martes, 12 de octubre de 2010

¿Es tolerable esto? ¿Y si os sucede a vosotros? ¿Hacemos una votación?

Esta carta la escribió un compañero de los nuevos a los que no contratan.

Es fácil poner a parir a la gente cuando ni la conoces ni sabes nada de ella ¿verdad que sí?. Espero que nunca os hagan esto, y que los demás logremos que contraten a esta gente. Han luchado y lo siguen haciendo, se lo han currado, se lo merecen. Eso es lo que me importa a mí y no la maldita pasta. Y aún no conozco a ninguno, pero espero poder trabajar con ellos un día de estos. Me encantaría.

Tengo encima otra tormenta inmensa, como la que se me desata por dentro cuando leo lo que a continuación copio. Empiezo a pensar que sólo me comprende el cielo. Putada que vivo en la tierra.


Desde que el 30 de julio terminamos el curso, AENA no ha sabido nada de nuestros destinos.

Inicialmente, cuando llamábamos, nos decían que nos asignarían las dependencias "el martes siguiente". Vencido un martes, entonces lo posponían de nuevo al siguiente. No sé qué tienen los martes.

Luego el mensaje era que no había planes para contratarnos, que estaba todo parado y no había siquiera ya fecha en la que se pudiera saber algo nuevo. Eso sí, las dos personas de RRHH que nos atienden siempre han sido exquisitamente amables.

Menudo papelón les ha tocado. Gracias desde aquí.

La espera se hace insoportable. Llevamos sin ingresar una nómina desde noviembre de 2008. Los que tenían paro, lo agotaron hace mucho. Los que tienen hijos se desesperan genuinamente. ¿Cómo puede ser que el Estado, a través de AENA, invierta 14.000.000€ en formarnos (el doble del presupuesto de la Casa Real para 2011), y luego nos tenga en casa mientras sigue solicitando horas extras a la plantilla activa?

El 21 de septiembre presentamos una carta por registro de entrada en Servicios Centrales de Navegación Aérea preguntando en qué fecha se nos darían qué destinos.

No nos atrevimos siquiera a poner nuestro nombre y DNI por si nos represalian.

Nos representa un buen amigo, el "alumno 49″.

Lunes 27, aparece una entrevista a Lema en CincoDías, en la que anuncia que "para que no haya dudas, se nos contratará en octubre". Ese énfasis nos hace interpretar que está contestando a nuestra carta. Son buenas imprecisas noticias.

Martes 28, AENA publica una nota de prensa por la que nos contratan el 1 de Octubre. ¡Por fin! El mismo martes nos llaman por teléfono y nos comunican por escrito que tenemos que presentarnos en 3 días, el viernes de esa misma semana, día 1 de octubre, en nuestra dependencia.

Compro billete de avión, carísimo, reservo hotel, preparo la maleta y la documentación.

El jueves, el día anterior a la incorporación, a eso de las 11h de la mañana, menos de 24h antes de tenerme que presentar en destino, recibo una llamada de AENA indicando que no debo acudir a la dependencia, que no me van a contratar. Que se pospone, que la contratación será escalonada.

¿Pero qué coño me estás contando? Estoy por gritar, pero me resigno. El mensajero no tiene culpa.

Agradezco la información, pido que me indiquen la nueva fecha. Es desconocida. La voz de quien me comunica esta noticia es la de quien te dice que se ha muerto alguien. Va a tener que hacer esto 46 veces más.

Menudo papelón.

Pido que me comunique por escrito que no debo acudir a mi destino, pero aparentemente no tienen planes de hacerlo.

Reacciono rápidamente, llamo a mis compañeros, uno por uno. No quiero ni pensar en la factura de móvil que me va a llegar este mes maldito. Acordamos todos acudir a la dependencia. Seguro que como no nos presentemos en el centro de trabajo el 1 de octubre, nos la envainan más tarde diciendo que nunca dieron contraorden, aludiendo que hemos faltado a la cita. Es demasiado demoníaco para pensar que esto no es un plan urdido por una mente enferma.

