martes, 5 de octubre de 2010

Hablando de sartenes…

Ya sé que no vienen a cuento, pero no sé por qué el anterior post me ha recordado esto…quizás sea por la conclusión y porque según me ha dicho el psiquiatra oficial del reino tengo una personalidad extravagante y en algo se tiene que notar.

Sea como sea el motivo me da igual porque aquí hemos venido a reírnos, así que…allá va.

Me he sentado a ver la tele un rato, a pesar de que el médico me ha dicho que a mis nervios no les va nada bien. No sé si os he dicho que soy un tanto inestable, nada serio por supuesto.

Con un poquito de valium 50 ni me lo notáis.

En diez minutos escasos he pasado del alucine a la incredulidad y de aquí al estupor sideral, con un conato intermedio de aneurisma, de modo que ahora tengo visiones.

¿Tendrá la tele poderes para-anormales?

Y como una cosa lleva a otra, me hallo pensando que estos tiempos que corren son cuando menos desconcertantes...al menos para las chicas.

Existen para la cara cremas decontractoras con bosgüelos y pintalabios con efecto volumen en 3D. Lo que coño signifique esto.

Yo diría que al mercado de caretas le quedan dos telediarios.

Ponerte una compresa es un fiestón y encima vienen volando solas. Y si es un tampax ni te cuento. No es que te puedas bañar en la piscina, es que viajas en cohetes de la NASA.

Te depilas con láser en lugar de cera como si fueses un bicho más de La Guerra de las Galaxias, pero al menos la saga de George Lucas tiene un final, y a ti te cierran la clínica con las piernas a medio depilar y sin una pela en el bolso.

Empezaste chutándote botox en las arrugas de la frente, y ahora lo llevas en la planta de los pies para no caerte de los tacones y en las axilas para no manchar de sudor los modelos en los eventos, (lo que antes se llamaban bodas, banquetes, bautizos y comuniones).

Te recauchutas los morros y las tetas con silicona. Luego te deprimes porque te duele la espalda y nadie es capaz de decir de qué color tienes los ojos...ni el cerebro.

Te dejas los ovarios y los nervios en regímenes y gimnasios para estar delgada. Cuando lo consigues resulta que en el intento te has quedado sin pecho, menuda putada.

Y cuando llegas a los cuarenta y te salen las primeras patas de gallo, piensas aliviada, esta es la mía, por fin puedo soltarme el moño y ser como soy, que me lo he ganado.

¡Ja! Ahora hacerse mayor es una horterada. Ya se encarga una gachí de veinticinco años de explicarte lo bien que funcionan en su cara las antiarrugas...a 70 pavos el bote, que se te estira la cara entera antes de usarlas sólo del susto.

Cada año cambia la moda para que no te sirva nada de lo que tienes en el armario. Y aunque guardes las cosas durante decenios, siempre habrá alguna modificación leve, pero suficiente para que cuando recuperes tus pantalones de campana nunca parezcas Kate Moss, sino una cantante de Abba.

Tu vecina de catorce (con pinta de puta de cuarenta y seis) te explica lo cerdos que son los hombres.

La de veintiocho descubre alucinada que se asciende mucho antes chupando pollas que currando bien.

Enseñas el tanga y las lorzas.

Venden sujeciones de puerta para follar y chupadores de polla portátiles con abertura en forma de ranura que también sirven para ahorrar para la hipoteca.

Haces la compra y follas por Internet. Y hablando de follar, ahora que por fin puedes hacerlo como una loca sin ir al infierno de cabeza y sin preñar, los tíos se comportan como tías y ahora te toca a ti escalar montañas y cazar dragones...por los cojones.

Y aún te queda tiempo para decorar tu casa con estilo etno-vintage-chic mientras te tomas los cereales que regulan todos tus tránsitos.

No sigo porque me estoy mareando.

Quiero dedicar este post a todos los tíos que se pasan la vida diciendo que si fuesen mujeres se pasarían el día follando: que sepáis que para tener la sartén por el mango antes os va a tocar pasar por toda esta mierda. Avisados estáis...

A lo mejor me ha traicionado el subconsciente pensando en todos los que me han puesto a parir porque quieren ganar lo que yo ganaba, fijaos bien en que utilizo el pretérito, haciendo lo que hacen ellos en sus oficinas, librando los fines de semana, durmiendo por las noches y sin estrés y sin aguantar las chorradas de los ministros.

Va por todos ellos.

6 comentarios:

  1. No desesperes mujer, te aseguro que de cada día tendrás más seguidores, algunos silentes y otros enconados (muchos a favor, eh?), además de lo beneficiosamente terapéutico que resultará esto para tu ego...
    Esteee, ejem... Me quedé con las ganas de saber que pasó después del famoso vuelo Palma Valencia, si todo continuó con un febril frenesí in crescendo o finalmente terminó como el prometido remanso de paz para los sentimientos o sentidos...

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Cristina:
    Desde que te dejé embarcando en el vuelo Palma-Valencia... !han pasado tantas cosas¡ autorizar el vuelo, una tal Carmela, la rodadura, el tema de la listeza: encuentro muy fatigoso esto de viajar: todavía no hemos despegado... pero persevero, nunca abandono.
    Ya ves, introduje una hábil modificación en mi placa base (lesluthiers) y he podido solventar las 4,7 pulgadas... hasta que me trajiste la cita del Principe Carlos a su amada Camila. El procesador quemado. Así no vamos a ningún lado.
    Sigue, no pares, me lo estoy pasando de miedo.
    Me voy a cazar mi ciclo circadiano.

    ResponderEliminar
  3. Debería haber comentado que tengo un sídrome no documentado pero que existe, doy fe, llamado procesamiento mental peregrino o PMP.

    Quiere ello decir que estoy algo pirada, que soy una chica y ya sabes que los vericuetos de nuestro cerebro son inescrutables incluso para nosotras mismas, y que hablar de control puro y duro duerme a las piedras, de modo que voy intercalando chascarrillos para que os entretengáis, que es lo que en última instancia pretendo.

    Siempre es más divertido informarse riendo. Para el resto ya hay mil periódicos y blogs más serios que éste.

    Disfruta tú que puedes, si fueras controlador te estaría dando la risa...histérica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si todos sois anónimos me vais a hacer un taco y no sé ni a quién le contesto. Inventaos un nick por diox.
    Pal que quiere saber el final del vuelo a Valencia...te lo contaré cuando lleguemos ¿hace?

    ResponderEliminar
  5. Te ha follado el subconsciente.



    Sublime tu blog. Me lo estoy estudiando de la A a la Z. Se lo daré a mi madre en dosis únicas, cápsulas recubiertas, para que se le cure el síndrome de los-controlares-mataron-a-kennedy que tanto abunda en borregolandia.

    ResponderEliminar
  6. Interesante esta entrada... me recuerda a una vez q estaba viendo la tv y pillé un anuncio de depilación (con cuchilla, quizá) en el que decía "quién ha dicho que las mujeres no podemos ser perfectas?", a lo que pensé "y porqué tendríamos que serlo? es que los hombres lo son y aun no me he enterado?".
    Igualdad de oportunidades sí, pero no me gusta tener que ir detrás de los chicos, prefiero mi bonita posición de tener la sartén por el mango y escoger yo, que para eso somos las que miramos más allá de las apariencias, los diálogos ingeniosos y las sonrisas encantadoras.

    ResponderEliminar