando del tema en otro momento.

Os dejo con unas lecturas recomendadas para el día de hoy por si os interesa saber algo más ;-)

Y también os sugiero a los que no las conozcáis que les echéis un vistazo, porque os van contando paso a paso todas las burradas que están pasando y que ningún otro periódico del país se atreve a publicar, más que nada porque el gobierno no les deja.

Si hay algo que no entendáis o sobre lo que queráis preguntar algo concreto estoy a vuestra disposición.

http://www.controladoresaereos.org/?p=3204

http://www.controladoresaereos.org/?p=1106

http://www.controladoresaereos.org/?p=3141

http://www.aviaciondigitalglobal.com/noticia.asp?NotId=14496&NotDesignId=4

http://www.aviaciondigitalglobal.com/noticia.asp?NotId=14487&NotDesignId=4

2 comentarios:

  1. Qué razón tienes compañera,que una cosa es mirar y otra muy distinta ver. Por eso,cuando estuve en la escuela enseñando lo poco que sabía, siempre le insistía al alumno listillo de los de "yo lo veo todo en el radar" que usase las putas fichitas que valen su peso en oro en esos momentos.
    Y que ,como decía otro compañero, que murió antes de tiempo por desgracia, "el controlador que dice que no ha dado nunca un cruce es por una de estas tres posibilidades:
    1º No se ha sentado nunca desde que salió de la escuela, se ha dedicado a otras cosas.
    2º Miente como un bellaco
    3º O ,la más peligrosa, NO SE HA DADO NI CUENTA.
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Suerte que tiene algunos, yo en el radar de la escuela sólo veía chiribitas. Tiempos aquellos...

    ResponderEliminar