Se hace tarde. Voy a perder el vuelo. Vuelvo a comprobar el correo, pero no he recibido ningún comunicado por escrito. No voy a llegar, debo salir para el aeropuerto ya, tengo casi una hora en metro. He quedado con mi mujer, que acude a despedirme desconsolada. Brotan las lágrimas, no puede más. Está destrozada, no puede más con esta basura. Maldita sea mi estampa, me maldigo por haberla llevado a vivir esta mierda.

Cojo el avión, me presento a la tripulación como controlador aéreo. Hablo con los pilotos diciendo que acabo de salir de la escuela, y que para ser un buen profesional desearía conocer mi trabajo también desde el otro lado. Me gustaría saber cómo puedo darles el mejor servicio escuchando lo que me puedan aportar.

Me miran de reojo, saludan lánguidamente y me mandan a mi asiento. Lástima.

Seguiré intentándolo siempre que vuele. Creo en la excelencia.

Aterrizo en lo que debería ser mi nueva casa. Al día siguiente acudo a la torre.

Ya están al tanto de la movida. Flipan. No dan crédito. No puede ser tanta saña con quien todavía no está ni contratado. No se lo pueden creer. Paso un buen rato hablando de la profesión. Hago cálculos. Ganaré menos que en mi trabajo anterior (sin contar la amortización de la inversión del curso, que entonces es para echarse a llorar).

No creo que pueda mantener dos casas. Pero, ¿cómo le voy a decir a mi pareja que se deje el trabajo para buscarse otro en nuestro destino? ¿Cómo puedo confiar mi futuro a una empresa que me infringe un daño moral y económico, a mí y a mi entorno, de semejante calibre, incluso antes de ser un empleado? Es demencial. Es de locos.

No me creo que esto sea un proveedor de navegación aérea. Sencillamente, es delirante.

¿Me han hecho gastarme 400€ que no tengo, sólo por joderme adrede, o realmente la incompetencia es tan abrumadora e impune? ¿No van a rodar cabezas? Donde yo trabajaba antes, por una ínfima fracción de esto he visto despedir a la Directora de RRHH. Lo he visto con mis propios ojos, por despedir unilateralmente a una mujer que le quedaban tres años para jubilarse. Por no tener la delicadeza de al menos consultar con la dirección de la empresa antes de ejecutar la sentencia de muerte que iba a desahuciar a alguien que jamás encontraría un trabajo tras agotar su desempleo.

Al día siguiente nos presentamos en RRHH, donde nos confirman que no hay ni contratos ni noticias de ellos. Esperamos durante unas horas a ver si hay novedades, y nos piden firmar una hoja como que nos hemos presentado allí a sabiendas de que no seríamos recibidos. Soy presa de la fascinación. Lo tengo claro: He perdido dos años de mi vida. Cada vez se apodera de mi un nuevo terror... me aterra que finalmente me contraten. Esto es el esperpento.

Quiero despertar de un sueño maníaco pero no puedo. Es mi realidad más patética.

Arrancado de mi trabajo para que quien ha invertido 300.000€ en formarme me condene a sangrar unos ahorros que ya se han agotado tras dejar de percibir una nómina allá por noviembre de 2008. ¿Este país está en el G8?

Nada. No hay contrato. Tengo que volverme a casa, pero... no puedo permitirme pagar el cambio de billete. Me toca volver reptando, por el suelo, de autobús en autobús, arrastrándome por toda la península de regreso a mi casa recorriendo más de 1000 kms. Humillado, maltratado, ninguneado, insultado. Y todo esto en una empresa pública. Maldita sea la hora en que... Ya hay un compañero que ha renunciado a su destino. Un crack, un enamorado de esto. Un apasionado. Uno con una inteligencia exuberante que ha sabido ver y decidir.

A mitad camino me llaman mis compañeros. Uno de ellos maldice con la voz temblorosa. Su mujer se ha dejado el trabajo para irse con él y su hijo de un año al destino. Ahora se encuentran los dos sin trabajo, sin ahorros, y con un bebé en brazos. Me evoca la imagen de un desahuciado por una catástrofe natural en un país tercermundista, desesperado tras haberlo perdido todo de repente.

Pero no, es un ingeniero, en España, seleccionado por AENA para formarse como controlador aéreo. Es un emprendedor, que se ha arriesgado, abandonado su profesión para cursar durante dos años una formación de carácter eliminatorio que le ha costado al estado, juntos con sus otros 47 compañeros la friolera de 14.000.000€. Y ahora la misma empresa que lo seleccionó y formó, lo condena a pasar penurias con su mujer y su hijo.


¿Y ahora qué? ¡No puedo esperar ni un segundo más!

Y, ¿qué hay al final de la espera?

¿Merece la pena lo que tenga que venir? ¿Han merecido la pena estos dos años?

6 comentarios:

  1. Pero cómo se puede ser tan hijo de puta... Como a alguien se le ocurra justificar semejante humillación y desprecio hacia estos compañeros y sus familias porque "es que cobrábamos mucho", me lobotomizo

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy una chica. Lo de lobotomizarme es para no liarme a hostias y para que no me dé una embolia de tanto escucharf gilipolleces.
    Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Cristina, sí que tienes razón, el estado está llevando a AENA a la mierda. Sinceramente, debería privatizarse, antes de que sea demasiado tarde.

    Y me parece muy mal lo que cuentas, formar a un personal para luego no darles trabajo. Mejor hubiesen cogido esos 14.000.000 € y es los hubiesen dado a los chavales, y así, al menos tendrían con qué vivir unos años.

    En fin, no sé qué decir porque no hay nada que pueda hacer. O a lo mejor sí. A lo mejor lo que realmente tenéis que hacer es publicar todo esto para que todo el mundo se dé cuenta de lo que hay. Imagino que vosotros mismos no podéis por miedo a represalia o a que os echen pero no sé, ¿no tienes ninguna amiga editora de un periódico sensacionalista? Yo tengo el e-mail de los de The Sun XD

    ResponderEliminar
  4. No te confundas Curri, privatizar los aeropuertos supondrá que al final apechuguen con ellos las Comunidades Autónomas o los Ayuntamientos o a quien le caiga el marrón. Y pagaran con TU dinero, cuando antes no era así.
    AENA es una empresa pública y como tal, mantiene aeropuertos deficitarios en ciertos sitios, precisamente porque son un servicio público.
    Con la pasta que dan Madrid, o Palma o Barcelona se cubría el déficit de los pequeños.
    Ahora nos acabaremos encontrando con que habrá aeropuertos que no querrá nadie porque no compensan, que las empresas privadas no se andan con chiquitas y sólo quieren lo que da pasta.
    Al final tendrás que mantenerlos tú, cuando antes no lo hacías, y como no habrá dinero suficiente, que un aeropuerto cuesta un riñón y tus impuestos no dan para carreteras, hospitales y encima aeropuertos absurdos, los acabarán cerrando o convirtiendo en pistas de patinaje artístico.
    Mira el caso de Ryanair, porque ya lo estamos pagando todos. O les sueltas un millón de euros o no operan en tu aeropuerto.
    Y luego la gente los defiende porque son baratos, y una mierda, lo que pasa es que lo que sale de nuestros impuestos para estos piratas no lo veis en los billetes...pero lo pagáis.

    ResponderEliminar
  5. Aquí lo que esta empezando ha hacer falta es filtrar todo esos atropellos aportando pruebas a los de wikileaks para que por fin la mala gestión con premeditación y alevosía del gobierno (este o el que sea) salga a luz publica.

    ResponderEliminar